viernes, 7 de agosto de 2020 11:47 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente en León

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
con la venia señoría

Ciudadanos del mundo

Con motivo de la abrumadora saturación de inmigrantes hacia las islas griegas (Lesbos; Quíos, Samos). A veces las diferentes dimensiones emocionales excluyen socialmente a muchas de las personas como un fenómeno que a diario adquiere distintas formas y versiones diferentes, pero que a gran parte de su único entramado social, ni siquiera parece importarle.

Archivado en: Manu Salamanca, ciudadanos del mundo, inmigración Grecia, Islas Griegas

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar

Manu Salamanca
13/3/2020 - 03:30

La sufren sobre todo ese tipo de personas desarraigadas que huyen de su peculiar modo de vida, generado por diferentes conflictos sociales en sus países de origen que se hacen tan devastadores, como impropia e ilegítima es la ausencia a su acreditado derecho a vivir dignamente y en paz.
La desigualdad es la causa y la consecuencia del fracaso de un sistema político férreo y dictatorial que contribuye a una inestabilidad como sufragio de su mediocre muy endeble sistema económico. La clase poseedora de poder y la ambición personal impera claramente y mientras perduren las opresiones de los pueblos con abrumadores desequilibrios que desgraciadamente aún existen. La estancia residencial tiene carácter temporal y, como tal, trata de orientarse hacia unas medidas alternativas encaminadas hacia soluciones rápidas siempre que sea posible y sin perjuicio de sus propios intereses. En mi opinión, es el principal objetivo que ofrece espacios de protección, permitiendo desarrollarse de manera afectiva y psicológicamente como debe. Sería el mejor resultado como acceso de los demás recursos asistenciales que se plantean eficazmente dentro de sus abiertas posibilidades y junto con sus diferentes necesidades especiales.
Un dolor sensitivo en general no siempre tiene porqué resultar como padecer una ruptura afectiva y, como una interacción negativa que sumerge en la desconexión a nuestro misterioso cerebro.
Ese veneno llamado exclusión inocula a cualquier sociedad, nos abraza con envenenada toxina que nos debilita y acomete. Pero si nos congratulamos en la empatía que refuerza nuestras defensas, formaríamos parte del trabajo que a conciencia resaltamos con dotes de sobrada genialidad y prudencia.
La discriminación, la falta de afecto, el racismo, el rechazo y todo tipo de agresiones verbales son experiencias muy negativas que no sanan nunca por sí solas, dañan con rotundidad, se contemplan con amargura y rigurosa disciplina, desilusionan con terrible coraje y estremecedora furia.
Las personas tenemos una enorme necesidad de pertenencia hacia alguien. Sin duda somos por encima de todo seres sociales "ciudadanos del mundo". Sed felices.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 
Gente Digital en Facebook

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres