sábado, 5 de diciembre de 2020 06:54 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente en León

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
De vez en cuando

La salvaje quema de contenedores

Lo anunciaba el Ayuntamiento de León hace unos días y lo recogía este periódico. El vandalismo ha obligado a la muy adelgazada economía consistorial a reponer una veintena de contenedores por varias zonas de la capital. Siguen sueltos por calles y avenidas, a su libre albedrío, los descerebrados de mecha y chisquero. Esos noctámbulos malnacidos, que se pasan por la bragueta los derechos de los demás y el bienestar ajeno.

Archivado en: Julio Cayón, quema de contenedores, Pedro Sánchez, Carmen Calvo

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar

Julio Cayón
02/10/2020 - 01:10

Desgraciadamente el incendio de contenedores en la ciudad no es algo nuevo. La quema y, a la vez, los desperfectos que sufre de unos años para acá -incluidas las papeleras y los bancos- este tipo de mobiliario urbano está a la orden del día. Y se incluye su reposición, por probable, en el capítulo de gastos imprevistos. Que también tiene bemoles. De media, los pirómanos se cargan algo más de un contenedor cada dos semanas y al mes la broma se acerca a los 2.000 euros. Y por la cara, que diría el difunto y entrañable Lorenzo Prieto cuando se enfrentaba a situaciones inexplicables.
Este tipo de actos delictivos da por sentado la falta de respeto y de sentido común de unos sujetos reconvertidos en vulgares bárbaros. En ladrones. Porque en contra de lo que dijera la vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo, los dineros siempre tienen dueño. Y, en este supuesto, esos dineros son de los leoneses. Recuérdese que la ‘segunda' del falsario Sánchez soltó aquella barbaridad -recogida por los medios de comunicación- en la que decía que "el dinero público no es de nadie". Es posible que se refiriera al de Cabra, su lugar de nacimiento. A León, desde luego, no.
Y hablando de contenedores -en este caso, escribiendo- también conviene denunciar el incivismo de algunos usuarios -en lenguaje coloquial, vecinos insolidarios- que se pasan por el forro (José María García apuntaba "de sus caprichos") la obligación de introducir en ellos las bolsas de la basura. Resulta indignante ver cómo las dejan sobre la calzada o en la acera, a pesar de disponer el receptáculo de una abertura superior y otra lateral para depositarlas en el interior. Zángan@s vivientes.
Lo demás, esa ‘comodidad' impostada de abandonar los desechos de cualquiera manera, se traduce en una suciedad innecesaria y en una insalubridad manifiesta. Ya vendrá -dicen con arrogancia harapienta- el barrendero (el sufrido operario de la limpieza) para recoger las bolsas y dejarlas en el contenedor. Que para eso le pagan, argumentan. Un escarnio a la dignidad de estos trabajadores. Y a la de todos.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres