domingo, 24 de octubre de 2021 18:27 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente en León

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
Mentiras y engaños

La ley y la trampa

Hace ya muchos años que la humanidad desarrolló las herramientas que le permitieron modificar el entorno para conseguir alimentos y energía con la que cocinarlos. No se "escatimó en gastos" a la hora de destruir bosques para vivir mejor y con la globalización se han podido destruir incluso los que están a miles de kilómetros de distancia (la amazonía por ejemplo). Todo para que los que estamos aquí podamos seguir con nuestra vida derrochona.

Archivado en: Nicolás Pérez Hidalgo, placas solares, molinos eólicos, Javier Lambán,

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar

Nicolás Pérez Hidalgo
21/5/2021 - 01:10

Sin irnos tan lejos, en este terruño nuestro, se destruyeron (y destruyen) bosques para cultivar o para crear pastos, montañas enteras para quemar carbón y sacar pizarra o valles para almacenar agua. Todo con la excusa de modernizar y transformar el país y ganar dinero. Justo la misma falsa excusa que se ha usado también esta ocasión para aprobar la nueva Ley de Cambio Climático y Transición Energética. Se olvida esta ley (como se olvidaron otras) de proteger al medio del especulador. Pero sobre todo se olvida de la gente que vive en el territorio y que va a sufrir los inconvenientes de esa modernización. La nueva ley no regula nada, porque para regular hay que pisar callos y el psoe no está para pisar los callos de las poderosas eléctricas ni de los grupos de inversión, más bien al contrario.
En unos meses nos llegarán un montón de millones de euros europeos para "salvarnos" de la crisis económica que deja el virus, pero igual que llegarán se irán a los bolsillos de los de siempre, que ahora invierten en placas solares y molinos eólicos. No vendrán para ayudar a los ganaderos y a los agricultores. Vendrán para que la luz que se necesite en las zonas pobladas, se genere en las provincias despobladas. Mientras, la señora María en la Sequeda y el señor Antonio en Argañoso verán como la energía "limpia" se genera a unos metros de su casa y con su mísera pensión, a penas podrán pagar la factura de la luz.
Hace unos días el presidente de Aragón, Javier Lamban, se atrevió a insinuar que quizás haya que compensar de alguna forma a quien va a sufrir los inconvenientes de tanto huerto y tanto molino, pero ahí quedó, nadie recogió el guante y nadie lo recogerá. Poderoso caballero es don dinero. Y otra vez caeremos en la trampa de justificar injusticias en nombre del medio ambiente.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 
Gente Digital en Facebook

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres