martes, 20 de abril de 2021 18:51 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente en León

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
señala que el proyecto es "injustificable"

El PP acusa al alcalde de impedir el disfrute de Papalaguinda por su deseo personal de acabar con el Rastro

“Para el alcalde socialista Francisco Fernández todo vale. El fin justifica los medios. Ha alcanzado su objetivo: acabar definitivamente con el Rastro”. Con estas palabras, la concejala del Partido Popular en el Ayuntamiento de León, Mercedes Moro, acusó hoy al regidor de haber gastado 600.000 euros de las arcas municipales (250.000 euros ahora y 350.000 el año anterior) en las obras de remodelación del Paseo de Papalaguinda para impedir a los leoneses el disfrute de la mejor zona verde de la ciudad sólo por el “expreso y personal deseo” del alcalde de acabar con el Rastro dominical.

Archivado en: PP, Ayuntamiento de León, Pocoyó, parque, Papalaguinda, rastro, alcalde, Francisco Fernández, Mercedes Moro

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar

gentedigital.es
10/11/2010 - 13:53

“El fin perseguido está logrado, ha acabado el Rastro. Aquel mercadillo que contribuía al agradable paseo los domingos por la mañana para los leoneses ya no existe, ha machacado a los comerciantes y a los aficionados al mismo, -entre los que me incluyo-, y ha perjudicado a los establecimientos de su entorno, que se beneficiaban de la masiva afluencia de gente al mismo. Para el alcalde todo vale, y finalmente ha conseguido lo que tanto ansiaba”.

Moro apuntó que, de hecho, los socios de gobierno del PSOE, los leonesistas Javier Chamorro y Gema Cabezas, han coincidido en señalar que la única finalidad de las obras de Papalaguinda era “evitar a toda costa” el regreso del mercadillo dominical al paseo. “El propio vicealcalde Javier Chamorro así se lo ha dicho al regidor: ‘Haz lo que quieras porque fuiste tú el que encargó el proyecto para que no pudiera volver el Rastro’”. Para la edil popular este cruce de acusaciones entre PSOE y UPL ante la responsabilidad de las obras resulta “intolerable”, por lo que no dudó en calificar de “bochornoso” el “espectáculo al que estamos asistiendo los leoneses” por parte de un gobierno municipal que “se tira los trastos a la cabeza unos a otros, elude su compromiso con los leoneses y lo contamina todo con la improvisación y la falta de análisis de las que hace continuamente gala”.

“¿Cómo es posible que ahora la concejala de Obras se desmarque del proyecto y eche las culpas al alcalde? Si Cabezas no es responsable, ¿quién lo es entonces? ¿Es suficiente que no le guste a la edil de Obras un proyecto para no hacerse cargo de él y evadir así la responsabilidad ante unos resultados cuanto menos peligrosos para los niños? ¿Qué va a hacer ahora Francisco Fernández? ¿Evadir su parte de culpa? ¿Esconder la cabeza? ¿Hasta cuándo vamos a tener que soportar los leoneses esta falta de estudio y constante improvisación? ¿O acaso tiene previsto proponer un protocolo de actuación?”, preguntó.

EL DELITO DE OMISIÓN DEL ALCALDE
La concejala del Grupo Popular reprochó al alcalde que encare los asuntos y las inversiones municipales “como si de un hobby se tratara”, ya que “dependiendo de si le gustan o no, asiste o deja de asistir”. “Da la sensación de que el alcalde y su equipo no tienen conciencia de lo que es gobernar. Cuando uno gobierna tiene que dirigir, le guste o no, y cuando, por no dirigir, se lleva a cabo algo peligroso o inadmisible para la ciudadanía, se está cometiendo un delito de omisión. Aunque francamente, en este caso, la omisión parece que alcanza a todo el equipo de gobierno: al regidor socialista, a la concejala de Obras, al concejal de Urbanismo…”

Moro pidió al alcalde de León y a la propia concejala de Obras que detallen ante los leoneses su opinión no sólo de las obras de Papalaguinda, sino de todas las que en un futuro se van a acometer en la ciudad, porque “cuando ya están ejecutadas, no tienen marcha atrás, y para muestra un botón: las obras en la avenida Fernández Ladreda preocuparon y mucho a la ciudadanía, por la nefasta conclusión que llegaron a tener”.

“Y lo mismo ocurre, -añadió la edil-, con otras tantas obras que están ahora mismo en proyecto, -como son el vial que arrasaría los restos arqueológicos del poblado romano encontrado  en Puente Castro o la mini-glorieta que pretende unir Mariano Andrés con Álvaro López Núñez-, porque si no, al final nos encontramos con obras que nadie quiere asumir, pero que todos padeceremos”.

“Deben explicar si asumen las obras y cuál será su resultado final”, apuntó Mercedes Moro, quien señaló que, de esta forma, se podrían evitar episodios “tan desagradables” como el vivido con Papalaguinda, en las que el alcalde socialista ha dado la impresión de “lavarse las manos y querer descargar la responsabilidad en los vecinos, cuando desde luego no han sido precisamente éstos los que propusieron un parque infantil en dicha ubicación”. “El paseo de Papalaguinda cuenta con 90.000 metros cuadrados de superficie y, tal y como ha venido denunciando el Grupo Popular, se ha elegido la peor, enjaulando a los niños y enjaulando también de forma ostensible a todo el que circule por la zona”, concluyó la edil.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres