martes, 17 de mayo de 2022 07:32 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente en León

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
tribuna de opinión / la gente de león

Gente en León: Ficción y realidad quijotescas en un mundo sin causas perdidas

Tras leer su penúltimo número, como verá, me sentí inspirado sin remedio para escribir un breve artículo inicial que se fue poco a poco ampliando.Al ser de especial interés para el público leonés actual, se lo adjunto por si viera la posibilidad de sacarlo a la luz en su periódico o en otro medio escrito de nuestro entorno, que es lo que más me atraería dentro de la profesional confidencialidad. Puede también resultar de interés a medios como Cuadernos de ALDEEU que se imprime en NY, cuyo editor lo lleva entre manos.

 

Archivado en: Santiago Tejerina Canal, León, Gente en León,

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar

Santiago Tejerina Canal (Las Salas, Le y Hamilton College, NY)
28/6/2021 - 00:27

1.De la lectura de Gente en León al estudio personal allende

La lectura del Nº 767 (11-17/VI/2021) de Gente ha sido como de costumbre una gozada informativa para un leonés regresado del exilio laboral que busca ponerse al día de su tierra, para de alguna forma recuperarla. Nada que ver con el nefasto periodismo de marca alarmista, partidista y sensacionalista que alimenta sus monopolios de desinformación noticiera, normativa y de "audiencia" en redes sociales, políticas y mediáticas torticeramente democráticas

Existe también alguna otra ocasional excepción no preceptiva catalana, leonesa, regional, nacional-es decir, madrileña-e internacional, especialmente en el contorno periodístico on-line, mas sin a él limitarse, que confirma esa regla oficial de "corrección política y posverdad", que diría en un alarde de impresionante investigación profesional científica, filosófica, histórica, lingüística y literaria mi amigo de fines de los 70 en Amherst (Massachusetts) Darío Villanueva en Morderse la lengua (2021). Excepcional, pues, el periódico Gente en León como prensa semanal gratuita según reza su política libre de identificación y responsabilidad autoral, abierto a lectores y colaboradores sin cortapisas corporativas, siendo un compendio de rica y honorable variedad cazurra entre apertura y cerrazón, razón y pasión, talante e insulto, diálogo e impertinencia, comprensión e intolerancia. Y para muestra, las columnas izquierda y derecha de las páginas 2 y 3 de incuestionable concisión y valor periodístico, que, vistas a la luz de la crítica socio-literaria sin ánimo de ofensa o polémica, muestran la extensa valoración de su ámbito en dos artículos paradigmáticos: "PP: La sombra de la corrupción" (José Ramón Bajo, Director) e "Indultos inicuos del ‘Amo' Sánchez" (Julio Cayón, de vez en cuando).
Tras constatar el primero el actual abultado repunte electoral de PP y Vox, con el tsunami-Ayuso y por el desgaste del PSOE en pandemia global y catalanes indultos, vaticina un probable futuro desgaste de la derecha por la sombra de la ya clásica corrupción del caso Bárcenas a que en estos días se suma la "implicación" de Cospedal con sus salpicaduras a Casado. A ello añade el efecto de la masificación de vacunas sanitarias y económicas europeas que pueden generar ímpetus electorales de las izquierdas gubernamentales y a lo mejor llegan "a todos los rincones de España y especialmente a lugares tantas décadas abandonados como es nuestro menospreciado Reino de León... por lo que se avecina una oportunidad única para saldar deudas históricas y buscar el equilibrio territorial que nunca llega. De ahí que empieza a ser hora de que los políticos [todos entiendo] se dediquen menos a asegurar su poltrona y más a reducir las desigualdades sociales, económicas y territoriales... no para perpetuarse en el poder repartiéndose cargos y ‘sillas giratorias' de las que todos [énfasis mío] se aprovechan." "¡¡A trabajar!!", termina el editorial abierto, esperanzador, objetivo y con talante dialogante y comprensivo.
La segunda columna de Julio Cayón, por el contrario, parece cerrada, descorazonadora, impertinente, incomprensiva, subjetiva; y desde el mismísimo título, los vocablos "Amo", "inicuo" e "indulto" amigos fonéticos y semánticos son de "insulto" y otras lindezas contra Sánchez e independentistas catalanes que cito entre puntos suspensivos: "ni repajolera idea... [sólo don Julio poseerla debe], pretenden que la gente comulgue con piedras de molino [metáfora, entiendo de ‘a hostiazos'], y se enfurece. Y eso, precisamente eso es lo que vienen sintiendo la mayoría de los españoles de orden-incluidos innumerables socialistas cabales-". Por fin descubro que no soy ni mayoría, ni de orden-¡menos mal!-, ni socialista, ni cabal-¡ay qué angustia!. Sigue nuestro columnista con, "al cebollino de Sánchez y personal adscrito... cual tropa de Pancho Villa... como salvadores de los ‘Països Catalans'... cuadrilla de burlones... una tomadura de pelo... sacristanes del círculo independentista... no presos políticos sino políticos presos... pura y radicalizada prosapia catalanista. Mientras Sánchez a su bola. A mantenerse en el poder. Es algo endémico en él." Es verdad que, como acaso buen católico, admite Cayón que "hay que perdonar, a veces [mi cursiva]... hasta setenta veces siete," modificando sutilmente Evangelio de Mateo 18, 22 y hasta al mismísimo Cristo, "si el gesto de perdonar lleva implícito el arrepentimiento." Lo suyo no parece ser un constructivo e inocuo ‘¡¡a trabajar!!' sino un destructivo e inicuo ‘¡¡¡al ataque!!!'.
Y es que Julio Cayón "de vez en cuando" cada semana nos deleita con el "no hay derecho", denunciando sin pelos en la lengua lo que a él y muchos a primera vista les resultan injusticias de cajón, no tan obvias para todos por sus mismas complejidad y contextualización. Ello se halla sin duda en relación con personales y regionales diferencias culturales, sólo comprensibles en parte mediante el estudio y en último término con la experiencia in situ. Tal ocurre con la cazurra identidad leonesa, tan distinta a las lejanas americana o catalana y tan ajena a la contigua castellana, que, si no las conoces por esa imprescindible inmersión cultural, te acaban por despistar. Y es que el incauto visitante identifica un osco "¿qué desea?" al entrar en un bar de León, un comercio de Salamanca, una tienda de Zamora o la página de una casa o un periódico cazurro, con un aparentemente insultante "¿en qué ha decidido usted importunarme?" de naturaleza existencial, en lugar del usualmente amable "¿en qué puedo a usted ayudarle?" de entidad comercial. No juzguemos a la ligera en uno u otro espacio cultural, pues si profundizamos in situ, descubriremos entre allende y aquende paradojas que sutilmente encierran la simuladamente amable respuesta comercial no falta de interés fingido y superficial, frente a la aparentemente insultante réplica cazurra no carente de contenido más franco y profundo. Tal vez en el contexto del justo medio cervantino y quijotesco, se halle la base del auténtico diálogo que lleve a la comprensión personal y social mutua a la vez que autónoma; cumplidos e insultos-que tal vez no lo sean-aparte.
Como antiguo director de Hamilton College Academic Year in Spain (HCAYS) y fundador con tareas directrices y docentes del Centro de Stanford University en Madrid y del Summer Institute of Hispanic Sudies (SIHS) en León, he mostrado en teoría y práctica que el Estudio Allende (Study Abroad) no sólo es necesario para conocer a fondo otros pueblos, regiones y países sino también para descubrir, por comparación cultural y en color más allá del blanco y negro, tu propia tierra y hasta tu propio yo. Se consigue mediante diálogo, inmersión y verdadera comprensión personal, nacional e internacional. En tal sentido, la cuestión catalana no se puede comprender en su rica complejidad sin haber comulgado-es metáfora-en Catalunya con su gente, hecho que tuve la enorme fortuna de experimentar estudiando (Universidad Central), viviendo (boda con americana y dos hijos catalanes) y trabajando en Barcelona (Consorci d'informació i documentació de Catalunya) durante casi una década en los 60 y 70. Tres afortunadas décadas más de inmersión de Massachusetts a NY o California, ampliaron mi comprensión de la riqueza y complejidad de un mundo americano vasto y diverso. Mas mi mayor fortuna ha estado en ayudar a comprender a miles de universitarios de Hamilton, Stanford, Yale, Princeton, Harvard, Holy Cross y numerosas universidades estadounidenses más, la riqueza y variedad cultural no sólo española, sino andaluza, aragonesa, asturiana, balear, canaria, cántabra, castellana, catalana, extremeña, gallega, madrileña, manchega, murciana, navarra, riojana, valenciana, vasca y especialmente la constitucional, cultural e históricamente menospreciada 18 Comunidad Autónoma Leonesa.

2. Reivindicación de Zapatero y de la investigación profesional
Mucho tenemos que aprender españoles y leoneses de americanos y catalanes, aparte de los tópicos fáciles que tanto prosperan. No es tarea fácil ni superficial que se solucione simplemente leyendo o viajando como mero turista. Requiere educación cultural y lingüística para empezar-la expresión nativa de la lengua materna contiene la esencia de la cultura popular no dictada, sea local, aldeana, nacional o urbana-, para luego experimentarlas in situ con diálogo y talante abiertos que lleven no sólo a la tolerancia externa sino a la comprensión interna sin previos prejuicios. Y los prejuicios previos hacia la otredad abundan en León provincia, capital y reino como en cualquier otro sitio. Los arrastré: al ir de la escuela rural de la aldea montañesa de mi Las Salas al colegio de los jesuitas de mi León; al trasladarme en pos de licenciatura histórica en mi Barcelona; al expatriarme para doctorarme en filología y literatura hispánicas en mi Amherst (MA); y al alcanzar trabajo profesional en Hamilton College de mi Clinton (NY) y Stanford University de mi California y mi Madrid. Mas al meterme como el narrador del Ajolotl de Julio Cortázar en los acuarios rurales o urbanos leonés, catalán y americanos me di cuenta del error de anticipar falsas expectativas preconcebidas, y abracé la comprensión in situ del punto de vista del otro.
Sin embargo, lo más grave de León es que la otredad no sólo se aplica a lo foráneo sino a lo propio. ¡Cuanto me dolió a principios de siglo leer en NY alarmistas periódicos partidistas leoneses poniendo a Zapatero a parir cuando democráticamente salió Presidente del gobierno español! ‘Nunca harían tal desatino-sollocé-sagaces americanos y catalanes de seny', que defienden con inteligencia a Maragall o a Bush-hijo, por muy desconcertantes y adulterados que resulten en defensa de su procés o su guerra del Golfo. ¿Por qué entrar de sopetón a saco sin reflexión contra la franqueza y valentía de Zapatero? Debe ser por aquel patriotismo español mal entendido y patriotero-común al "sin León no hubiera España"-que Fernando García de Cortázar denuncia en el Prólogo de Y cuando digo España (2020) en cita al poeta catalán Joaquín Bartrina: "Oyendo hablar a un hombre, / fácil es acertar dónde vio la luz del sol; / si os alaba Inglaterra será inglés; / si os habla mal de Prusia, es un francés; / y si habla mal de España, es español." Así ocurre entre muchos nativos del Reino de León-tan españoles ellos-, sean de León mismo, de Salamanca o Zamora, en favor absurdo de su propio seguro perjuicio demográfico, económico y social. Deporte favorito ése de tirar piedras contra tu propio tejado al que se unen no pocos oriundos, veraneantes y visitantes de León, cegados por la tergiversación histórica y las fake-news del aparato caciquil y partidista con sedes en centralistas Valladolid y Madrid, que tramposamente ganan efectivo provecho tanto demográfica como económica y socialmente. Y además la negativa obcecación cazurra leonina es contagiosa y sin vacunas, frente a la virtuosa cazurrería leonesa de más difícil propagación gracias a la vacunación con la leyenda oficial, tan ajena a la realidad histórica.
Añorando España y León, sentí el ninguneo de ambas, y de ahí mi empeño en investigar y propagar activa y objetivamente la realidad cultural, histórica y social hispana desde mis propias cátedra y dedicación profesional allende y desde la adscripción y presidencia (1998-2000) de la Asociation of Spanish Professionals in America con la interdisciplinar participación en sus revistas Cuadernos de ALDEEU y Puente atlántico y en congresos internacionales en diversos enclaves de USA y España, dos de ellos bajo mi dirección en la Universidad de León, que resultaron en la extensa edición Del rascacielos a la catedral: Un regreso a las raíces (2001), y en un segundo volumen hasta ahora inédito 2001: Una Odisea del espacio... entre raíces, catedrales y rascacielos. Tal ninguneo español en USA y leonés además en España, sigue siendo cierto en la atención cultural y financiera oficial, pero de hecho es una falacia histórica especialmente en el campo científico, como recuerdo haber defendido probadamente en "A una y otra parte del cristal: Profesionales españoles en EE.UU." en Carmen Flys Junquera et al ed., El nuevo horizonte España/Estados Unidos: El legado de 1848 y 1898 frente al nuevo milenio (2001, 197-208).
Nuestra base se hallaba en el nacimiento de ALDEEU en 1980 que una pléyade de profesionales españoles en EE.UU. instauran con inocuos e innovadores "adelantamientos" en ambas direcciones atlánticas, no manejando espadas sino bisturís y no blandiendo Evangelios sino Quijotes, como "semilla derramada", en palabras de Juan Cruz Mendizábal, dibujada en ordenadores en vez de en pergaminos. Gloria Castresana Waid, nuestra héroe ejemplar y valiente de imborrable recuerdo, lo había ejemplificado en Impacto y futuro de la civilización española en el Nuevo Mundo (Madrid: Quinto Centenario, 1991) en nuestro X Encuentro Internacional en San Juan de Puerto Rico del 12 al 22 de abril de 1990 de la mano "de un nutrido y selecto grupo de profesores, investigadores, científicos, escritores, artistas y políticos." Precisamente un admirado amigo, colega y presidente también de ALDEEU, el insigne microbiólogo americano, español y europeo Mariano Esteban, acaba de publicar en Puente atlántico (Primavera 2021) el artículo más conciso y clarificador que conozco sobre el coronavirus en "Consideraciones sobre las vacunas frente al SARS-CoV-2/COVID-19," examinando-frente al alarmista y sensacionalista acercamiento mediático y político tan confuso y estresante en busca de su propio provecho-la naturaleza científica e histórica del brote de COVID-19 y las "investigaciones y desarrollo de diagnósticos, terapias y vacunas" con sus diferentes estrategias sobre virus atenuados, adenovirus o ácidos nucleicos, resultantes en más de 310 proyectos de los que 83-incluidos 10 españoles con el suyo-se hallan en fase de validación clínica, con 4 ya aprobados en Europa y América, 2 en China y 1 en Rusia con distintos grados de distribución, eficacia, financiación, inoculación y seguimiento. Ojalá encontremos investigadores razonables como Mariano, que aclaren la falsedad de plutocráticas y "partidocráticas" vacunas oficiales en el campo estatal demográfico, económico y social, en favor de remedios verdaderamente democráticos en el ámbito autonómico, cultural e histórico, por muy quijotescos que parezcan.
Muchos españoles y leoneses seguimos hablando mal de España, de León, de nuestros investigadores y hasta de Zapatero, aunque éste haya sido quien más ha hecho por León. En estos días, como bien comunica Gente, su Palacio de congresos que tanto le criticaron es el imprescindible enclave de vacunación, y hasta como ex presidente preside multitud de generosos actos internacionales, nacionales y leoneses, incluido el reciente Homenaje en San Marcos al último superviviente aquí encarcelado en época franquista. Como Presidente, entre otros innumerables gestos y obras, fue Zapatero quien puso a León en el mapa español, europeo, americano y hasta en el chino con la reunión en nuestra ciudad de un Consejo de ministros, la celebración del Consejo de Europa en San Marcos, el destape de la intrigante ignorancia de Bush sobre "quien diablos será ese zapatero de un inédito León", y la fundación del Centro Confucio en la antigua Escuela de Comercio.

3. Traducciones e ironías cervantinas allende y aquende

Me acaba de regalar mi hija Jen la primera traducción china (1922) del Quijote de Lin Shu con el título de Historia del Caballero Encantado (Moxia Zhuan), que he devorado. Entre otros episodios incluye el del Cautivo de un lugar de mi montaña leonesa para quien la libertad es el tesoro más preciado. Trataba Lin Shu (1852-1924), a través del Quijote y otros estudios allende en traducción, de encontrar la esencia de su China milenaria, precisamente a la luz de esos estudios allende hasta entonces despreciados por "bárbaros." Lo hacía en el periodo más convulso de la historia china que le tocó vivir con la llegada de la República (1912) tras la caída del imperio arcaico y obsoleto de 2.200 años de vigencia, frente al poder de aquellos bárbaros que los machacaban y colonizaban bélica y económicamente, con Alemania, Francia, Inglaterra y Japón a la cabeza. Colonialismo económico y político, semejante al que hoy día sufre el reino de León que, como certeramente muestra el reciente estudio Región leonesa: la 18ª comunidad autónoma española (2020), es esquilmado con arrasador estrago ecológico (embalses, presas, mega-parques voltaicos y eólicos) y obligado a donar casi gratuitamente sus materias primas eléctricas, hidráulicas y mineras para luego tenerlas que adquirir manufacturadas a precios prohibitivos que conducen a descuido ambiental, despoblación demográfica, olvido cultural, ignorancia histórica, pobreza económica y desesperación vital. Ante tal situación, China y su gente entendieron la necesidad no tanto de sucumbir al empuje cultural japonés y occidental cuanto a renovar e innovar su propia cultura mediante la comprensión y ejemplo de modelos culturales allende, para poder renacer y sacudirse de aquellos yugos coloniales que la consumían aquende. ¿Habrá metáfora china más leonesa? Nuestro título, vas viendo sagaz leyente, es de esencia y talante quijotesco, venga a través de China, USA, Catalunya o León, como odisea cervantina de universal comprensión.
Certera ironía cervantina resulta la dedicatoria al Conde de Lemos de la Segunda parte del Quijote de 1615, en feliz homenaje y traducción modernos (2015) del leonés Andrés Trapiello: "... me parece que habré hecho algún servicio a Vuestra Excelencia, porque es mucha la prisa que de infinitas partes me dan a que lo envíe [dicho libro] para evitar el mal sabor y la náusea que ha causado otro don Quijote que con el título de Segunda parte se ha disfrazado y corrido por el orbe. Y el que más ha mostrado desearlo ha sido el gran emperador de la China, pues hará un mes que me escribió en lengua chinesca una carta con un propio, pidiéndome, o mejor dicho suplicándome, se lo enviase, porque quería fundar un colegio donde se enseñase lengua castellana, y quería que el libro que se enseñase fuese el de la historia de don Quijote. Juntamente con esto me decía que fuese yo a ser el rector de ese colegio. Le pregunté al portador si Su Majestad le había dado para mí algún viático para el camino. Me respondió que ni por pensamiento." Pues bien-y siguiendo con tal ironía-, no sólo el bueno de don Miguel murió sin pecuniario viático chino ni español, sino que la traducción china tardaría en llegar 307 años y además sería no de la Segunda Parte de 1615 sino sólo de la Primera de 1605. Además, no venía del original, sino de versiones inglesas de posteriores siglos. Y es que realidad y ficción se hermanan hasta tal punto en el acontecer real o doblemente ficticio de Venta o Palacio, que en uno u otro ámbito "las cosas de palacio van despacio".
Y-más ironías del destino-la versión chinesca llega de manos de un traductor, Lin Shu, quien ignoraba otras lenguas que no fueran la suya en sus variantes wenyan o clásica y baihua o hablada que transcribía en traslación que su buen amigo Chen Jialin le iba oralmente dictando. Me río yo de la irónica complicación narrativa original cervantina entre los apócrifos de Avellaneda y los múltiples narradores genuinos cervantinos, como el que se dirige al "desocupado lector" o a "vuestra merced", el Segundo autor, Cide Amete Berengeli, aquel traductor del original árabe o esa multitud de personajes-incluidos don Quijote, Sancho o el Cautivo-, que narran con más o menos acierto sus historias siguiendo tradiciones y parodias orales de poéticas jarchas, novelesca épica y narrativos exempla, a que en lenguas chinescas se suman nuevos equipos de narradores y traductores que a través de intermediarios ingleses buscan sus propios lectores chinos. De modo que "el ingenioso hidalgo don Quijote" se transforma en "el Caballero Encantado Quisada", para acabar en nuestros días en otro lúdico juego cervantino: no ya la vuelta del chino al inglés, sino al español actual de la mano de la sinóloga Alicia Relenque en impresionante trabajo de traducción y edición, sólidamente fundamentados en la triple base de los Quijotes chino de 1922, ingleses del XVIII y XIX y original español de 1605.

4. Sin causas quijotescas perdidas: De la emancipación allende a la improrrogable cautividad aquende
Mas, como bien dice de nuevo el paradójico Andrés Trapiello en el tercer Prólogo ("Don Quijote Chino") a la Historia del Caballero Encantado, cuantas cosas se hagan con don Quijote "sirven para recordarnos no sólo las virtudes de aquel caballero andante, sino también y acaso más importante, las de su creador, las de aquel hombre, aquel Miguel de Cervantes, que nos enseñó de una vez por todas a mirar cervantinamente la realidad, esto es, de una manera discreta, jovial y sin resentimiento", pues, como había escrito líneas antes, "gracias a don Quijote hemos descubierto el valor del arrojo y la nobleza de algunas causas perdidas" (18). China ha logrado salir del bache para recuperar un renacimiento, más que espectacular, quijotesco. Otro tanto podríamos decir, de la lectura quijotesca Jeffersoniana, diccionario español/inglés en mano-en que en otro momento profundizaremos-, o del Cautivo de las montañas de León-fraternal doble caballeresco del protagonista cervantino-, sin olvidar que don Quijote recupera su cordura al final de la Segunda Parte en la urbe catalana para terminar en su aldea manchega como Alonso Quijano El Bueno.
Huelga decir que acepté el filial regalo quijotesco chinesco encantado porque además mi mejor amigo chino de la época de Clinton (NY) es Debao Xu, descendiente virtual de Lin. Púsele a Jen como condición de aceptación de tan preciado presente, que ella misma, también de Clinton aunque residente en León, lea 10 páginas diarias de este Quijote chino, que, tras su ejemplar mas erudito estudio, he decidido cambiarle por el de Andrés Trapiello como regalo a la vez leonés y más asequible, en razón a su leguaje local y moderno. Quizá barruntes, ilustre leyente, que me he inspirado en la misma condición de Thomas Jefferson-el más atento Presidente americano a la comprensión internacional e hispánica-a la misma tarea de su propia hija Mary a leer diariamente 10 páginas del Quijote español, que él mismo había leído diccionario en mano en su travesía atlántica de 19 días como embajador en Francia. Quedó tan impresionado que hasta plasmó el ansia de libertad de don Quijote de la Mancha y del montañés Cautivo leonés en el texto fundacional de la Constitución americana. Tal reciente publicación del Quijote chino (abril de 2021) debe ser otro efecto Zapatero que-digan lo que digan sus acérrimos detractores-nos hermana a cazurros leoneses con virginianos altivos-iniciáticos ambos de sus respectivos países-y a reverdecidos españoles con chinos y americanos renacidos.
Lo más admirable de Zapatero, sin embargo-lejos del pecaminoso endiosamiento de Aznar o Felipe-radica en su ejemplar talante amistoso y dialogante, cervantino, que hoy se ha ido al garete y la ciudadanía tanto echa en falta como solución a independentismos y autonomismos, tergiversados por el populista y plutocrático poder financiero, mediático y político en provecho propio y en contra de la ciudadanía popular y democrática que, de nuevo en palabras de García de Cortázar-aunque afecto al fervor centralista castellano y opuesto al "sarampión anti-centralista" y al "narcisismo regional"-postula certeramente: "La España de hoy, un país que, pese a la imagen centrada en lo adverso que ofrecen los telediarios y los periódicos, ha sido declarado por organismos internacionales solventes como uno de los mejores del mundo para nacer, el más sociable para vivir y el más seguro para viajar por todo su territorio." (17) Y añade siete páginas más tarde: "La agresividad que hoy rezuma el discurso público no se corresponde a la realidad cotidiana. Cierto, en la realidad la gente discute, sí, pero la mayoría se pone de acuerdo en lo que importa. Y es que si hoy existen dos Españas no son las de derechas y de izquierdas, sino la de los políticos y líderes de opinión empeñados en mantener viva esa imagen y la de los ciudadanos que cumplen con su deber, trabajan y callan, y que jamás adquieren verdadera dimensión en las televisiones y en los medios escritos."
Esa misma es la imagen cívica y política de mis amigos chinos, de la América, la Castilla, la Catalunya y el León que yo conozco, por lo que sería inteligente, razonable y útil que los leoneses: descubriéramos y pusiéramos en práctica el quijotesco talante dialogante universal de Zapatero, incluido el del Centro Confucio leonés que hace un siglo Lin Shu anticipó; imitáramos la pericia estatal y diplomática de Maine para autonomizarse de Massachusetts hace sólo 101 años; tomáramos ejemplo de Catalunya para poder alcanzar su misma autonomía tan digna y provechosa, además de maestra del seny autonómico, cultural y económico; reivindicáramos no sólo la autonomía leonesa sino también la de Castiella con su capital burgalesa; defendiéramos a nuestro alcalde José Antonio Díez que a favor de su gente se ha atrevido a lo Zapatero a enfrentarse a su propio partido y a todo un ministro Ábalos, muy voceras ante la España vaciada mientras de hecho la aplastan en busca de votos y puertas giratorias del poder bipartidista que se reparten, siendo realmente insensibles a la injusticia autonómica, constitucional, cultural, demográfica, deportiva, económica, ferroviaria, histórica, sanitaria o territorial de las tierras leonesas; y, me atrevo a decir, que, como Zapatero y Catalunya, pongamos nuestro modelo futbolístico más en el Barça que en el Madrid, para que nuestra Cultural y Deportiva Leonesa sea "Más Que Un Reino", cuyo lema luzca con orgullo en el Estadio de Primera División del Reino de León.

(*) Dr. Santiago Tejerina-Canal, Director
Summer Institute of Hispanic Studies (SIHS)
Professor Emeritus Hamilton College
Founding Director Stanford University Madrid 2007-15

BIBLIOGRAFÍA CITADA
BAJO ÁLVAREZ, José Ramón. «PP: La sombra de la corrupción». José Ramón Bajo Álvarez dir. Gente en León Nº 767 (Noticias de León: 11-17/VI/2021, p. 2).
BARTOLOMÉ PÉREZ, Nicolás coord. Región leonesa: La 18ª Comunidad Autónoma española (León: El Forastero, 2020, 225 p.).
CASTRESANA WAID, Gloria ed. Impacto y futuro de la civilización española en el Nuevo Mundo, Actas de la X Asamblea de ALDEEU y Encuentro internacional en San Juan de Puerto Rico, 17-22 de abril de 1990 (Madrid: Quinto Centenario, 1901, 660 p.).
CAYÓN, Julio. «Indultos inicuos del ‘Amo' Sánchez». José Ramón Bajo Álvarez dir. Gente en León Nº 767 (Noticias de León: 11-17/VI/2021, p. 3).
CERVANTES, Miguel de. Don Quijote de la Mancha. Francisco Rico ed. (Madrid: Real Academia Española, IV Centenario, 2004).
CERVANTES SAAVEDRA, Miguel de. El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha. Andrés Trapiello ed. (Madrid: Destino, 2015).
CORTÁZAR, Julio. «Axolotl» en Final del juego (México: Los Presentes, 1956).
ESTEBAN RODRÍGUEZ, Mariano. «Consideraciones sobre las vacunas frente al SARS-CoV-2/COVID-19». Trinidad Pardo Ballester ed. Puente Atlántico del Siglo XXI (NY: ALDEEU, Spanish Professionals in America, Primavera 2021).
GARCÍA DE CORTÁZAR, Fernando. Y cuando digo España: Todo lo que hay que saber (Madrid: Arzalia, 2020).
SHU, Lin. Moxia Zhuan, «Traducción (1922) de El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha de Miguel de Cervantes». Alicia Relinque Eleta ed. y traducción Historia del Caballero Encantado (Argentina: Mil Gotas, abril 2021).
TEJERINA CANAL, Santiago ed. Del rascacielos a la Catedral: Un regreso a las raíces, Actas de la XVI Asamblea de ALDEEU y Encuentro internacional en la Universidad de León, 8-12 de julio de 1996 (León: Universidad de León, 2001, 830 p.).
TEJERINA CANAL, Santiago. «A una y otra parte del Cristal: Profesionales españoles en EE.UU.». Ana Flys Junquera et al ed. El nuevo horizonte España/Estados Unidos: El legado de 1848 y 1898 frente al nuevo milenio (Madrid: Universidad de Alcalá, 2001, 197-208).
VILLANUEVA, Darío. Morderse la lengua: Corrección política y posverdad (Barcelona: Espasa, 2021).

 

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 
Gente Digital en Facebook

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres