lunes, 17 de febrero de 2020 17:48 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente en León

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
De vez en cuando

La reprobación de José Antonio Diez

Vaya por delante que José Antonio Diez, el reciente alcalde de León –aún está muy nuevecito como edil mayor- tiene todo el derecho que le otorga la libertad de expresión y pensamiento para decir, dentro de una normalización lingüística, aquello que crea conveniente. Y se esté o no de acuerdo con sus palabras –en este caso, su posición en cuanto a la posibilidad de una hipotética autonomía leonesa-, en absoluto es de recibo que desde Valladolid, desde el grupo municipal del Partido Popular, precisamente, se le repruebe por ello.

Julio Cayón
05/12/2019 - 04:40

Por ello –dicen- y por sus ‘imprudentes’ declaraciones contra el alcalde de la ciudad del Pisuerga, el socialista Óscar Puente. Una boquita de piñón de mucho cuidado.
En la mayoría de las ocasiones -¿acaso en todas?- eso de reprobar es una majadería y una estupidez que se han sacado de la manga quienes viven de lo público. No sirve para nada. No tiene efectos. Es más, el diccionario de la Real Academia lo explica como “no aprobar, dar por malo”. De manera, que al regidor leonés no se le aprueba y, además, se le tacha de malísimo. ¿Y qué? ¿Lo iban a esposar? ¿Lo podían suspender del cargo? Una estulticia. Recuérdese que el Ayuntamiento de León, allá por enero, ‘reprobó’ a Puente por afirmar que Valladolid necesitaba de mayor inversión que el resto de las provincias autonómicas. ¿Y qué pasó? Que le tiraron del más largo (frase hecha). Pues ya está.
Pero lo jodido del caso es que los artífices de la iniciativa se sientan en la bancada municipal conservadora del Consistorio vallisoletano, es decir, la cuadrilla de los Del Olmo, De Santiago-Juárez y demás correligionarios. En comandita, al unísono, no tienen límites para acaudillar necedades. Y todo ello a sabiendas de que están rascando la sensibilidad de miles de leoneses, hartos de tanta verbena y tanto desprecio.
Porque aquí, en esta provincia y al margen de ideologías, quien más y quien menos –leonesistas y no-  vería con buenos ojos la segregación administrativa de Castilla. Esto es así. Dicho lo cual, resulta abracadabrante que los ‘populares castellanos’ pongan en el ojo del huracán a sus homónimos de León –les dejan a los pies de los caballos- con una cuestión que, en ninguno de los casos y por su carga de afectividad, es baladí.
Y es que, en el fondo, a los ‘peperos’ de allá, a los pucelanos, les trae al pairo los ‘insultos’ de Diez a Puente. Lo que les ocupa y preocupa es lo suyo: el machito y no perder comba en la comunidad. Tenerla atada. Sólo eso. ¡Menudos adláteres tenía Silván en la Junta!

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres