sábado, 4 de febrero de 2023 03:50 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente en León

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
con la venia señoría

Si la puerta no se abre, quizá ésa no sea la llave

Cuando hablamos de sentimientos o de conceptos abstractos relacionados con el amor, la amistad, la confianza y cómo no, la libertad de expresión, creemos estar todos manifestándonos en un mismo idioma, pero la realidad es muy distinta.Por eso quizá sea tan problemático llegar a un mismo acuerdo y es mucho más difícil que los demás nos comprendan.

Archivado en: Manu Salamanca, amor, amistad, confianza, libertad de expresión

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar

Manu Salamanca
01/10/2021 - 02:20

De ahí la diferencia de opinión y como consecuencia del relativismo de todo lo vivido como de esa cierta subjetividad de nuestros mundos, como es incluso la misma construcción de aquellas verdades y sus supuestas conformidades que nos confinan en principio a todo aquello que por separado nos rodea e inhabilita.
Focalizamos nuestras atenciones distintas, como de la misma manera es importante conservar y preguntar a nuestro interlocutor, cuál sería el significado para él, de lo que se pudiera estar hablando, de ese modo conoceríamos su expansiva perspectiva, su mundo y su actual realidad.
Cuando ya no seamos capaces de cambiar las cosas en situaciones comprometidas, nos encontramos con nuevos y diferentes desafíos que implicarían sobre todo cambiarnos a nosotros mismos con extrema naturalidad y con oportunísima clarividencia.
Vivimos en una cultura de valientes y arriesgamos donde se nos ha enseñado que resistir es de aguerridos guerreros, pero sólo cuando nos damos cuenta mucho antes, de que es muy necesario aguantar para seguir callando. Nunca será sinónimo de valentía, un voluntarioso masoquismo, pero estoy seguro de que nadie encuentra placer cuando se vulnera la verdad y se la desprecia engañándola, pensad que los verdaderos héroes son los que se atreven a decir ¡basta ya! Arrancar todas nuestras raíces de un mismo escenario y en donde hasta no hace mucho atesorábamos valores nos hace preservar nuestra propia influencia impresionada impregnándose de la suficiente cautela en todo nuestro modo de significarnos, veríamos en constante movimiento ese navegador interno que nos indica y señala donde se encuentra la verdadera salida de nuestra anclada y supuesta conformación.
Nuestro encuentro es y será siempre totalmente concluyente, el mismo nos advierte que entre dos mundos interpretados para conversar, relacionarse, conocerse y mostrarse del todo con cierta garantía de calidad e imagen, resuelve como poco nuestra singular proyección, su planificación nos confirma que no debemos ser beligerantes, ni exigir, mucho menos imponer nuestra visión como cauce natural de su designado final y, ya dentro de sus inmensos parámetros sociológicos tan especiales y necesarios.
No perdamos nunca la legitimidad que nuestra dignidad tanto le ha costado revitalizar con los años, nadie nos ha educado en el lenguaje del adiós, en cambio saber cerrar etapas forma parte sustancial de nuestra vida, para avanzar tenemos que renunciar a todo aquello que nos hace daño, incluso de aquellas personas que ensalzan con sus máscaras, las intenciones de su despiadada y macabra cortesía. "Si la puerta no se abre, quizá no sea ésa la llave" aún mucho menos nuestro camino a seguir.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 
Gente Digital en Facebook

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres