viernes, 12 de agosto de 2022 23:40 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente en León

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
Entrevista/ humildad rodríguez, directora de la fgulem

“La Fgulem desempeña el papel que la ULE, las empresas y la sociedad esperan de ella"

Desde hace más de dos años Humildad Rodríguez dirije la Fundación General de la Universidad de León y de la Empresa (Fgulem), meses durante los que ha trabajado por que la institución se dé a conocer a la sociedad leonesa y, concretamente a la universitaria. El 2011 ha sido un buen año: ha asumido la gestión del centro de idiomas, la del Instituto Confucio y ha creado una oficina de congresos, entre otras muchas nuevas responsabilidades, pero le gustaría hacer mucho más.

Archivado en: Humildad Rodríguez, Fgulem, Universidad de León, León

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar

“Fgulem debe ser un elemento integrador de los beneficios potenciales que reciben los estudiantes y la sociedad leonesa”

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 

gentedigital.es/ Lucía Martínez
16/12/2011 - 10:09

Termina un año de crisis en España. ¿Cómo lo ha vivido la Fundación General de la Universidad de León y de la Empresa (Fgulem)?
Lo hemos vivido como un periodo de expansión de la ejecución de nuestros propios estatutos, que nos dicen que tenemos que colaborar en docencia e investigación con la sociedad y con la Universidad de León. Hemos intentado afianzar esa colaboración, lo que conlleva que nos hayamos hecho cargo de más responsabilidades y las hayamos puesto en funcionamiento.

Ha sido entonces un buen año para la Fgulem, ¿pero se ha hecho más visible a la sociedad?
Creo que sí. La Fundación necesitaba visualizarse tanto en la sociedad como en la propia universidad, ya que se desconocía su función y su potencialidad. Ha sido un trabajo lento, pues a veces nos hemos tenido que enfrentar a los recelos propios del desconocimiento. Pero cuando hemos visto su capacidad de actuación y hemos entendido claramente que estamos para ayudar en la realización de unas tareas, nos hemos movido. Los dos primeros años ha habido que reestructurar actuaciones, y este tercero ya hemos asumido cuestiones como la gestión del Centro de Idiomas o del Instituto Confucio, la puesta en marcha del Cluster de Biofarmacia, hemos solicitado subvenciones, asumido la adaptación al Grado de Educación, al Grado de Infantil y Primaria, hemos empezado con la organización de congresos.... Además de desempeñar la labor de transferencia del conocimiento, con resultados de los que estamos muy satisfechos, como que en el concurso de prototipos de Castilla y León, dos de los tres premios han sido de proyectos de la ULE.

Precisamente la transferencia del Centro de Idiomas fue, en su momento, una decisión críticada por algunas voces en el seno de la ULE, ¿cómo valora este hecho?
Hay que señalar que lo que se transfirió a la Fundación fue la gestión del centro, no la titularidad del mismo, que obviamente corresponde a la Universidad. Lo que nosotros hacemos es aportar instrumentos de gestión agil y eficaz que son de utulilidad para la Institución. En todo caso, las críticas fueron muy minoritarias y absolutamente localizadas. Lo que no se puede tolerar es que la Universidad soporte un servicio deficitario -como reconoció el propio Consejo de Gobierno de la ULE-, que lastra sus cuentas, por los intereses particulares de algunas personas. El Centro de Idiomas es un servicio universitario de carácter complementario y sus enseñanzas no son oficiales y, en este sentido, lo prioritario es dotarlo de un modelo de gestión que mejore la calidad del servicio, equilibre sus cuentas y sea de utilidad para la sociedad. La Fundación desempeña el papel que sus estatutos, la Universidad, las empresas y los usuarios esperan de ella, este tipo de actividades o servicios son absolutamente habituales en las fundaciones universitarias de toda España. Las criticas siempre son bien recibidas, pero cuando inciden en algo que manifiestamente se ha mejorado, no tienen mucho sentido.

Una de las grandes expectativas han estado puestas en el Cluster de Biofarmacia. ¿En qué fase se encuentra?
Hasta el momento se han realizado varios grupos de trabajo. Uno es el encargado de la formación, de temas técnicos específicos y/o de otros transversales, como pueden ser el conocimiento de idiomas técnicos o dirigir dinámicas de grupos. Otro grupo es el de investigación y transferencia, encargado de observar los proyectos que puede abordar el Cluster para que las empresas intervengan o colaboren con los investigadores o grupos que lo requieran. Y por último el grupo institucional, que se relaciona con las administraciones para sugerir, preguntar o evaluar las normativas que pudiera ser conveniente adecuar a las necesidades del mercado actual. Actualmente el Cluster está en fase de definición de temas y a punto de constituirse como Asociación de Empresa Investigadora (lo hará en enero de 2012), de forma que así estaremos en disposición de entrar en la solicitud de subvenciones específicas. Pero si tengo que destacar algo diría que lo más importante es que se ha creado la confianza necesaria entre las empresas de un sector tan importante como el de la biofarmacia, para saber que pueden guardar su confidencialidad y que a la vez colaborar con otras empresas, porque eso es bueno para todas.

¿Tienen previsto diseñar algún otro cluster próximamente?
Hay algunos como el de agroalimentación constutidos desde hace mucho tiempo. Y existen otros como el del Cáncer, Tecnologías, Oftalmología... Y sí, podría haber alguno más, pero hay que actuar con una cierta prudencia, haciendo bien lo que ya hay e ir viendo por dónde evoluciona el mercado.

Últimamente han tenido una actividad frenética en su sede por la llegada del Instituto Confucio...
Sí, hemos asumido su gestión. Desde el mes de octubre se han matriculado alumnos que ya habían estudiado chino en el centro de idiomas anteriormente. Ahora hemos incorporado un profesor más y en enero empezaremos con 8 grupos, con vistas a aumentarlos cuando se incorpore un tercer docente. Estamos también a la espera de que se nombre a un Maestro, un iniciador, encargado del grupo de edad más bajo, el de los niños, que hasta ahora ha quedado fuera.

Centro de idiomas, Instituto Confucio, Universidad de Washington... Parece que se han convertido en embajadores de León para los estudiantes extranjeros.
Somos una fundación universitaria y lo que tiene que hacer es ayudar a la universidad y a la sociedad. La Fgulem es un elemento aglutinador, potenciador y desarrollador, por lo que lo que hacemos es buscar contactos, encontrar negocio y después traerlo... Los alumnos que vienen a la ULE son a la vez una ayuda económica para las familias que los acogen y además consumen en la ciudad. Así nos convertimos en un elemento integrador de los beneficios potenciales que recibe, no sólo el alumno que viene, sino también los organismos donde aprenden y conviven: la ciudad. Pero eso es lo normal, es el papel de una fundación universitaria: cubrir las necesidades de la Universidad y quienes la conforman.

Una de las necesidades de los recién titulados es la de encontrar empleo, ¿qué orientación les ofrece la Fgulem?
Sí, y es una función que de momento no hemos podido cerrar como a mi me gustaría. Ahora mismo tenemos un servicio de orientación, subvencionado por la Junta de Castilla y León, que cubre desde el mes de noviembre hasta mayo, pero el resto de los meses no tenemos capacidad económica suficiente para mantener lo, pero este es uno de los retos que quiero conseguir. La Fgulem ha de tener un servicio de orientación permanente, pues toda la información que se pueda dar es poca. Un recién titulado ha de tener una buena información para poder hacer un buen análisis y a partir de ahí orientarse.

¿Qué actitud tienen los jóvenes que van a orientarse ? ¿Son conscientes de la coyuntura laboral?
En general el alumno cuando termina (desde siempre), está despistado y, salvo excepciones no tiene muy claro por donde tirar. Lo general es preguntarse por dónde empezar a mirar, cómo moverse o qué hacer... Ahora además se añade la incertidumbre de la situación actual que se vive, que es de miedo, con la sensación de que la situación no es buena y de que, como mucho, encontrarán un contrato temporal y precario no acorde con su capacitación profesional. Es lo que hay, y la gente empieza a asumirlo. Pero el alumno tiene que entender que, a pesar de las dificultades, hay que luchar y esforzarse, ya que el trabajo y la formación no va a ir a su casa. Ha de ser consciente de que cuando finaliza sus estudios empiezan a formarse para la vida profesional, que supone una formación continua durante toda la vida. Por ello debe adquirir herramientas que le sirvan para saber qué quiere, para qué vale, cómo venderse y así convencer a una empresa de que si no les contrata estaría perdiendo una oportunidad valiosísima.

Una de las facilidades que se da a los recién licenciados es la concesión de becas, ¿cuántas otorga la Fgulem y cuál es el éxito de inserción laboral?
Durante 2010 la Fgulem otorgó 622 becas en 198 empresas, y en lo que llevamos de 2011 han sido 455 becas en 210 empresas. En cuanto al éxito de inserción no conocemos el dato. Esa sería otra parte del programa de formación y orientación de empleo que deseo cerrar. Actualmente gestionamos los cursos de formación de profesorado y la Asociación de Antiguos Alumnos de la ULE. Controlando esos servicios y su evolución desde que inician sus estudios hasta su inserción laboral podríamos valorar los resultados y el éxito del proceso, pero es una cuestión pendiente.

Tras hacer balance de 2011, ¿qué espera del 2012? ¿Qué proyectos tiene para la Fgulem?
Para la ULE el año 2012 es un año de elecciones al rectorado. Yo ocupo un puesto de libre disposición y tengo esa situación presente. Pero al margen tengo mis expectativas. Tengo claro que en la ULE es necesaria una mejora en coordinación de algunas actuaciones en materias tales como la transferencia del conocimiento, las enseñanzas (regladas y los títulos propios), y en el control integral del cierre de ciclo del alumnado. Los numerosos departamentos dispersan bastante las diferentes partes de estas materias, y deberían coordinarse. Esto mejoraría la eficacia del sistema. A veces existe desconocimiento de lo que se hace en otras parcelas y causa redundancias en unas actuaciones, y carencias en otras. Esto sin olvidar la relación con las empresas, fundamental para la transferencia del conocimiento que sale de nuestra universidad. Estos son aspectos que me gustaría abordar.

 

Gente Digital en Facebook

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres