miércoles, 25 de noviembre de 2020 12:13 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente en León

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
De vez en cuando

No nos tocó ni una 'chuquela'

Pasó la Navidad, que no las navidades. Pero antes, el último domingo, el sorteo de la lotería de los niños de San Ildefonso centró las esperanzas de los que llevaban un décimo o alguna participación. Y a la mañana siguiente, el lunes, la típica pregunta: "¿Qué, tocó algo?" Y la respuesta: "Nada, ni una ‘chuquela', nada de nada". Más o menos, y al margen de alguna pedrea benefactora, como cada año.

Archivado en: Julio Cayón, Lotería de Navidad, chuquela, perra gorda, perra chica

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar

Julio Cayón
23/12/2019 - 01:10

Y a raíz de ello, de esas expresiones populares -‘chuquela'- cabe afirmar que el vocabulario de la gente más caracterizada de León -que cada vez hay menos- todavía conserva términos que, sin ser generalistas, se aplican con alguna evocación y cierta gracia. Es, en definitiva, una terminología que en general se empleaba en los barrios de la capital leonesa -cuando de verdad eran núcleos muy definidos-, en donde la campechanía y la buena vecindad primaban por naturaleza.Por ello, y dada la heterogeneidad humana por aquellos entonces, habían quienes se ‘apropiaban' de algunas palabras del caló, que, según el diccionario de la RAE, es una "variedad del romaní que hablan los gitanos de España, Francia y Portugal". Las oían con cierta frecuencia y las aplicaban, mezclándolas con el castellano o con el español, como se prefiera, y el resultado era lo que se ha dado en llamar una ‘frase hecha'.
De manera que si ‘chuquel', en caló, significa perro, ‘chuquela' -que el femenino no se refleja en esa habla- se transmutaba por perra. Y puesto que la moneda de curso legal en la época, la peseta, tenía como fracción la perra gorda y la perra chica -la primera era de diez céntimos, y la segunda, de cinco- la expresión ‘ni una chuquela' se explicaba para expresar que no había tocado ni una perra. Ni un céntimo. Se seguía ‘anajabao', es decir, sin dinero, expresión indeterminada que se incorporaba por costumbre al lenguaje coloquial.
Ahora, se espera como agua de mayo el sorteo de la lotería del Niño, de la que dicen los que saben de esto -que muchos son los jugadores- que es más ‘agradecida' que la del Gordo de Navidad, aunque el precio del décimo sea el mismo en uno y otro juego y, sin embargo, la cuantía del premio mayor ‘niñero', la mitad. Pues a ver si los bombos múltiples del ‘Jesusito' reparten muchas ‘chuquelas' por esta tierra.
Estamos en las Navidades y hay que desengrasar de la vida cotidiana, de la política y sus permanentes enredos, y de otras historias que, durante el año, son yunque y pocas veces martillo. De modo, que feliz 2020 y venturoso horizonte para todos. Dicho queda.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres