miércoles, 2 de diciembre de 2020 07:39 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente en León

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
CONSTITUCIÓN DE LA DIPTUACIÓN

Isabel Carrasco renueva su mandato con la "austeridad y la búsqueda de financiación" como ejes centrales

Los 25 diputados han tomado posesión de su cargo este lunes en un acto donde se ha hecho visible el compromiso con el medio rural así como el objetivo de fortalecer el rol de las Diptuaciones

Archivado en: León, Isabael Carrasco, Diputación de León, PSOE, PP

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar

gentedigital.es / A.C.
11/7/2011 - 15:13

Isabel Carrasco ha renovado este lunes su mandato en la Diputación de León gracias a la amplia mayoría que obtuvo el Partido Popular en las urnas el pasado 22 de mayo. Los 25 diputados, en su mayoría caras nuevas en la institución provincial, han tomado posesión de su cargo en un acto donde se ha hecho visible el compromiso de austeridad de la administración. Un acto que llega con dos semanas de retraso por las reclamaciones en los consistorios de Boca de Huérgano y Benavides de Órbigo.

La presidenta, que ha sido elegida con los 15 votos a favor de los diputados populares y con diez votos en blanco procedentes de los nueve socialistas y el de la UPL, ha tomado el cargo, que asume con fuerza y con la responsabilidad de trabajar por y para León desde la casa de la provincia.

Cuatro años en los que Carrasco apuesta de reforzar el papel de la administración provincia y revitalizar el mundo rural. Un gestión marcada principalmente por la búsqueda de financiación para la creación de empleo y la austeridad, pero "sin que eso suponga los leoneses pierdan los servicios públicos ni la calidad de ellos". Así, la presidente ha asegurado que llevar a cabo un recorte en los cargos de confianza en las vicepresidencias y una reorganización de la estructura administrativa de la Diputación adecuando las áreas a las necesidades de la administración provincial.

También ha apuntado Carrasco en su discurso que dará "prioridad a las personas con necesidades, creando dos nuevas áreas: la de Derechos Sociales y el de Centros de Atención Especializada".

Con esa misma intención dará también especial relevancia "a la oficina de Cooperación, con el objetivo de que sea un área para crear empleo, y a la oficina de Servicios y Asistencia de Municipios".

 En el PP la renovación se ha centrado principalmente en el partido judicial de León tan sólo repiten Isabel Carrasco, concejala por el Ayuntamiento de León, y Marcos Martínez, alcalde de Cuadros. Así, desde este lunes forman parte de la nueva corporación Miguel Ángel González Robla (alcalde de Soto y Amío), Emilio Orejas Orejas (alcalde de Valdelugueros), Teodoro Martínez Sánchez (alcalde de Villadangos del Páramo), María de la plaza Díez Martínez (alcaldesa de Mansilla de las Mulas) y Mª Isabel Fresno Fresno (alcaldesa de Vegaquemada).

Por su parte, en el partido judicial el PP mantiene su apuesta por los representantes de la anterior legislatura y vuelven a sentarse en la bancada de la Diputación Raúl Valcarce (alcalde de Carracedelo), Jaime González (concejal en Bembibre), José Antonio Velasco (alcalde de Congosto) y José Manuel Blanco González (alcalde de Priaranza del Bierzo). Por su parte, repiten el representante por el partido judicial de Sahagún (Lupicinio Rodrigo) y se incorporan Francisco Javier García Álvarez, José Manuel Moro Carrera y Miguel Ángel Egido, por los partidos judiciales de Cistierna, Astorga y La Bañeza, respectivamente. 

Por su parte, Lázaro García Bayón repite como representante de la UPL mientras que en la bancada del PSOE incorporan a caras conocidas de la política, como Iban García del Blanco o María Eugenia Gancedo, ex alcaldesa de San Andrés del Rabanedo. Diputados del sector oficial que se verán obligados a compartir bancada con los diputados del sector ‘critico' tras su victoria en el partido judicial de El Bierzo. 

  EL DISCURSO DE ISABEL CARRASCO.

Distinguidas autoridades civiles, militares y eclesiásticas; queridos compañeros del Grupo Popular, que de nuevo me habéis confiado esta responsabilidad; diputados del resto de grupos políticos; alcaldes, concejales de nuestra extensa y querida provincia; trabajadores de la Institución, amigos y amigas todos que abarrotáis este salón de plenos y que sentís como nadie León.

Gracias a todos.

Una gratitud que quiero personificar, concretar, porque es de justicia hacerlo. Gracias a todos los ciudadanos de la provincia por haber apostado de una forma mayoritaria por las siglas del Partido Popular. Su confianza, unida al trabajo y esfuerzo realizado por todos y cada uno de los candidatos municipales, ha posibilitado que hoy esté de nuevo aquí.

Gracias a todos los diputados que han ocupado estos escaños la anterior legislatura y que ya no nos acompañan. Quiero agradecer su trabajo en favor del desarrollo provincial.

Y gracias a los que hoy repetís en esta Corporación y os incorporáis de nuevo, porque sé de vuestro compromiso por defender los intereses de nuestros ayuntamientos de una forma honesta y responsable.

Agradecimientos que hago extensible a los medios de comunicación, que constituyen una pieza clave para el desarrollo de una sociedad cada vez más informada y comprometida, por su tiempo y dedicación a esta institución. Una estimable tarea que espero que continúe.

A los trabajadores de la Institución Provincial, como parte indispensable e imprescindible para poder ofrecer a los ciudadanos unos servicios de calidad. Gracias por su profesionalidad y buen hacer para que cada día esta administración sea más eficaz y eficiente, más cercana a los leoneses.

Y por supuesto, mi gratitud más personal y sentida, a mi familia, mis amigos, a las personas que siempre han estado ahí, que han sacrificado su tiempo y que han aguantado la difícil tarea de estar junto a una persona que se dedica en cuerpo y alma a este complicado trabajo. Gracias por su apoyo y comprensión porque sin ellos no estaría aquí.


SEÑORAS Y SEÑORES...


Es la segunda vez que tengo el honor de exponer mis objetivos como Presidenta de la Diputación ante todos ustedes, y lo hago con el mismo entusiasmo e ilusión que hace cuatro años.

Con fuerzas renovadas, esperando estar a la altura tras el abrumador apoyo recibido por el partido que represento en todos y cada uno de los rincones de nuestra extensa provincia. Asumo de nuevo la Presidencia como un reto, como una gran responsabilidad. Y prometo llevarla a cabo bajo un único objetivo, trabajar por León.

Y lo haré desde esta sede de la Diputación, la Casa de la Provincia. La casa en la que todos los ayuntamientos se sientan representados, donde cada uno de los municipios tenga el espacio e importancia que sin duda se merecen. Una casa en la que se identifiquen todos los leoneses, pero especialmente los ciudadanos residentes en los 208 municipios de menos de 20.000 habitantes de nuestra provincia. Y es que hoy, especialmente hoy, es el momento de expresar públicamente la apuesta decidida de esta Institución por el mundo rural.

En este salón de plenos, ante la sociedad leonesa hoy aquí representada, reitero mi firme compromiso con la provincia; mis ganas de trabajar de forma incansable por cada uno de los ayuntamientos de León, por los más de 1.400 pueblos repartidos por la geografía leonesa. Me presento ante todos vosotros con el entusiasmo y ganas que exige este puesto para buscar soluciones a los problemas que demanda la sociedad actual.

Y es que, entre los cargos que he tenido la oportunidad de ostentar, quizá sea el de Presidenta de la Diputación el que me ha permitido conocer en profundidad la realidad de nuestra provincia; su singularidad, sus costumbres, sus arraigadas raíces y sus muchas necesidades. Me ha permitido estar cerca de los alcaldes, concejales y ciudadanos de cada uno de los municipios, los verdaderos protagonistas de la Administración Local. Personas que trabajan sin descanso por sus pueblos y que en su mayoría ejercen el servicio público de forma altruista. Mi reconocimiento público a su dedicación, noble y sacrificada, tan a menudo ingrata y tantas veces desagradecida; que sólo se ve recompensada por la satisfacción de lograr lo que su pueblo necesita, lo que sus vecinos requieren.

De ahí, que hoy renueve mi compromiso con todos y cada uno de nuestros alcaldes, concejales y presidentes de juntas vecinales.


Esta legislatura comienza en circunstancias muy diferentes a la del año 2007. La profunda crisis económica, a la que no es ajena la Administración Local, nos obliga a nuevos planteamientos. Por ello, hoy os traslado que el mandato que ahora iniciamos estará también sustentado sobre un pilar básico, la austeridad.

Es nuestra obligación continuar con el plan de austeridad iniciado por esta Institución. Y es que, la Diputación, consciente hace tres años de la crisis en la que nos veíamos inmersos, impulso una serie de medidas en busca de ahorro. Así, cabe recordar que se redujo el gasto corriente, se amortizaron puestos de confianza, se rebajaron los sueldos de los diputados y personal eventual, se redujo el uso de coches oficiales y telefonía móvil y se elaboró un plan de austeridad que nos permitió, entre otras cosas, que nuestros municipios no vieran reducida la aportación de la Diputación en todas las obras que se ejecutan a través de los planes provinciales.

Una austeridad en la que insistiremos día a día, pero que no debe ser entendida por los ciudadanos como la eliminación de servicios o la reducción de calidad de los mismos. El objetivo del ahorro no es otro que hacer más con menos, eliminando los gastos superfluos, actuando con responsabilidad para lograr una mejor gestión de los escasos recursos con los que contamos.

Por eso, continuaremos con el control del gasto corriente; elaboraremos un plan de ahorro; fomentaremos la cooperación intermunicipal para que los ayuntamientos puedan ofrecer determinados servicios de forma conjunta, reduciendo costes y siendo más eficaces.

Todo ello bajo la clave de la transparencia, como medio para luchar, no sólo contra esta crisis económica, sino contra la crisis de confianza en las instituciones extendida entre los propios ciudadanos.

Y al compromiso con León y a la austeridad como pilares del mandato 2011-1015, debo añadir el de la búsqueda de financiación y la creación de empleo como ejes de actuación del próximo gobierno provincial.


Porque la financiación de la administración local en general, y de las diputaciones en particular, no es sólo un problema derivado de la actual crisis económica. Más de treinta años no han sido suficientes para reconocer el relevante papel jugado por los ayuntamientos y diputaciones como columna vertebral de la Democracia. Después de su compromiso en la consolidación del Estado de las Autonomías emanado de la Constitución, es el momento de atender las demandas de los municipios y diputaciones. La financiación, antes y ahora, continúa siendo un problema que debemos resolver.

Y lo haremos, como digo, primero desde la propia Diputación. Generando más recursos propios con un plan de mejora de la gestión de los servicios y una reorganización de nuestra estructura administrativa. Siempre, como ya he dicho, sin que ello suponga un coste añadido para los ciudadanos ni un recorte de los propios servicios.

Del mismo modo, desde la lealtad y la colaboración, reivindicaremos a la Administración Autonómica el desarrollo del Pacto Local con el objetivo de lograr la financiación suficiente para la óptima prestación de los servicios municipales. Mi intención será apoyar las iniciativas que la Junta de Castilla y León emprenda en esta línea. Buscaremos el máximo consenso, pero no renunciaré al máximo beneficio que se merece el conjunto de los leoneses. Mis acciones estarán regidas por un espíritu reivindicativo y de lucha para obtener las mejores condiciones para el ejercicio de las funciones que tiene encomendadas la Diputación, siempre desde del respeto y el diálogo.
Reclamamos, por ello, un Pacto que dote de nuevos e importantes recurso económicos a las entidades locales. La finalidad es contar con una mayor autonomía administrativa y política y poder mejorar la prestación de los servicios públicos que destinamos a los ciudadanos.
Y, del mismo modo, exigiré al Gobierno Central que se aborde la reforma de la Financiación Local, la tan demandada segunda descentralización, que nos permita clarificar el sistema competencial y dotarnos a las diputaciones y ayuntamientos de los medios suficientes.
Además, en esa búsqueda de financiación, entiendo a Europa como un espacio donde encontrar los recursos económicos con los que paliar de algún modo los recortes que hemos sufrimos en los últimos años por otras administraciones. La Unión Europea es un yacimiento de subvenciones y ayudas que está por explorar y que no vamos a perder la oportunidad de solicitar y exigir. Queremos que nuestros municipios, a través de la Diputación, tengan la posibilidad de encontrar su espacio en Europa, y así demostrar su permanente afán de superación y de mejora.

Una estrategia para lograr una mayor financiación que tiene un objetivo final, crear empleo. Como ya lo hicimos en los últimos dos años con el Plan Labora, un proyecto que posibilitó la formación de quinientos leoneses, especialmente mujeres del ámbito rural, con la incorporación al mundo laboral del 20% de ellas. Sobre todo en labores de atención social.

Ese es el camino, dentro de nuestras escasas competencias en esta materia, una mayor financiación permitirá crear puestos de trabajo vinculados a los planes de obras provinciales, donde se seguirá primando a las empresas de León. Seguiremos haciendo esfuerzos por mantener la aportación de los planes, por no rebajar un euro de los mismos, pese al fuerte recorte que hemos sufrido del gobierno central, como un medio imprescindible para generar empleo en el mundo rural.


Y llegados a este punto, señoras y señores diputados, quiero expresar como una de las prioridades de este mandato, mi compromiso en la defensa a ultranza del papel de la Diputación. La Administración más querida por los leoneses, más valorada por nuestros pueblos, más cercana y eficiente.
No debemos olvidar, que la propia Constitución Española de 1978, para mejorar la calidad de vida de las personas en el mundo rural, atribuye a las Diputaciones Provinciales un reconocimiento y protagonismo expreso en la organización territorial del Estado, al disponer en su artículo 137, que "el Estado se organiza territorialmente en municipios, en provincias y en las Comunidades Autónomas que se constituyan".
Por lo que creo firmemente que algunos hablan con ligereza de su desaparición cuando está consagrada su función en la Carta Magna, lo que conllevaría una reforma de la Constitución.
Frente a los ataques de aquellas personas y partidos que equivocadamente abogan por su eliminación, quiero hoy reiterar la defensa del papel esencial que juegan las entidades locales, especialmente las diputaciones, en el progreso social y económico que deseamos para el conjunto de los ciudadanos.
Es la hora de revitalizar el papel de las diputaciones para que sean un motor que ayude en la lucha contra la crisis y el paro. Tanto yo como mi partido defendemos su revitalización. Diariamente nos planteamos como dimensionar su papel para que sean aún más útiles para la sociedad, porque considero que el hecho de que existan 208 ayuntamientos con menos de 20.000 habitantes ya justifica el papel de esta institución provincial.
En esta línea, es el momento de redefinir, de reorganizar la estructura general de la administración pública; las competencias que deben ser asumidas por el Gobierno central, las comunidades autónomas y las entidades locales con el fin de eliminar duplicidades y de cumplir con el principio de subsidiariedad, que dice que la administración más cercana al ciudadano debe ser la encargada de asumir la competencia y prestar el servicio.
Y sinceramente, creo que la cercanía de las diputaciones a los ciudadanos justifica el recibir competencias que hoy asumen desde la distancia otras administraciones, siempre y cuando estén acompañadas de la financiación oportuna. Decimos sí, desde la cooperación, a la reordenación del territorio que anuncia la Junta de Castilla y León. Pero nunca en perjuicio del papel que eficazmente desempeña la Diputación o en detrimento de la prestación de los servicios que reciben los leoneses que viven en el medio rural.
Mi partido es consciente de esto y me sumo, como Presidenta y miembro del esta organización política, al compromiso del Partido Popular de crear una Carta Provincial de Servicios que actualice cometidos, especialmente en la función de asistencia y cooperación con los municipios más pequeños o medianos, dentro del ya comentado plan de revitalización necesario para las diputaciones.

SEÑORAS Y SEÑORES DIPUTADOS


Y una vez descritos los principios, permítanme que avance las líneas de trabajo que pretendo desarrollar para el gobierno de esta institución en los próximos cuatro años. Un camino que tuve el honor de iniciar en el 2007 y que, como ya he comentado, recorreremos juntos bajo los criterios del compromiso con León, la búsqueda de mayor financiación para crear empleo, la defensa sin paliativos de las diputaciones y, sobre todo, la máxima austeridad.

Así, anuncio que disminuirá el número de vicepresidencias; se reducirá el número de cargos de confianza, de la misma manera que se reorganizará la estructura general y administrativa de la Diputación, adecuando las áreas y la plantilla a las nuevas necesidades que demandan los ciudadanos.

Todo ello, con la única intención de mejorar la calidad de los servicios que ofrece esta Institución, que cada día debe ganar en modernización y eficiencia. Para ello, espero contar con el apoyo de los agentes sociales, convencida de que compartirán la idea de conseguir una Administración más ágil, flexible y eficaz. Con el fin último, y principal, de mejorar la calidad de vida de los leoneses a través de los servicios que se prestan a los municipios.

Para ello, habrá dos áreas: Cooperación y Servicio de Asistencia a Municipios (SAM). El objetivo es que ambas salgan reforzadas. Impulsaré Cooperación para, además de ser la oficina desde la que se planifica la red de equipamientos necesaria para nuestros pueblos, convertirla en un área capaz de generar riqueza y empleo en el medio rural a través de los planes de obras y servicios. Mientras que el SAM, debe convertirse en una herramienta básica y útil para los ayuntamientos y juntas vecinales, un lugar de referencia, y no sólo en un espacio puramente administrativo. La gestión pública debe orientarse al ciudadano, a satisfacer sus necesidades presentes y prever las futuras.

Debemos seguir con la extensión de las infraestructuras básicas a todos los pueblos de la provincia, al mismo tiempo que continuaremos con la mejora de nuestra red viaria. Más de 3.000 kilómetros de carreteras que nos obliga, como decía con anterioridad, a la búsqueda de financiación de otras administraciones. Y reitero, seré reivindicativa con el Gobierno Central y la Junta de Castilla y León para conseguirlo.

Pero, nuestra prioridad continuarán siendo las personas, con especial atención a aquellas que más lo necesitan, a través de dos nuevas áreas, la de Derechos Sociales y la de Centros de Atención Especializada.

Y permítanme en este punto una confesión; una de las satisfacciones más grandes que tiene este cargo, una de las razones por las que merece la pena trabajar al frente de la Diputación, son las más de 450 personas atendidas en los Centros de Discapacidad de Nuestra Señora del Valle, Cosamai y Sagrado Corazón y la residencia de la Tercera Edad de Santa Luisa. Son un ejemplo de superación diaria, de ternura sin límites. Por ello, una mención a la capacidad de entrega del personal de estos centros, que dependerán a partir de ahora de un área independiente.

Mientras que desde el área de Derechos Sociales seguiremos desarrollando programas para evitar la exclusión social. Pondremos nuestro pequeño granito de arena para erradicar la violencia de género y seguiremos impulsado la teleasistencia y la ayuda a domicilio, de la que se benefician cerca de 5000 leoneses.

Y no me puedo olvidar de nuestros inmigrantes y emigrantes. Este mandato continuaremos con los programas Añoranza y Raíces, dos proyectos que permiten regresar a su tierra a los leoneses que un día tuvieron que abandonar la provincia en busca de un futuro mejor, así como a sus hijos o nietos para que puedan conocer de primera mano la realidad de los pueblos y ciudades de los que partieron sus padres o abuelos.

Son más de 30.000 los leoneses que residen en el extranjero y no han olvidado su origen. Nuestro deber es contribuir a acercarles a su tierra, porque también son León, a pesar de la distancia. Volveremos a viajar para estar con ellos, y les llevaremos el cariño de toda la provincia. Trabajaremos por el bienestar de la colonia leonesa en el exterior a través de las Casas de León abiertas dentro y fuera de España, será el modo de hacerles sentir que como leoneses merecen nuestra permanente atención y desvelo.

Y continuaremos descentralizando la cultura; fue uno de los compromisos que adquirí en la pasada legislatura y del que me siento especialmente orgullosa. Ejemplo de ello es el Museo Etnográfico Provincial de Mansilla de las Mulas, cuyo éxito viene avalado por las miles de visitas recibidas en sus tres años de existencia. Como lo es el apoyo a las Escuelas y Bandas Municipales de Música, a través de las que se facilita la formación y participación ciudadana en la cultura. Y seguiremos llenando nuestros pueblos de talleres, teatro, conciertos, títeres... porque llevar las exposiciones a las decenas de casas de cultura repartidas por toda la geografía leonesa será de nuevo mi compromiso. Al igual que continuaremos con la restauración de nuestras iglesias y ermitas, nuestros pendones o elementos etnográficos singulares.

Y, como novedad, crearemos las Redes Culturales para la gestión y aprovechamiento de los equipamientos distribuidos por la provincia. En colaboración con los ayuntamientos queremos optimizar la labor de promoción y desarrollo cultural en todos y cada uno de los ayuntamientos de León. Daremos más pasos, y más decididos, para acercar la cultura con mayúsculas a los leoneses residentes en el medio rural.

Del mismo modo que conmemoraremos como se merece la aprobación de la Constitución de Cádiz en 1812, y con ella el nacimiento de la provincia y la Diputación de León. Será nuestra meta explicar el papel histórico que este acontecimiento tuvo para la mejora social, económica y cultural de nuestra provincia, y la oportunidad para reiterar la necesidad antes y ahora de una administración como la Diputación en León.

Un reclamo más dentro de nuestra amplia y valiosa oferta turística. Porque el turismo volverá a ser uno de los grandes ejes de la gestión en esta legislatura que hoy iniciamos. Durante cuatro años hemos sentado las bases para la promoción de una provincia envidiada por su riqueza natural y monumental. Aspiramos a convertirnos en el destino número 1 de turismo de interior. Y para ello, seguiremos impulsando todas nuestras potencialidades, como las derivadas de los deportes de invierno, con el desarrollo de las estaciones de esquí de San Isidro y Leitariegos.

Sin olvidar la Cueva de Valporquero, que trataremos que obtenga el reconocimiento público que se merece. Los miles de usuarios que han hecho uso de estas tres instalaciones de la Diputación, con los beneficios económicos que ello supone para los municipios ubicados en sus áreas de influencia, justifican que continuemos con su mejora y modernización.

En la provincia, lo tenemos todo. Un patrimonio paisajístico, cultural e histórico inigualable, que debemos seguir explotando desde la calidad. Pero, hasta ahora, nos hemos visto obligados a realizar dicha promoción en soledad.

Hoy, quiero aprovechar la presencia del alcalde de LEON, para invitarle a una promoción conjunta, a caminar en la misma dirección. Provincia y Ciudad de León son indivisibles y su promoción turística debe ser integral, siempre con la colaboración de los profesionales e industriales del sector, a quienes también llamo a participar, porque su contribución redundará en el crecimiento de un sector vital para la generación de economía y empleo en León.

Un turismo ligado a la gastronomía. Por ello, no descansaremos en nuestra apuesta por lo mejor de los productos de León, por lo mejor del creciente sector agroalimentario de la provincia, líder nacional en marcas de calidad.

Un sector, que a pesar de la crisis, se mantiene en el complicado mercado de la distribución a base de tradición, singularidad y esfuerzo. Un motor económico clave para nuestro futuro, tal y como lo ha entendido la Diputación. De la mano de los propios productores, contando con el sector, sólo teniendo en cuenta su beneficio, que es el de toda la provincia, la Diputación ha ejercido como locomotora.

Un apoyo al sector agroalimentario que demuestra la apuesta de esta Institución por el desarrollo rural. Un área en la que daremos continuidad a las políticas emprendidas hace cuatro años, con otras novedades que permitan que nuestra agricultura y ganadería miren con garantías al futuro. Habrá nuevas propuestas, como el aprovechamiento de las fincas de Bustillo y Almazcara para que se conviertan en campos de ensayo para nuevos cultivos, con especial atención al sector de la biomasa y a los cultivos energéticos. Pondremos la calidad en la producción en estas fincas al servicio de los agricultores y Consejos Reguladores.

En cuanto al Medio Ambiente, continuaremos de forma pionera con la implantación del proyecto León Espacio Verde, como elemento necesario para que los ayuntamientos mejoren su eficiencia en el ahorro energético. Impulsaremos políticas activas de mejora de nuestros recursos naturales, como el proyecto Life de reforestación en el puerto de San Isidro. Y continuaremos con el control de la calidad y mejora de abastecimiento de aguas; la gestión de los residuos y mantenimiento de depuradoras; la Escuela Taller de Medio Ambiente o los proyectos formativos en busca de fórmulas para el desarrollo de la provincia.

Y es que no olvidaremos la Educación como elemento fundamental de desarrollo de los municipios. La Educación para Adultos seguirá siendo uno de los programas a los que prestaremos especial atención, porque la oportunidad que ofrecemos a cientos de nuestros mayores del mundo rural de volver a aprender es una satisfacción que debemos compartir todos. Así, como los buenos resultados de los Cursos de Cualificación Profesional Inicial, que recuperan y preparan para el mercado laboral a jóvenes en riesgo de exclusión social.

Mantenemos los objetivos principales. Calidad de vida, empleo, servicios, modernidad, desarrollo... premisas que llevaré a cabo y para las que espero el apoyo de los agentes sociales y empresariales en los foros que se crearon hace tres años, la Mesa para el Diálogo Social y el Pacto Provincial por el Empleo, siendo pioneros en la Comunidad en esta línea de trabajo.

Son pequeñas pinceladas de un programa que poco a poco iré desgranando, a la vez que emprendamos las actuaciones que nos hemos propuesto. Ideas reales, compromisos firmes. Os garantizo mi dedicación en cuerpo y alma, y la de todo mi equipo, por un León mejor.

Quiero, asimismo, tender la mano a todos los ayuntamientos de los que espero colaboración y lealtad, trabajo conjunto para caminar de la mano en aquellos asuntos que atañen el desarrollo de la provincia. Así, como espero dialogo sincero y la misma cooperación en el Consejo Comarcal, porque el Bierzo, al que tanto quiero y admiro, tiene su propio espacio e importancia.

Y en este punto, apelo al dialogo, el respeto, la cordialidad y el trabajo conjunto de todos los integrantes de la nueva Corporación. Tiendo la mano a la oposición, y pido su colaboración en el trabajo que nos demanda la provincia para los próximos cuatro años; quiero una oposición constructiva en beneficio de nuestros pueblos, con propuestas e ideas que sigan el mismo objetivo, el desarrollo de nuestra querida provincia. Pido que se dejen a un lado los ataques personales, la intrusión en la vida personal de los cargos públicos como fórmula para acaparar titulares, acusaciones sin pruebas alejadas de la realidad y que entrañen otras razones que poco o nada tienen que ver con el quehacer de esta Institución.

Os pido lealtad y compromiso. Por mi parte, me ofrezco al diálogo y al trabajo para todo aquel que quiera dejarse la piel en beneficio de esta provincia.

Os invito a trabajar sin descanso por León. Para ello, las puertas de la Casa de la Provincia permanecerán siempre abiertas para todos ustedes.

Muchas gracias.

 

 

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres