jueves, 3 de diciembre de 2020 18:25 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente en León

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
un amigo de león

Gonzalo Fernández, 'El Cubero'

Aunque procuro estar al día de todo cuanto acontece, ello no me impide sacar a la luz situaciones y personajes a los que conocí, con independencia del tiempo que ello se llevó a cabo, sin que, muchos de sus valores transcendieran más allá de su entorno. Gonzalo, así se llamaba, era uno de aquellos artesanos, casi anónimos, que se ganaba la vida reparando y haciendo toneles y cubas destinadas al envasado de vino a granel.

Archivado en: Maximino Cañón, Gonzalo Fernández 'El Cubero'

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar

Maximino Cañón
06/3/2020 - 01:10

Por entonces pocos podían permitirse el lujo de pedir ‘un Rioja' o ‘un Bierzo' para el alterne en pandilla y a diario. Eso quedaba para las grandes celebraciones. A lo que iba, Gonzalo era un oficial por cuenta ajena, aunque el trabajo a desarrollar lo hacía por cuenta propia y sin otra ayuda que, en algún momento ocasional, requería mi colaboración para el ajuste de los aros metálicos que rodeaban la cuba, una vez casi terminada. En aquellos años yo era desconocedor del esfuerzo y pericia que aquel trabajo requería. Ahora me parece mentira imaginarme como un solo hombre era capaz de construir cubas o toneles de diversos tamaños de principio a fin. Preparaba las tablas del fondo, las que conformaban el contorno de la cuba sellándolas con una pasta hecha con cebada, creo recordar, y hojas de espadaña para evitar las fugas. Cortaba y encajada las fajas de latón que sujetaban y daban forma a las citadas cubas o toneles. Sería muy largo el acordarme de todo el proceso que hoy diríamos "magistral". Aunque para mí, en aquel tiempo, Gonzalo era un artista hoy, cuando estamos rodeados de tecnología y automatismos, me reafirmo en que ‘El Cubero' (así le llamaban afectuosamente los vecinos de la calle Renueva) era un artesano difícil de imitar.
Después, como con todo aquello que nos trajo el desarrollo y los adelantos, este tipo de trabajos fueron quedando de manera residual, casi en el olvido, pero yo, ahora que está uno en la edad de los recuerdos, nunca olvidaré a Gonzalo Fernández. Me refresca la memoria el ver, frecuentemente, a su hijo Luis y su esposa por la calle que me llevan la mente a aquellos años en los que Gonzalo, ‘El Cubero', desempeñaba su trabajo diariamente y, como diríamos hoy en alguna tertulia entre conocidos, sin darse importancia.
Dedicado a todos aquellos artesanos que, con la sola ayuda de sus manos y de unas herramientas elementales, marcaron las pautas de lo que hoy vemos con normalidad.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres