martes, 5 de julio de 2022 15:32 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente en León

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
un amigo de león

Ávidos de cine

El cine se anunciaba por León en un triciclo de bicicleta con tres ruedas y una caja para transportar pequeños artículos. Recuerdo ver a un chico joven dando pedales en el citado vehículo exhibiendo la siguiente leyenda sobre los laterales del triciclo de la empresa Elde, propietaria de la totalidad de los cines de la capital: "El cine es el espectáculo mas barato", lo cual era cierto. El tope del coste de las entradas, siempre hablando de general, o gallinero, era de cinco pesetas en los dos cines de mayor lujo: ‘Emperador' y ‘Condado'.

Maximino Cañón
01/10/2021 - 01:10

Nosotros por aquellos años nos inclinábamos por los de menor coste, entiéndase, ‘Alfageme', ‘Principal', ‘Crucero' o ‘Ventas'. De los tres últimos no recuerdo con exactitud el precio de las localidades, pero del ‘Alfageme', situado en Ramón y Cajal: general, una peseta; delantera general, una veinticinco; butaca de balcón, una cincuenta y butaca de patio dos pestas y cincuenta céntimos.
Muchas de las salas superaban las mil localidades, las cuales se agotaban todos ellos los domingos para la sesión de las siete. Además de para ver películas, el cine era el refugio de las parejas que preferían la intimidad que proporcionaba la oscuridad a los bailes del momento, que también se llenaban. Lo cierto era que a la chavalería no nos quedaban más opciones que intentar conseguir una entrada para la sesión de las cinco de la tarde (creo) después de aguantar una larga cola en la que muchas veces se tenía que ordenar con la presencia de la policía armada para evitar altercados ante el ansia de conseguir una entrada como fuera ya que en las sesiones de las siete, generalmente, casi todas las películas que proyectaban eran calificadas para mayores. Las otras opciones eran las de intentar conseguir localidades en los cines tutelados por religiosos, Agustinos y Franciscanos, y alguna que otra parroquia, donde se tenia garantizada la calificación de: "Autorizadas para todos los públicos".
La llegada de la sesión continua supuso una explosión de gozo al poder ver dos películas por el precio de una. Hablando con amigos de mi edad recordamos cuando en las sesiones del ‘Alfagene', generalmente era el preferido por la chavalería, esperábamos ansiosos a que acabara el ‘Nodo' previo a la película, así como a los anuncios que se proyectaban en la pantalla, y que finalizaban con el de "Publicidad Mastil" y el de "Visite nuestro ambigú", que era cuando empezaba el espectáculo. Viva el cine, pero en las pantallas.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 
Gente Digital en Facebook

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres