sábado, 16 de enero de 2021 07:07 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente en León

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
con la venia señoría

Como un profundo suspiro

Mi aliento se reduce a un largo y frenético suspiro que prisionero se delata, entremezclándose con el aire que simplemente rozan mis palabras. Seguro que es resumen, pudiera ser posdata y dentro de mi poesía ahogada se adentra hacia una boca que quema como fuego que alborota mis pensamientos. Hay suspiros que encierran más amor que cualquier beso, ellos son sin duda, todas esas preguntas que han quedado en el aire.

Archivado en: Manu Salamanca, como un produndo suspiro

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar

Manu Salamanca
18/9/2020 - 01:10


Suspiramos sobre todo cuando nos sentimos estresados, frustrados o cuando la tristeza nos atenaza con su velo ceniciento y plomizo. Es cuando nuestro subconsciente, y casi en un acto reflejo, parece buscar ese preciso botón de reinicio que imaginamos que tenemos con el propósito de oxigenarnos y así liberarnos del trauma vivido. Hay dos formas de reaccionar ante la adversidad y el dolor; la primera, es dejar que te destruya, la segunda, es usarlo como cierto impulso para ser más fuerte.
Todos tenemos de esos días en los que no sentimos nada y desde la hora de levantarnos por la mañana con cierta particular desidia que siempre es difícil de explicar. ¿Qué nos pasa? Nuestra lánguida pasividad suspira de continuo y esa punzada que sentimos en las sienes de nuestra cabeza nos deja una sensación descorazonada que la propia aflicción que indefendible se muestra inenarrable, se posiciona en nuestra propia imagen reflejándose sorprendida en el espejo de nuestro dormitorio.
Nuestro cerebro suma todo un cúmulo de reacciones químicas que nuestro cuerpo airea en muchas ocasiones, generando si cabe muchas de esas situaciones conflictivas. Busquemos el final de la madeja, quitemos esa pesada coraza que irrumpe la creencia absoluta de nuestra a veces supremacía vital.
Es esa eterna pasajera que nos visita por libre voluntad y tan sólo para recordarnos que somos humanos, nuestras debilidades emergen de muchas fortalezas y controlar ese sentimiento profundo aprendiendo a no tener tristeza y a no pensar, debe ser tomado como una posibilidad que nos permita transformarnos, esas situaciones ocurren como aviso previo hacia una nueva y progresiva modificación de tendencia, los grandes cambios siempre vienen acompañados de fuertes sacudidas.
Nos retiramos muchas veces sin hacer ruido, sin entorpecer, ni romper, mucho menos sin dejar heridas abiertas. Es ese insólito e imperfecto mundo en el que día a día nos reconstruimos pieza a pieza y, siempre tras habernos enfrentado a esos indefinidos matices como vencido a sus avasallasores adversarios. Pasadlo bien.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 
Gente Digital en Facebook

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres