viernes, 22 de octubre de 2021 22:27 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente en León

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
un amigo de león

Le llamaban 'el hullero', hoy FEVE

La FEVE (Ferrocarriles Españoles de Vía Estrecha) tenía la virtud de ser conocida por varios nombres: Ferrocarril de La Robla, de Matallana o el de vía estrecha. Era un tren como de casa, ya que, en los tiempos en los que los coches particulares no abundaban, era el medio mas atractivo para los ribereños y demás localidades a su paso. El trayecto se extendía desde la estación de León hasta la de Bilbao dando servicio allí por donde pasaba.

Archivado en: Maximino Cañón, Ángel Villalba, FEVE, 'El Hullero', el tren de la Robla, Estación de Matallana,

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar

Maximino Cañón
18/6/2021 - 03:30

De todas formas con las mejoras que en infraestructura se llevaron a cabo bajo la presidencia de Ángel Villalba, con imaginación y con ganas y dejando a un lado los partidismos políticos, se les podía dar una utilidad, si bien nunca a cambio de sacar rentabilidad económica, que jamás la tuvo.
Ya no se trata de dar servicios al ribereño trasladando la leche u otros productos para su venta en León. Antes de que empezara el éxodo de los jóvenes a estudiar en León ciudad o a buscarse la vida en otras latitudes, ‘el tren de La Robla' era como la arteria de vida allí por donde pasaba estableciendo contacto entre los ferroviarios de aquí y los de Bilbao que, tras una larga duración en el trayecto, hacían noche en los dormitorios ubicados en la Estación. Ahora que se acerca la época veraniega en la que pocos utilizan el querido y recordado ‘tren de La Robla' (o Matallana) apelo a los recuerdos constantes en los que me llamaba la atención, por el peligro que suponía, ver trasladarse a los interventores de un coche a otro, con el tren en marcha, apoyándose en los estribos de madera exteriores para ir picando los billetes de los viajeros, con el riesgo que ello conllevaba.
Quien, con unos cuantos años, no se acuerda de aquel hombre con muletas, por la falta de una pierna y apreciado por los usuarios del tren, que hacía el viaje de León a Matallana, y viceversa, rifando un paquete de caramelos y vendiendo coplas de las canciones del momento para ganarse la vida. ¡Cuánto jugamos los chavales de Renueva en la querida estación!, a pesar de las advertencias que nuestros padres nos hacían por el peligro que suponía andar entre las vías. La inconsciencia juvenil no tenía limites. La llegada de los trenes daba vida al comercio y a la hostelería de la ciudad y hoy, hasta el momento, lo que da es pena al ver trasladarse a los pocos (poquísimos) viajeros en autobús, desde la estación de León hasta el punto de salida del tren. Entonces le llamaban ‘el hullero'. Hoy le siguen llamando, pero hasta la fecha no viene.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 
Gente Digital en Facebook

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres