lunes, 16 de mayo de 2022 13:09 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente en León

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
Un amigo de León

De ayer a hoy

Cuando uno era pequeño e iba de la mano de tus progenitores por la calle de paseo, te parabas delante de cualquier escaparate y clamabas a voces para que te compraran algo de lo que habías visto. En aquellos años era lógico que te encapricharas por todo lo que veías, cuando lo primero era tener para comer y vestirte, aunque fuera a costa de llevar los pantalones remendados, y lo ultimo que pensaban los padres era en comprarte cualquier juguete o golosina fuera de las fechas señaladas -Reyes, cumpleaños, Primera Comunión,...-.

Archivado en: Maximino Cañón, tiendinas de barrio, juguetes, pantalones remendados

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar

Maximino Cañón
13/5/2022 - 01:10

Hoy, por suerte, las cosas han cambiado y muchas de aquellas cosas que se hacían desear entonces, hoy están al alcance de la mayoría de las personas gracias a las enriquecidas entidades bancarias, o las llamadas de ahorro, es más fácil acceder a algunos caprichos, la mayoría de las veces, siempre que tengas con qué responder.
El problema de esta situación viene cuando, a la hora de responder haciendo frente a los plazos que te han establecido, no tienes saldo en la cuenta. Ahora que, por una situación nunca deseada, tengo que hacer algunas compras yo mismo, me doy cuenta de lo que es saber comprar, y mucho más cocinar, aunque en mi caso, gracias a mi nuera y a mi hijo estoy magníficamente atendido.
Yo siempre fui poco amigo de anotar a la hora de efectuar la compra diaria, mayormente porque quizás, por una mala costumbre, y con la mejor intención en otros tiempos de nuestras madres, casi se nos eximía de cualquier labor hogareña por el mero hecho de ser hombres. ¡Qué sociedad más machista! Mi gran amigo Andrés M.Trapiello, en una situación como la mía, me da cien vueltas en la realización de las labores caseras así como en efectuar la compra diaria, Cada día descubro alguna faceta más sobre el trabajo desarrollado por la compañera o esposa, sin que, en la mayoría de los casos, tuvieran nuestra comprensión.
Atrás quedaron aquellas "tiendinas del barrio" donde ibas con el recado que te había escrito tu madre en un trozo de papel para que no se te olvidara y para que no compraras ni más ni menos que lo mandado. Hoy vas a gran almacén a por unas botellas de agua (por ejemplo) y al final sales con el carro lleno de cosas que en muchos casos no necesitabas. Ahora entiendo cuando pedías el bocadillo más grande y dejabas la mitad y te decían, con razón, "tienes más grande el ojo que el papo".
P.D. Siempre conmigo.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 
Gente Digital en Facebook

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres