domingo, 3 de julio de 2022 09:56 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente en León

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
con la venia señoría

Consagrados a divinidad

Muchos de nosotros hemos contribuido al descubrimiento de aquella crisis de valores que nos ha hecho sentir desde entonces más herméticos y escépticos con nosotros mismos, pero que en cierto significativo criterio, hubiéramos podido relacionar con casi todo lo observable, quizá como cura apremiante hacia todo y ante la solución para una gran mayoría de problemas.

Manu Salamanca
06/5/2022 - 01:10

No hay nada más placentero que importarse a uno mismo y cuando empecemos a querernos de verdad, comenzaremos a vislumbrar la claridad de nuestro tortuoso y largo túnel. Seguro que a partir de entonces, nos sentiremos de otro modo distinto e increíblemente optimista, nuestras relaciones con los demás mejorarán, al igual que otras sensaciones negativas que se irán disolviendo, dando lugar a otras nuevas, como tan satisfactorias se incorporen.
La crítica será constructiva, la misma nos ayudaría a no tropezar, sobre todo, romperá el espíritu batallador que idealicemos irrumpiendo en todo lo que hagamos posible. Hemos de manifestarnos con orgullo y en cada diminuta acción que hagamos tangible a nuestros deseos, seguro que nos enriqueceremos lo suficiente, pero para sobre todo negarnos a criticarnos en exceso, (no es más grande aquel que ocupa más espacio, sino quien deja más vacío en su ausencia). Sed felices, vivir en guerra con las propias pasiones, pero en paz con los demás.
Si nos aceptamos como somos perdonaremos todo, dejando que el pasado se vaya en ese preciso momento en el que nuestro entendimiento, obre en conciencia pero con todo el conocimiento que hemos empleado, creceremos sin duda, acrecentaremos una fuerte personalidad que definiremos con absoluta necesidad y proeza.
Dejemos de aterrorizarnos con extrañas fobias y cuestiones que meditemos en nuestra cabeza, diseñemos una nueva imagen mental que nos proporcione más bienestar, cambiemos de pensamiento y nuestro estado emocional cambiará radicalmente. Seamos amables y educados, sobre todo pacientes con nuestros semejantes, pero como lo haríamos con alguien al que realmente amamos y respetamos. Sintonicemos nuestro cuerpo, tonificando cada movimiento envolvente despertando a la vida. Ámate a ti mismo y como principio de una historia de amor etern. Por tanto, celebra tus propias victorias, porque nadie más que tú, entenderá realmente el trabajo que te costó alcanzarlas. Los sueños son la meta, la imaginación su transporte, y la realidad, queridos amigos, es el definitivo punto de partida, ¿Sabéis qué tipo de combustible necesitamos para tener vitalidad? Vivir la vida como si fuera un bonito sueño que nunca termine.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 
Gente Digital en Facebook

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres