viernes, 22 de octubre de 2021 20:25 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente en León

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
De vez en cuando

Cuando el PSOE no cubre gastos

Lo decía el mítico ‘Lamparilla' (Carmelo Hernández Moros, Bilbao, 1896-León, 1974), aquel entrañable periodista de afiliada pluma, referente inexcusable de la prensa local leonesa de la época, quevedesco a la hora de ponerse frente al folio y agudísimo para enhebrar las palabras, en unos tiempos en los que la censura vaciaba el filo de la tijera cada día. Era difícil -por no decir imposible- la escritura libre por aquel entonces, pero ‘Lamparilla' sabía cómo sortear al censor. Y con nota alta.

Julio Cayón
18/6/2021 - 01:10

Y si ‘Lamparilla' se topaba con alguna injusticia ante sus desgastados ojos -la ceguera le acabó atacando de forma inmisericorde- siempre decía, repetida, la misma frase: "no hay derecho... no hay derecho". Y no lo había, seguro, porque, además de ser un hombre de contrastada formación, era justo. Y muy cabal. Pues bien, ese "no hay derecho... no hay derecho" podría aplicarse perfectamente a José Antonio Diez, el alcalde de León, al que vienen machacando y despreciando desde su propio partido, el PSOE, en pervertido bucle. Y, también, desde otros foros públicos, donde vienen practicando el cansino y reiterativo acoso y derribo permanente. Lo están abrasando en vida. En román paladino, pretenden desguazarlo ante la opinión pública. Y no, no hay derecho.
Ya es la segunda vez que los socialistas leoneses con mando en plaza lo dejan ‘tirado', si de la visita de un ministro se trata. Ocurrió el pasado mes de abril con la llegada a León del ‘astronauta', Pedro Duque, y se reiteró con la del ‘torero', José Luis Ábalos, la pasada semana. Al Ayuntamiento lo excluyen por sistema de las agendas ministeriales. Lo tachan. Que ahí está la madre del cordero. Y es que Diez -que lo repiensen esos mastuerzos- no se representa a sí mismo en este tipo de actos o de encuentros, sino que asume la representatividad de la ciudad. La de todos los leoneses, al margen de posturas ideológicas. Dictar lo contrario es totalmente arbitrario y desaconsejable por parte de sus propios correligionarios. Lamentable. Impúdico, incluso.
Y lo del asesor de Ábalos -o lo que sea el sujeto en cuestión- de encararse con el alcalde por haberle cantado al ministro las verdades del barquero en su defensa por León, sobrepasa todos los límites. Este individuo tendría que haber sido cesado ‘ipso facto'' por su actitud matona y chulesca ante la primera autoridad local. Y Ábalos, consentidor de tal reprobable acción, se retrata a sí mismo, con su estúpida y manifiesta inacción. Parodiando al conde de Romanones: ¡Joder, qué tropa!

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 
Gente Digital en Facebook

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres