sábado, 5 de diciembre de 2020 04:43 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente en León

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
con la venia señoría

Ni más ni menos

Nunca es demasiado tarde para ser hoy, lo que con anterioridad podrías haber sido. No es cuestión de orgullo creer en uno mismo, sino de dignidad personal, nuestras inquietudes abrumadoras muestran una tendencia intransferible que se trasmite aferrándose cada día a nuestras claras decisiones comportamentales.

Archivado en: Manu Salamanca, capacidades, creer en uno mismo

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar

Manu Salamanca
20/11/2020 - 03:30

En ocasiones, con mucho miedo e increíble desasosiego, dejamos de lado nuestras equivocaciones para levantarnos con cierta seguridad, rectificando una y mil veces nuestras posiciones si ello fuera necesario. Nos cuesta adaptarnos y confiar en nuestras extensas posibilidades, como de igual modo potenciar incluso, nuestras sensitivas y excelsas virtudes que desarrollaríamos con enormes e internas prioridades. Nuestra autoimagen en base a todos esos estímulos que recibimos de las maravillosas sensaciones, y que construimos a golpe de cada sentido de identidad, nos hace mas fuertes sin duda y mucho mas de lo que imaginamos, de la misma forma que compartimos un "yo" inadecuado que se hace mucho más endeble e inestable, con el paso del tiempo, de los años.
Confiar en nuestras propias capacidades no es para nada sencillo, pero sí lo lograremos cuando sólo nos centremos en nuestros fallos que lideramos con el único sentido de aceptación que una mínima recuperación, nos quede por determinar con específico y exhaustivo análisis. Creer en nosotros mismos es como aceptar la fuerte autenticidad de nuestra conducta, de nuestros pensamientos, de nuestras atribuciones y razonamientos, desafíos y sensibilidades. Son ellos, por tanto, los que perfilan la homogénea arquitectura de lo que en realidad somos, incluso de aquellos que nos limitan, o por el contrario de los que nos potencian; serán, al fin y al cabo, los que influyen total y significativamente en nuestro llamativo comportamiento en cada momento.
Creer en uno mismo es un portentoso ejercicio de voluntad inequívoca, a la vez que un músculo que se ejercita mediante nuestra propia influencia positiva y emprendedora. Promover nuestro bienestar y crecimiento individual no es nada sencillo, la brújula del positivismo y de la autoconfianza, pueda que se sienta destrozada, pero cuando somos abrazados por una baja y destructiva autoestima, ésta nos hace sentir sin duda, apatía, frustración, desconsuelo, con una muy clara desmotivación y más si cabe, dentro de sus profundas inseguridades y comunes desequilibrios. Muchos sabemos que el diferente no encaja bien, no rima, se encuentra en total y desvalida contradicción en un mundo en el que adoramos y valoramos sólo y convenientemente lo que presuntamente es razonablemente predecible y sintomático, aunque por ello consideremos inevitablemente justo, mucha menos complejidad en nuestro propio usual comportamiento, sería la manera de diferenciar lo bueno y menos bueno, de lo malo y lo peor, lo racional e irracional y, en la toma básica de muchas de esas malas decisiones en uso. ‘Ni más ni menos'.
Pasadlo bien y cuidaros mucho.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres