jueves, 11 de agosto de 2022 07:30 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente en León

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
un amigo de león

Sin papones por la calle

Otro año más, y van dos, en el que en León no se ha visto el flujo que producían los visitantes que, cada vez en mayor número, se sentían atraídos por nuestra Semana Santa. Se hace difícil casar el pasado con el presente en el que, cubiertos con mascarillas, nos limitamos a decirnos adiós con cautela, por si a quien saludamos no es nuestro conocido o conocida, en lugar de observar la tradición, entre los más pequeños, de dar la mano a los paponines.

Archivado en: Maximino Cañón, papones, Semana Santa 2021,

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar

Maximino Cañón
09/4/2021 - 03:30

Las procesiones que tanto ambiente daban a nuestra ciudad, se han convertidos en desfiles sin túnicas, con distancia o no, de gentes con la casi totalidad de llevar la cara cubierta, en lugar de ir de, "papones", cuyo nombre tanto llama la atención de los foráneos.
Como en todo, hay opiniones para todos los gustos. Les hay que dicen que les molesta tanto ruido y música de las bandas por las calles, pero luego son uno más a la hora de participar en el ambiente que fruto de las procesiones hacen que nuestra ciudad desprenda vida y reencuentros con los que hace tiempo que no ves.
No pretendo convertir esta columna, ni parecer, en un choque entre los que creen y los que no, que eso se tiene que discutir en otros foros. Lo que trato de plasmar es la tristeza que en estos días, a pesar de que gracias a la hosteleria y a tiendas de prestigio, como ‘El Serranillo', seguían proveyendo a los clientes de un magnífico bacalao, de amplia raigambre leonesa en la Semanas Santas. Atrás quedan aquellos años de prohibición de cualquier acto lúdico, excepto los propiamente religiosos y las infumables películas, que se proyectaban sobre la Pasión de Cristo que, nunca entendí el porqué, además de ser de una calidad pésima eran dobladas en mexicano lo que provocaba, en lugar de pena por el drama que se veía en la pantalla, sonoras carcajadas entre la concurrencia y que, además, generalmente eran siempre las mismas. Entonces las procesiones eran más tristes, algunos dirán que más auténticas, en eso no me meto, comparadas con las espectaculares bandas de cornetas y tambores, o de agrupaciones musicales más completas, que hoy atraen al personal. Una cosa sí es cierta: se decía que cuando dejaran ir a lo cines con películas normales, a los bailes, y demás diversiones , no iba a ir casi nadie al verlas. Pues se equivocaron. Ahora no hay limitaciones para el ocio y las calles están a rebosar cuando pasa una procesión, menos estos dos años por imperativo sanitario. Paciencia hermanitos, que ya llegará la hora.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 
Gente Digital en Facebook

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres