martes, 5 de julio de 2022 18:38 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente en León

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
Mentiras y engaños

Paripé eclesiástico

VergúnezaA debería darnos el paripé que montaron el Gobierno y la Conferencia Episcopal el pasado lunes, a propósito de las inmatriculaciones que ha realizado la Iglesia entre 1998 y 2015 y con el cual, se mira para otro lado en uno de los robos más escandalosos que se han podido dar en un país de esos que se dicen democráticos. Aunque esto de la democracia y la justicia, ni existe ni parece que vaya a existir en los próximos años en nuestra piel de toro.

Archivado en: Nicolás Pérez Hidalgo, iglesia, inmatriculacioes de bienes, José María Aznar, Franco,

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar

Nicolás Pérez Hidalgo
28/1/2022 - 01:10

Por si alguien no se ha enterado aún de qué va la vaina, les cuento que la iglesia (santa, católica, apostólica y trincona hasta la médula) viene quedándose con cosas (casas, fincas, huertos, iglesias o catedrales) repartidas por toda España al amparo de una norma franquista, por la cual Paquito pagaba lo mucho que le habían apoyado en su cruzada contra los rojos y demás escoria en este país. Como eso les parecía poco, allá por el 1988 Aznar le dio un pequeño empujoncito al latrocinio con su reforma de la ley hipotecaria, animando a que la iglesia trincara un poco más. No tenían que presentar ningún título de propiedad y el precio de algunas cosas fue irrisorio (un simple euro valía).
De poco ha servido el trabajo que decenas de asociaciones y particulares, han venido desarrollando para que les devuelvan lo que los obispos se han metido en sus bolsillos, simplemente diciendo que aquello era suyo y punto.
El pasado lunes, a cambio de reconocer que unos cuantos bienes fueron inscritos erróneamente por la iglesia, se asumió que otros 34.000 inmatriculados también por obra del espíritu santo entre 1998 y 2015 (alrededor de 100.000 desde el 1946 cuando empezó el lio) ya son legalmente suyos y ni dios va a poder devolvérselos a sus propietarios legítimos. Menos mal que tenemos un gobierno progresista y de izquierdas, que si no...
Con ello, el 80% del patrimonio histórico del estado queda en manos de la iglesia, seguirán manteniéndolo con el dinero público y además nos cobrarán por visitarlo. Son casos llamativos los de la mezquita de Córdoba, la Giralda de Sevilla, la Seo de Zaragoza o la del Buen Pastor de San Sebastián, pero no son menos importantes las casas y fincas que en numerosos pueblos los vecinos construían y cedían a los curas y que poco a poco una vez inmatriculadas los obispos ladrones fueron vendiendo con total impunidad. ¡Qué país de ladrones!

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 
Gente Digital en Facebook

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres