domingo, 29 de noviembre de 2020 19:08 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente en León

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
con la venia señoría

No es menos cierto

Que esa extraña sensación de vacío que ahora contemplamos todos después de éstas inacabables fiestas de "La Navidad" y, que por otro lado cada año vienen sucediéndose como algo que inevitablemente forma parte cotidiana de nuestra vida, establece al menos varias reflexiones, que quiero dar la oportunidad de reflejar, pero sin una respuesta automática añadida (o no queremos dársela). Pero es que al fin y a la postre tampoco podemos socialmente evitar, al menos minimizar en su fantástica aceptación, la grandiosidad de sus formas que puedan y deban pronunciarse en su fantástico y primordial enfoque festivo.

Archivado en: Manu Salamanca, Navidad, Reyes, Nochebuena, Nochevieja, Año Nuevo, Lotería de Navidad, Lotería del Niño

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar

Manu Salamanca
10/1/2020 - 03:30

No es menos cierto que para todas esas personas distantes y deseosas de entrañar infinidad de abrazos dentro de ese momento tan maravilloso y exclusivo como es ese encuentro familiar concreta su "caldo de cultivo" en armonizarse con el único amor que resaltamos sin vacilaciones, ésta pudiera ser la clave para una hermosa toma de contacto, pero nunca será un definitivo argumento del todo válido que tenga que pronunciarse en favor del mejor entendimiento que simbolice la fraternidad tan deseada que hacemos gala con tanta pomposidad y exigencias todo el año.
No es menos cierto, que su fiel protagonista el niño "Jesús" confirmara su nacimiento a lo largo de su precaria estancia en un Portal de "Belen" para satisfacción de todo aquel que lo visitaba en la gracia de Dios, recibiendo a continuación las ofrendas a su venerada condición, en medio de su majestuosidad clamorosa, todo ello ocurría en una "sola" pero intensa y mágica noche.
Ahora bien, esta demostrado que para cada festejo de fraternal unidad entre sus miembros, necesitamos honrar varias festividades y es que empezamos por la lotería del (22) que homenajea la grandiosidad de una importante suma de dinero, (si toca). A continuación la "Noche buena" (24) impregnada de blanca luz celestial y sorpresa añadida con "Papa Noel" incluido, como de tan buen sabor culinario y consumista se presenta. Seguidamente damos paso al (25) "La Navidad", otro extraordinario encuentro en la copiosa mesa que se brinda exultante y preferencial, dejamos pasar tan solo unos pocos días y recibimos la "Noche Vieja" (31) llena de alegría y alborozo para enfocar nuestras usuales pretensiones de cara a un (1°) de año nuevo y ciertamente dubitativo, pero al menos queremos que sea tan glamuroso y afectivo como las mismas ganas que tenemos de enfocarlo y de vivirlo. Así, de esa manera, recibimos a sus Majestades los "Reyes Magos" del lejano Oriente cada (6) de enero. Y es que entre sorpresa y sorpresa pudiera dejarnos un buen pellizco en su sorteo de "El Niño" como de todo aquello que a priori pueda hacernos incluso ilusión.
Lo mismo ocurre con nuestra Semana Santa. Ese niño, que hace poquito ha nacido, crece y en buena parte desarrolla su vida pública, muere cada primavera y después de 7 largos días de enfervorecedora "aflicción" pero cuando todos sabemos que tan solo en unas pocas horas, ocurrió todo lo que aquellos maléficos aprehensores acordaron planificar con extrema crueldad, la pasión de su muerte y dentro del más puro fanatismo propio de fariseos e hipócritas, que sin ningún tipo de escrúpulos y menos miramientos le crucificaron sin compasión. Feliz año y de corazón.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres