sábado, 28 de enero de 2023 20:01 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente en León

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
con la venia señoría

Fría y larga noche que no acaba

Nuestra sensibilidad nos delata de continuo. ¿Acaso no es verdad que, si exteriorizo del rostro unas lágrimas y delante de alguien, no me sentiré un poquito más vulnerable? ¿Incluso, si quiero besar y me rechazan, no me sentiría igualmente contrariado, por lo que quizá no debiera mostrar mis sentimientos?

Archivado en: Manu Salamanca, Fría y larga noche que no acaba

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar

Manu Salamanca
21/10/2022 - 01:10

La devoción que por todo lo humanamente emocional y sensitivo se crece, por ejemplo, hacia la belleza de una mujer como por la música, tal vez como expectación de cualquier pintura que pudiera agradar, al igual que por una descomunal escultura, etc. Es una verdadera muestra de debilidad; en mi opinión es la certeza que la inteligencia resalta virtuosa y en el excelente acoplamiento de ciertas directrices emocionales. Es fácil recordar para quien tiene memoria, en cambio olvidar es muy difícil para quien tiene corazón.
Muchos reaccionamos de manera altamente sensible. Por ello conservamos ciertas características y, que ante una crítica a destiempo que pudiera llegar a ser capaz de acribillar nuestra conceptual conducta, programada siempre con ese doble lenguaje que una espiritualidad firme pone sobre la mesa, pero como la mejor baza de cartas, que tan sólo no participan en el juego, sino que, sirven incluso para ganar. Hemos de responder con comentarios u opiniones inteligentes a aquellos que imponen con desafíos impropios la opinión negativa y autoritaria de su intratable modo de proceder.
La delicadeza y su capacidad de observación nos hacen apreciar la tranquilidad de cualquier entorno, lo bello de los lugares, la tranquilidad de cualquier acomodo, siendo receptivos a cualquier clase de sonidos suaves y relajantes. Incluso como amantes de la soledadreflexionaríamos mucho más sobre su existencia.
Hemos de implicarnos en transmitir entusiasmo. La pasión es contagiosa, la empatía es clave con los demás, la misma debe identificarse como propia, esta claro que nuestra asombrosa imaginación, lleva arrastrándonos en medio de la quietud de todos nuestros pensamientos, quizá con el fin de llegar a sentir con plenitud todos nuestros sueños, pero con esa perspectiva más clara en la simple confección de sus ideas. Nuestra mejor singularidad ética debe contribuir a unas mayores emociones. Sigue siendo importante encontrar un buen momento para exteriorizar la auténtica dedicación en favor de su altruista convocatoria. Nuestra piel es como el árbol que azota el viento con expresión de una flor, quizá dentro de esa voz dormida de pájaro que hace estallar nuestro silencio, estremeciéndonos quizá, en la "fría y larga noche que no acaba".

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 
Gente Digital en Facebook

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres