martes, 18 de junio de 2024 18:28 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente en León

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
mentiras y engaños

De compras e insultos

La campaña de las municipales y autonómicas discurría sin pena ni gloria, porque la gente ya está casada de vivir en una precampaña perpetua, cuando apareció el chanchullo de la compra de los votos en Melilla, al que se le fue uniendo también el de Mojácar en Almería y quizás haya habido alguno más en algún otro sitio. No es de extrañar que también haya llegado a la política la ley de la oferta y la demanda para meter la papeleta en la urna. Ya que todo tiene un precio y todo se compra y se vende, los votos no iban a ser una excepción.

Archivado en: Nicolás Pérez Hidalgo, compra de votos, Melilla, Mojácar, Vinicius

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar

Nicolás Pérez Hidalgo
26/5/2023 - 01:10

La compra de voluntades no es nueva en nuestra pseudodemocracia, pero nunca había sido tan burda y descarada, como lo que vamos conociendo. Tampoco parece ser que esto del mercantilismo electoral sea exclusivo de un partido, así que la sospecha de fraude sobrevuela por todas partes, sobre todo cuando se ve a los carteros escoltados por la guardia civil.
En esas estábamos cuando Vinicius echó un capote al toro del aburrimiento y puso el estadio patas arriba. Al grito de "tonto, tonto" se lio la marimorena en Mestalla y no ha habido un estamento que no se haya pronunciado al respecto, desde aquí hasta el Brasil. Incluso la Organización de las Naciones Unidas (la ONU) ha tenido que decir algo, por aquello de no quedarse en fuera de juego. Que si Valencia es racista, que si España es un país racista, que si esto es intolerable, que si ahora los brasileños hacen patria y causa común, mientras las poblaciones indígenas de la Amazonía están en las últimas, ...etc...etc. Pero la realidad es mucho más simple que todo esto. En el pan y circo futbolístico, nadie va a poder poner puertas al campo, porque toda la vida se ha ido a vociferar, y a gritar para conseguir que gane tu equipo. Si hay que provocar e insultar hasta desquiciar al mejor jugador del equipo contrario, pues se hace y punto. Eso es lo que sucedió el pasado domingo. Y esto ha sido así desde que la señora María bajaba al campo a insultar a los jugadores del equipo contrario y al árbitro cuando no pitaba a favor del Astorga. Qué está mal insultar a alguien, claro que sí y habrá que desterrarlo. Pero en todo caso, alguien tiene que decirle ya a Vinicius que deje de mirar a la grada y de escuchar a las señoras María.

 

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 
Gente Digital en Facebook

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres