viernes, 28 de enero de 2022 22:28 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente en León

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
con la venia señoría

Filosofía sensitiva

En muchas ocasiones hablamos con nuestra actitud, como con nuestra mirada inquieta, incluso con nuestro propio cuerpo. Ahora bien; las mismas palabras consiguen ese efecto emocional que traducen esos deseos de educada composición en prudente oratoria y que trata siempre de combinarse agradable y sugerente, todo ello resaltado embellece a la postre a nuestros inigualables sentidos.

Archivado en: Manu Salamanca, filosofía sensitiva

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar

Manu Salamanca
16/4/2021 - 01:10

No podemos ni debemos reducir nuestra expresión verbal a un único e inesperado atrevido acto, que tan enarbolado por su suspicacia con cierta fanfarronería sea presentado tan dinámico y que utilizado como estandarte exclusivista, a veces se muestre tan intrépido que desfavorecido por su simplista y desgraciada acometida personal, pudiera impregnarse de impresionable desatino, dentro de una muy vulgar composición de extrañas, no menos sugerentes demostraciones de cercanía ocasional del todo retrógrada, actuando por tanto y a la vez en tal descalificada acción de revulsivo acto inadaptado, del todo problemático e inoperante. Tratemos pues entonces de armonizar todo ese flujo de vivas y reconfortantes sensaciones, a la vez que desatamos hermosos argumentos que nuestra inquieta particularidad interprete convencida, pero dentro de su enfervorecida inclinación por la que tratemos de vivificar en tan comprometedora y cierta reciprocidad a través de su exaltada emoción que en su especial aceptación, pueda atraernos, magnificándonos aún más, si cabe. Seducimos por tanto con nuestros actos conectando con los demás y siempre a través de sus impulsivas emociones, que en las diferentes formulas avistamos en su lejano horizonte, envolviéndonos en su prepotente y sutil concepto, ya que es tan difícil recrearse en una educación libre de complejos y tabúes, las mismas palabras que tratamos desposeídas juegan socialmente a ser mal vistas y desprenden apatía, hacen sobre todo referencia a realidades consideradas desagradables, incluso son socialmente incorrectas, quizá como vulgares "eufemismos" dentro de una comunidad que rechaza aún muchos valores que no admite y menos tolera.
Es imprescindible escanear nuestra mente emocional destapando miedos de nuestros conflictos internos, de nuestras inseguridades, incluso de nuestros logros, de nuestros aprendizajes y capacidades, como es también muy importante contemplar nuestra propia imagen discreta y participativa en aras de su mejor resolución. Nuestro espejo sensorial nos proyecta, nos sumerge incluso a las profundidades de su naturalizado abismo en su intercambio tan natural, que favorece su permisividad vital a nuestro preceptivo movimiento. Nuestra riqueza moral, asume valores propios, desarrolla ecuánime y coherente la responsabilidad, el amor, la amistad, el compañerismo, la equidad, sobre todo la igualdad y la propia cooperación que el mismo respeto en su benevolente condición y trayectoria es bien utilizado como única salida en su nueva "filosofía sensitiva". Mucha precaución.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 
Gente Digital en Facebook

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres