jueves, 29 de septiembre de 2022 04:34 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente en León

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
De vez en cuando

Los desasistidos españolitos

La gente, el común de los mortales, que diría el redicho de turno, empieza a cansarse de tanto mameluco que come (y bebe) de la política. Y mameluca, que de todo hay en esa viña impostada, reconvertida sin tiento en la gran panacea de un ingente colectivo de pelaje indefinido. Es el propósito de la privilegiada ‘peña': acodarse en la espaciosa y larga mesa del festín de lo público. Y, si les fuera posible, sin solución de continuidad.

Archivado en: Julio Cayón, políticos, mociones de censura, tomadura de pelo, urgenc ia sanitaria

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar

Julio Cayón
19/3/2021 - 01:10

El gasto superfluo que supone para las arcas oficiales de cualquier titulatura o naturaleza esa arracimada pléyade de validos ministeriales, cargos amicales y otros ‘allegados' hueros -léase multiplicidad de directores generales, secretarios, subsecretarios, asesores de pan y cebolla... en fin-, resulta insoportable para cualquiera que, voluntarioso, diagrame un sencillo y racional análisis sobre esta burlesca situación. Dicho de otra manera, la martingala de orden y decreto -que invade todos los territorios nacionales como una plaga- es una inmisericorde tomadura de pelo para el vejado y olvidado contribuyente.
Y si ello no les parece suficiente a esos individuos de ‘alta' cuna y de baja cama, que cantaba la desaparecida Cecilia, se lían la manta a la cabeza y arman un follón de tres pares de huevos. Que si mociones de censura, que si adelanto de elecciones, que si la madre que lo parió y el padre que lo hizo... y lo que haga falta. La emergencia sanitaria pasa a una situación menor. Mientras, quien paga lo exigido e intenta sobrevivir a salto de mata, asiste, estupefacto, al miserable espectáculo de los que perciben salarios de las administraciones a costa del españolito (te guarde Dios, que escribiera Machado).
Dadas las circunstancias -y es igual las consecuencias que deparen todos esos contubernios políticos- no es cosa nimia converger que la población, un día, podría echarse a la calle con palos y pancartas. Y no habría distingos por ideologías o preferencias. La gente está afónica de clamar en el desierto y nadie la escucha. De pedir justicia social. ¿La respuesta?, oídos sordos. Pusilanimidad manifiesta. En definitiva, que las familias están hasta el gorro de pasarlas canutas y de transitar entre la necesidad y la pobreza.
De modo, que la pregunta es obligada: ¿Para qué sirven tantos paniaguados? ¿A qué se destinan los dineros públicos? ¿Dónde están las ayudas prometidas a las que tanto bombo se ha dado? La política lo enfanga todo y las soluciones no llegan. Es la inmunda penitencia de miles de desheredados de esta tierra llamada España.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 
Gente Digital en Facebook

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres