jueves, 26 de mayo de 2022 13:27 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente en León

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
un amigo de león

Esto no queda así...

Cuando llega uno a cierta edad, y que por diversas circunstancias siempre están presentes los recuerdos, unos buenos y otros menos buenos, los que con mayor satisfacción percibíamos eran aquellos que a lo mejor no entendíamos pero que, al venir de la gente mayor, teníamos el oído atento a la conversación.

Archivado en: Maximino Cañón, recuerdos en la tercera edad, la vida en los pueblos de ayer

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar

Maximino Cañón
21/5/2021 - 01:10

En aquellos tiempos en los que los pueblos estaban poblados y cuando las diversiones se contaban con los dedos de una mano, ni había luz, ni agua corriente ni teléfono, en la mayoría de ellos, había que recurrir a cuanto sucedía, que por cierto era poco, y así matar el tiempo después de hacer las labores agrícolas o ganaderas. Las pocas satisfacciones que se daban tenían lugar en ‘La Cantina', aunque fuera a la luz de un candil o de un carburo, como centro cultural y festivo donde, con la compañía de una baraja vieja, unos campanos de vino y unos pitillos del afamado y barato tabaco ‘cuarterón', se pasaban las horas que el trabajo, después de atender al ganado y el resto de labores, dejaba libre.
Las conversaciones solían ser repetitivas y referidas a lo poco que allí sucedía. A pesar de las pocas noticias que llegaban siempre había algún vecino con chispa que se erigía como protagonista de la sesión al contar hechos que habían sucedido y que, el resto de vecinos escuchaban con atención. En una noche de las del duro invierno entre chupada y chupada del pitillo de tabaco, Manuel (nombre ficticio) relató algo que días atrás le había pasado. El asunto fue que por no sé qué asunto se le requirió para que se presentara en el cuartel de la Guardia Civil (de los de entonces) por una denuncia que alguien le había puesto. Con el miedo en el cuerpo que esas citaciones producían, y máxime sin saber de qué se trataba, Manuel se presentó, el día y la hora en que fue citado, con su traje de mahón y boina nueva, para no causar mala impresión, y con una cierta tembladera. Una vez dentro del cuartel dijo que quería saber porqué se le había citado si el no había hecho nada. Acto seguido recibió una bofetada del número (guardia) que le preguntaba a la vez que éste le dijo: "Aquí quienes preguntamos somos nosotros". A lo que Manuel, conocido por sus ocurrencias contestó: "Esto no queda así". ¿Cómo? dijo uno de los interrogadores. "No señor guardia esto no queda así porque esto se hincha". Lo que suscito la risa de los guardias presentes, dejándole salir sin cargo alguno por tratarse de algo sin importancia y por la ocurrencia del denunciado.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 
Gente Digital en Facebook

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres