martes, 19 de octubre de 2021 05:28 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente en León

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
De vez en cuando

El león cloacal de San Marcelo

El león broncíneo que saca la cabeza (y la melena) por una cloaca imaginaria en la plaza de San Marcelo parece que ha perdido fuerza entre la opinión pública. Era lo natural. Ya lo dijo Rajoy en las Cortes allá por agosto de 2016: "Hay gente para todos los gustos y gentes con gustos distintos". Pues igual. Cada uno con sus preferencias e ideas.

Julio Cayón
06/11/2020 - 01:10

Ahora bien, al margen de la calidad de la pieza -que tampoco se juzga- no supone la mejor apuesta que un símbolo de la ciudad -dejando a un lado el origen romano de ella (Legio VI Victrix), como, acertadamente, escribía en este periódico el compañero Nicolás Pérez Hidalgo, y que dio nombre a la capital leonesa-, salga "de un conducto por donde van las aguas sucias o las inmundicias de las poblaciones". Primera acepción del diccionario de la RAE. Y la segunda, del mismo léxico oficial, "lugar sucio, inmundo". De modo, que se trata de una cloaca en toda regla y nunca de una alcantarilla o sumidero, que son cosas distintas. A partir de ahí las interpretaciones son libres.
Este asunto deja al descubierto que la utilización de signos representativos debe articularse con esmero. Y con prudencia. Hace muchos años, quizá por la década de los sesenta del pasado siglo -escribir de memoria conlleva un riesgo en cuanto a citar periodos- se modificó en León la recogida de basuras. Se pasó del caldero de cinc, cuyo contenido iba directo al camión de la recogida, con la consiguiente polvareda que levantaba al ser volcado en la caja del vehículo (por aquella, las cenizas de las cocinas familiares, llamadas también económicas o ‘bilbaínas', suponían un altísimo porcentaje de los residuos domésticos) a unas bolsas de papel, tipo estraza, en las que figuraba el escudo de León. Y se armó la de dios. En do menor, claro. Eran otros tiempos. La gente, airada, protestó porque consideraba la impresión blasonada poco menos que ‘sacrílega'. Se convertía en un desecho. En un tiempo relativamente corto -lo que duraron las existencias de las famosas bolsas- la idea se desestimó.
Y algo parecido ocurrió cuando se grabó en Ordoño II, sobre el asfalto, el escudo de la ciudad. Muchos leoneses alzaron la voz porque no entendían que el emblema del felino rampante fuera pisado tanto por los viandantes como por los neumáticos de los vehículos, que también, de igual manera, ‘pisan'. Y hubo ‘verbena' opinante en la capital. ¿El remedio, entonces, a este tipo de cuestiones? Ponderación y sensatez para que no chirríen cuando se llevan a cabo. Y lógica.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 
Gente Digital en Facebook

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres