sábado, 27 de febrero de 2021 11:52 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente en León

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
De vez en cuando

El agónico mundo de la hostelería

Esto de cerrar el sector de hostelería -los bares, de manera fundamental- produce desazón entre los parroquianos habituales. Y en mayor y entristecida medida -como es lógico-, entre los propietarios de estos venerados establecimientos urbanos, que son los perjudicados incontestables del desastre pandémico. Los dejados de la mano de dios. Por culpa de la maldita enfermedad y sus consecuencias, juran en arameo y en toda aquella lengua, viva o muerta, que se les venga a la cabeza.

Archivado en: Julio Cayón, Covid 19, hostelería, Nicanor Pastrana,

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar

Julio Cayón
13/11/2020 - 03:30

Es razonable. Las cosas no están como para tirar confeti o cohetes de feria, y ni siquiera para volear un petardo de esos que se vendían en ‘El Maragato', la famosa tienda de la broma en la capital leonesa -añorada por las generaciones de los sesenta y setenta del pasado siglo-, que abría sus puertas al principio de la avenida Padre Isla.
Y es verdad que a los hosteleros se les crujen los huesos con tanto cierre y tanta desasistencia de las instituciones públicas. Muchísimos, más de los que pudiera suponerse, acabarán quedándose huérfanos y arrumbados, perdidos en el rincón más oscuro de la esperanza, con el sol, la luna y los ojos para llorar. No les va a quedar otra porque van directos a la ruina. De cabeza. Sin que nadie frene el anunciado zambombazo contra el muro de las lamentaciones, en donde dejarán los sesos destripados.
Los hosteleros se han convertido, por arte de birlibirloque, en la diana de todos los males derivados del nefando coronavirus. Sin posible defensa. Para que luego venga el representante de Podemos en el Ayuntamiento de León, el ya famosito concejal de ultraizquierda, negándose a echarles una mano con lo de las tasas y los impuestos municipales. Qué falta de sensibilidad y de compromiso. Ver para creer, que decían los clásicos. Menos mal que solo era uno contra veintiséis en el salón de plenos.
Y en este ‘totum revolutum' en que se están convirtiendo las decisiones políticas de diverso y variopinto cuño, no hay alternativa posible para los empresarios hosteleros y, en paralelo, para cientos y cientos de asalariados y sus angustiadas familias. Mientras, desde el Gobierno central, por ejemplo, se viene regando con miles de euros a chiringuitos afines -transmutados en asociados progresistas y similares-, que nadie ha conseguido saber jamás, a ciencia cierta, para qué demonios sirven, si es que sirven para algo. Pero a ellos nos les falta la ‘ayudita' que mana del bolsillo de los españoles. Hay para unos y no para otros. ¡Qué grima de país, señor guardia!

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 
Gente Digital en Facebook

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres