lunes, 18 de octubre de 2021 02:38 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente en León

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
De vez en cuando

Por si acaso, sigue enmascarado

¿Recuerdan? Era el 26 de junio último, sábado, cuando se anunció la retirada de las mascarillas en los espacios abiertos -siempre, naturalmente, que se guardase la distancia interpersonal de metro y medio-, si bien, ‘por precaución' -y así se señalaba-, deberían continuar utilizándose en los ambientes cerrados. Tampoco hacía falta ser Einstein para advertir de lo evidente.

Archivado en: Julio Cayón, máscaras, mascarillas, Pedro Sánchez, Covid-19, Iván Redondo, Einstein, La Moncloa

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar

Julio Cayón
23/7/2021 - 01:10

Cosa distinta es que se tomara o no al pie de la letra. Y ‘la feliz noticia' del desenmascaramiento la comunicaba el jefe de la tribu, el inefable Sánchez -el brujo, en ese momento, era aún el trasplantado Iván Redondo, el gran hacedor de la enrevesada comunicación ‘monclovita' y hoy cesado para mayor gloria de los socialistas con pedigrí-, en uno más de sus clásicos triunfalismos, edulcorados y demagogos, tan del gusto del personaje que interpreta de sí mismo. Se mueve como pez en el agua en el centro de ese decorado de cartón piedra, en que se ha convertido, de manera fundamental, la televisión pública.
Sobre la medida de la libertad de rostros, este mismo periódico indicaba la víspera -el viernes 25- que "...el contrapeso a la decisión de prescindir parcialmente de las mascarillas lo están poniendo quienes saben realmente de qué va esto del germen matador; es decir, los expertos. Los científicos -de manera fundamental los epidemiólogos- están avisando de que aún es prematuro adoptar una medida de tanto alcance. El ‘bichito', dejando aparte lo avanzado de la vacunación, sigue ahí. No se ha ido. Convive con la gente. La variante india del virus es la actual amenaza. Se esponja. Y eso es a lo que debería prestar atención el Gobierno y dejarse de zarandajas politizadas. Dicho esto -y al amparo de la populista determinación gubernamental- cada uno es muy libre de actuar a su leal saber y entender. O como le dé la gana. Allá cada cual".
Y, oiga, tenían razón, toda la razón y nada más que la razón los investigadores. Pese a que en el verano, que es época de liberación y ocio, la gente se desinhibe y procura dar otro sentido a la vida -aunque sea de forma transitoria y gracias a la bonanza propiciada por el sol- lo veraz es que las orejas al lobo ya empiezan a verse en el hábitat urbano y la gente -incluso los más escépticos del virus- están volviendo a ajustarse la mascarilla. El ‘por si acaso' retoma su fuerza. Es de sentido común. Mientras, el tiburón de La Moncloa a lo suyo. A salvar el culo y a continuar en el poder sea como sea y a costa de lo que sea. Quitando y poniendo ministros, todo arreglado.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 
Gente Digital en Facebook

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres