sábado, 13 de agosto de 2022 04:53 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente en León

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
energía

Naturgy completa con éxito la voladura de la torre de refrigeración de la central térmica de Anllares

Naturgy ha realizado este jueves con éxito la voladura controlada de la torre de refrigeración de la central térmica de Anllares, en Páramo del Sil. La operación se ha llevado a cabo con las máximas medidas de seguridad, mínimo impacto ambiental y con un cumplimiento riguroso de la normativa vigente, según ha informado la entidad.

Archivado en: Anllares, central térmica, Páramo del Sil, Naturgy, voladura de la torre de refrigeración

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 

gentedigital.es / Europa Press
03/6/2021 - 19:38

La torre tenía una altura de aproximadamente 111 metros y su diámetro en el suelo de casi 80 metros, representando su forma hiperboloide un volumen de unos 745.000 metros cúbicos y un peso de más de 8.000 toneladas.

Para su derribo se ha utilizado la técnica de la fulminación, es decir, que ha descendido sobre su vertical con un ligero vuelco hacia el este, sin tratarse de un basculamiento, con objeto de agrupar hacia ese lado los escombros.

Tras los correspondientes cálculos de estabilidad, se han practicado trabajos de debilitamiento y, en el momento del disparo, las cargas explosivas han fragmentado los pilares de apoyo haciendo que la construcción perdiera su equilibrio y colapsase por su propio peso. El tiempo que ha transcurrido desde el momento del disparo hasta que la estructura se ha encontrado en el suelo ha sido de unos cinco segundos.

En total, se han utilizado 48 kilos de dinamita y 850 metros de cordón detonante, y la ráfaga del disparo ha tenido una duración de 1.025 milisegundos. La tecnología utilizada (detonadores electrónicos) ha permitido controlar la continuidad de la cadena pirotécnica hasta el momento del disparo. La demolición mediante esta técnica es una de las más eficientes para el desmantelamiento de centrales, ya que minimiza los riesgos para los trabajadores, favorece la economía circular y contribuye a reducir el impacto ambiental, siendo la técnica elegida para desmantelar las grandes estructuras de la central térmica de Anllares.

Una vez realizada la voladura, los residuos de hormigón y de la estructura metálica son recogidos a nivel del suelo y se estima que se recuperarán 30 toneladas de hierro y 8.000 toneladas de hormigón que serán reciclados.

Con el objeto de minimizar el polvo que podía provocar el colapso de la construcción, se ha dispuesto un sistema de cortinas de agua que han surgido desde unas trincheras practicadas en el suelo e impulsadas por cordón detonante y cuya ráfaga, inmediatamente después del disparo de la torre, ha tenido una duración de unos 10 segundos.

En cumplimiento de las medidas de seguridad aplicables a esta voladura, se han realizado los pertinentes avisos a las autoridades competentes, al Ayuntamiento de Páramo del Sil y a la Junta Vecinal de Anllares. Igualmente, se ha comprobado la ausencia de nidos de aves, así como de otras especies que pudieran verse afectadas. Dada la situación aislada de la central y la ubicación de la torre de refrigeración en el recinto, no han existido riesgos para otras construcciones. La principal medida de seguridad ha sido la evacuación de las personas de la zona delimitada por un perímetro de seguridad de 300 metros alrededor de la torre.

La función de la torre era enfriar el agua de refrigeración necesaria para la operatividad de la central, que llegaba con unos 45-50ºC a la parte inferior de la torre. Se distribuía mediante una red de canales y tuberías, cayendo a través de un relleno constituido por láminas verticales con un pequeño espacio de separación entre ellas.

De este modo se conseguía una gran superficie de contacto con el aire que entraba por la parte inferior de la torre, provocando el enfriamiento del agua por la evaporación de una pequeña cantidad, en torno al 1-2 por ciento, lo que provocaba también la característica nube de vapor que salía por la parte superior de la torre.

El agua fría se recogía en una balsa situada bajo la torre con una temperatura cercana a la ambiental, siendo desde allí enviada nuevamente a la instalación. La función de la lámina de hormigón era proporcionar el tiro necesario para producir la circulación de aire a través del relleno, a modo de chimenea.

AVANCE DE LOS TRABAJOS DE DESMANTELAMIENTO EN LA CT ANLLARES

La central térmica de Anllares, situada en Páramo del Sil (León) es propiedad de Naturgy (66,6%) y Endesa (33,3%), comenzó a funcionar en 1982 y acumuló 36 años de operación tras su parada definitiva en diciembre de 2018. Ambos propietarios adjudicaron el contrato de desmantelamiento de la instalación a la empresa vasca Lezama Demoliciones.

El desmantelamiento de la instalación abarca todas las instalaciones de producción y se llevará a cabo a lo largo de un periodo de unos 42 meses, donde se ha finalizado ya cerca más del 80 por ciento de los trabajos contemplados en el propio desmantelamiento. Con esta actividad se da empleo a alrededor de 60 personas, que han completado más de 138.000 horas de trabajo. No se han registrado accidentes ni incidentes relevantes.

Gente Digital en Facebook

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres