viernes, 28 de enero de 2022 06:15 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente en León

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
Un amigo de León

La nieve, que bonita es verla, pero no padecerla

Aunque yo eso no lo conocí, sí lo escuché de boca de mi madre que, cuando los inviernos en la montaña se presentaban con unas nevadas de dimensiones inusitadas, cerrando cualquier vía de comunicación en los pueblos de alta montaña, estaba establecido desde tiempos muy lejanos por medio de Ordenanzas las obligaciones vecinales para hacer frente a esas situaciones.

Archivado en: Maximino Cañón, nieve, La Vecilla, espalar, Fito de Manuel, tren de vía estrecha, Hoz de Nocedo

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar

Maximino Cañón
14/1/2022 - 01:10

En las mismas se establecía que cuando por causa de grandes nevadas y se cortaba la comunicación, fundamentalmente con La Vecilla, que era donde pasaba el tren de vía estrecha, cada vecino debía de aportar una persona, con pala en mano, para dirigirse a la ‘Hoz de Nocedo' que cada pueblo tenía asignado, abriendo la comunicación peatonal, en primer caso, caballar en segundo, y para vehículos en último lugar hasta dejar la carretera apta para el tránsito.
Eran tiempos en los que la Diputación contaba con pocos medios para despejar de nieve de las carreteras de una provincia de dimensiones como la nuestra. Los vecinos, fundamentalmente hombres, buscaban su refugio en la cantina bebiendo vino caliente con azúcar que, si bien entraba fácilmente, la vuelta a casa con madreñas era peligrosa. Pero qué otra cosa se podía hacer en lugares sin electricidad, sin poder ir con el ganado ni realizar cualquier otra labor externa. El vino, acompañado de unos buenos pitillos de ‘cuarterón' o de ‘ideales' que, aunque contenía estacas era más barato y, así, mientras se liaba con el papel del librito, se establecían conversaciones sobre lo poco que pasaba y sobre lo que, en años pretéritos, había pasado.
Un problema para los hombres era cuando el suministro de tabaco en la cantina se había acabado y se tenía que bajar andando (con botas o madreñas) y pisando nieve hasta La Vecilla. Me decía mi madre que al estar todos los hermanos trabajando fuera era una de las dos hermanas que quedaron en el pueblo las que tenían que aportar su trabajo a la hora de bajar a espalar. Lo peor era cuando después de una caminata al bajar y subir unos cuantos kilómetros por la nieve, con lo que eso cansaba, se ponía a nevar de nuevo dejando el trabajo realizado convertido en nada y, así, vuelta a empezar otro día. Eso ahora con los medios que existen y con el cambio climático parece un espejismo pero los que lo padecieron no lo olvidan.
P.D. No deben dejar de ver la exposición de cuadros del pintor leonés, FITO DE MANUEL, que se expone en la Sala Provincia de martes a viernes hasta el 27 de febrero de 11 a 14 h. y de 17 a 20 h. Un lujo para León.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 
Gente Digital en Facebook

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres