miércoles, 25 de noviembre de 2020 11:41 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente en León

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
De vez en cuando

Por un León bello y más ordenado

La petición de Ciudadanos en el Ayuntamiento de León en cuanto a eliminar de las fachadas del casco antiguo el antiestético cableado -que destroza la ya depauperada imagen de la zona monumental de la capital- es más que razonable. Era necesaria. La actual percepción de esos entornos atenta al buen gusto de una ciudad histórica y a la conservación ineludible de las barriadas centenarias como son las de Santa Marina, San Martín y El Mercado.

Julio Cayón
30/10/2020 - 01:10

La de Santa Ana, que en un tiempo no tan lejano tuvo un sabor especial, abandonó esa titulación cuando las mentes iconoclastas de la época permitieron que la piqueta destruyera el extraordinario valor urbano y sentimental que atesoraba. No queda nada. Sólo viejas fotografías que dan fe de aquel bellísimo y provinciano núcleo por el que muchos aún suspiran.
Y así como todas las barriadas, absolutamente todas, necesitan de una atención encadenada para mejorar la vida de sus residentes, no es menos cierto que las antiguas, convertidas en el foco principal del ocio y el turismo como sostén económico, deben mostrarse impolutas dentro de la lógica, el orden y los dineros del Consistorio. No sólo es baldear las calles y las plazas regularmente -atención que efectúa con celeridad el servicio de limpieza- si no mantener, a la vez, un control de las situaciones devenidas por unas y otras causas.
Sin ir más lejos, la vieja calle Conde de Rebolledo, que cubre el espacio desde La Rúa hasta Azabachería -deja entremedio la llamada Rinconada-, está hecha una calamidad. El recién restaurado (?) cubo de la muralla, protegido por una tupida red de un horroroso color verde, propicia que, junto a la maleza que ya aflora, acabe siendo un depósito de basura en toda regla. No es la primera vez que la gente, con pena y desilusión, así lo percibe. Y otro ejemplo es la irregular calle de Santa Cruz -que va desde la plaza de Riaño hasta la Plaza Mayor- la cual parece bombardeada. Edificios arrumbados y sin vecinos, y solares reconvertidos en selvas. Un escenario rayano en la desidia y acaballado en una dejadez manifiesta e incompresible. Hay muchos más ‘arquetipos' urbanos que citar pero con estos dos sobra.
Y no, no es cuestión de echarle cuentas a nadie porque sería poco ético. Incluso injusto. Porque aquí, en este desaguisado del callejero leonés, las culpas deben repartirse. Ahora bien, sí resulta procedente la toma de medidas necesarias sin la mínima demora. Sin dilación. Ya. Y afirmar con orgullo y convencimiento que "León, solo hay uno". Es lo suyo.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres