martes, 1 de diciembre de 2020 10:57 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente en León

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
De vez en cuando

¿Era primordial cambiar Ordoño?

Es irrefutable que en política municipal hay que afrontar las ‘cosas' sin dilación ni pérdidas de tiempo. Cuanto antes, mejor. Y esas ‘cosas' se refieren a las decisiones que todo equipo de gobierno debe afrontar, bien porque las lleve en su programa plebiscitario -que suelen ser, por sistema, una verdad a medias impresa en un 'folletín'-, o bien porque, por unas u otras causas, haya que tomar una resolución de calado no prevista. Dejar las ‘cosas' para el final del mandato suele tener consecuencias y no precisamente laudatorias. Hay antecedentes.

Archivado en: Julio Cayón, peatonalización de Ordoño II, José Antonio Diez, Antonio Silván,

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar

Julio Cayón
11/9/2020 - 04:40

Y tan cierto es, también, que el regidor mayor de la ciudad había anunciado en su campaña electoral una nueva (¿y definitiva?) remodelación de Ordoño II, después de que el exalcalde Antonio Silván hubiera transformado la principal arteria del callejero leonés en una sosa carretera. Seguro que ese no era su deseo, al contrario, pero transcurridos demasiados meses de piquetas y maquinaria -parecían las obras del Escorial- la reestructuración vial se convirtió en un desencanto para la mayoría de la población. Mucho ruido y pocas nueces, decían. Aún así, la avenida y su negro asfaltado cumplían las necesidades de una peatonalización un tanto bastarda para los dineros que se invirtieron.
Sin embargo, modificar y colorear en estos momentos el bulevar llamado en otras épocas -antes del ensanche- Paseo de las Negrillas, no ha sido la mejor determinación que podría tomarse desde la Alcaldía. Dado los tiempos que corren y aunque sólo fuese por imagen, era innecesario alentar protestas y recalentadas polémicas ciudadanas, que sólo conducen al malestar social y a la crítica dinamitera, muchísimas veces apuntalada en función de la ideología de cada cual.
No obstante -y ahí está la sustancia de la controversia- nadie sabe qué puede pasar a corto plazo con la insidiosa crisis del coronavirus y sus hipotéticas consecuencias. Si la pandemia va a más -algo que no se desecha- el bienestar de la gente se vería alterado de forma notable, mientras que el tejido económico de la capital -que son habas contadas- entraría en una maldita espiral de ruina. De modo, que los dineros invertidos en la cromática remodelación vial -se barajan los colores grises, verdes y ocres- mejor estarían en las arcas municipales y a la expectativa de acontecimientos. Podrían ser necesarios para otras cuestiones. ¿Lo aconsejable? dejarlos en ‘standby', que rezan los muy ‘avezados' en el lenguaje actual, por aquello del esnobismo más acentuado. Sólo eso. Y a la espera.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres