miércoles, 29 de enero de 2020 10:03 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente en León

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
cañón contra cañón

Calentando motores, digo estómagos

Maximino Cañón y Luis Cañón debaten esta semana sobre las cenas y comidas de Navidad, de enpresas, de amigos, de familias,.. tan abundantes casi desde noviembre. En enero se verán las consecuencias de tanta prolongación de excesos gastronómicos que duran hasta el mismo día de Reyez.

Maximino Cañón & Luis Cañón
05/12/2019 - 03:30

 

CALENTANDO MOTORES, DIGO ESTÓMAGOS

MAXIMINO CAÑÓN

Lo que va por delante atrás no queda. No sé quien puso de moda el celebrar, con comidas o cenas, entre amigos, la cercanía del nuevo año. Creo que, con el fin de limar asperezas entre jefes y empleados, sobre todo si los resultados económicos al cierra de ejercicio eran buenos, fueron las empresas. Esto en tiempos pretéritos no se llevaba a cabo; sobre todo porque, generalmente, las comidas se hacían en casa. La vida no está como para echar cohetes pero, en cualquier caso, mucho mejor para una gran mayoría, que como estaba hace muchos años. La carga de las Navidades tenía lugar una vez cobrada la "extra", la cual se tenía que administrar para las "excepcionales comidas y cenas" familiares, así como para todos los extras que la celebración navideña requería, junto con la previsión para los Reyes. Pero de esto habrá tiempo para hablar.
Me parece muy bien que ahora, a diferencia de aquellos años, se valore mucho la amistad, sellándola cada año en buena armonía con aquellos que en la niñez, la juventud, el trabajo o cualquier otra circunstancia, compartimos momentos imposibles de olvidar. Qué bonito resulta reencontrarse en estas fechas, que son el prolegómenos de las Navidades, brindando por los presentes y por los que, por vicisitudes de la vida, no pueden estar entre nosotros, aunque sí en nuestra memoria. Luego, al despedirnos, nos abrazamos, y casi con lágrimas en los ojos, decimos "hasta el año que viene".
A todos lo que, a pesar de los años, se siguen sintiendo amigos.

COMIDAS Y CENAS DE NAVIDAD

LUIS CAÑÓN

QUERIDO Maxi: Una vez más, me dejas perplejo. Que tú critiques las cenas de Navidad, es como si Dimas me dijese que no quiere ver una vez más ‘Monstruos en la Universidad' o que el domingo renunciara a eso de ponernos el chándal para ir a la churrería de Santa Ana.
Y como me ha extrañado, he llamado a mi ‘garganta profunda' del FORECU, y me ha contado que el próximo jueves os reunís en el mítico Casa Mando, y el menú no es precisamente "frugal", como dice el maestro salmantino Pepe Ramos, para charlar y recordar aquellos años.
Siempre que llegan estas fechas, me acuerdo del gran Ricardo Ferradal, que bautizó este mes como el: "mes del engorde". Y no le faltaba razón, porque entre la cena de los amigos, la del trabajo, la de los amigos del mastín o la de los padres del colegio, estas últimas muy de moda entre padres poco placeados en sus años jóvenes, la cosa se pone complicada.
Maxi, no sé si la paga llega a fin de mes o no, pero lo triste es que en el mundo laboral, cada vez hay menos extras en Navidad y más prorrateos.
Que la gente salga de casa y se pinte el ojo, o se ponga la americana de pata de gallo, me parece maravilloso, sea por el motivo que sea. Porque cualquier motivo es bueno para juntarse y presumir de que en León tenemos una magnífica hostelería, aunque muchos no abran en domingo, pero bueno, ésa es otra cuestión, que ya hablaremos en otra ocasión.
Maximino, disfruta y brinda con vino de León, que ya habrá tiempo de llorar cuando llegue enero con su cuesta, el Gobierno si es que lo hay, o las terceras elecciones.Y ya sabes, en enero a dieta, que no es lo mismo que estar a régimen.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres