sábado, 2 de marzo de 2024 04:19 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente en León

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
De vez en cuando

El obispo de León y el Barrio Húmedo

Hasta no hace tantos años, a los curas, en general, se les veía y se les trataba de una manera especial. Con diferente talante y otras formas. Y, en este sentido, hay quien dice que cuando ‘colgaron' la sotana y se vistieron con el alzacuello (deséchese el anglicismo clériman), como signo externo de su condición, la cosa cambió. Mera leyenda. El hábito nunca hizo al monje.

Julio Cayón
03/2/2023 - 01:10

Uno de los sacerdotes que más se destacó en León en la reciente época fue el párroco del Mercado -en realidad era ecónomo-, el siempre celebrado y recordado don Enrique García Centeno, que fallecía el 7 de marzo de 2017, víspera de su 82 cumpleaños. De fuerte carácter, don Enrique, celoso de su ministerio, era, a la vez, un cura de la calle. Muy urbano. Salía y se mezclaba con la gente, alternaba, jugaba la partida -era ‘maestro' del mus- y todo el mundo lo conocía. Era uno más. Y, como tantos y tantos, también había ‘aparcado' la sotana salvo el Viernes de Dolores, con motivo de la clausura de la novena a ‘La Morenica' y la posterior procesión.
Pues bien, salvando las distancias por motivo del cargo y del encargo, el obispo de León, el padre Luis Ángel de las Heras, claretiano de vocación y condición, recuerda mucho a don Enrique. De las Heras sale a la calle, accede a un bar del Barrio Húmedo con unos amigos y se toma un ‘chato' -que diría el amigo Celes- con la mayor naturalidad. Pasea y conversa, escucha y atiende con cercanía y cariño a cualquiera que se le acerca. Dicho de otra manera, pone en práctica, con los pies en el suelo y sin aspavientos, lo que le dicta su condición de pastor. Y ese añadido a su responsabilidad eclesiástica es, precisamente, lo que le viene dando ‘cartel' en la capital leonesa. Y lleva poco más de dos años al frente de la diócesis.
A los leoneses de toda condición y sentimientos se les había olvidado lo que era un obispo. Y así, se echaba de menos una actitud y una fraternidad más vecinal. Más consolidada. Faltaba proximidad desde la casa Episcopal y, por lo tanto, afecto. El padre Luis Ángel, el señor Obispo, lo ha entendido a la perfección. La Iglesia Católica no vive sus mejores momentos debido a diversas y variadas cuestiones, por lo que resulta imprescindible su incardinación sin fisuras en esta nueva sociedad tan mediatizada.
La mala noticia -si es que al final se confirma- es que al prelado de San Froilán el Vaticano se lo quiere llevar para Madrid. De arzobispo. Ni más, ni menos. Y vuelta a empezar. Una pena para la iglesia de León. Y para todos los ‘parroquianos'.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 
Gente Digital en Facebook

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres