martes, 17 de septiembre de 2019 23:56 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente en León

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
Apuntes de una alcaldesa

¿Quién eres?

Me mira y no me ve. De repente sonríe, me acerco a ella, la saludo y a continuación se enfada; al final pierde su mirada en el vacío y ya no regresa. No te conoce aunque te haya criado, ha olvidado hasta tu nombre y tu voz, no recuerda ni tus caricias transmitiéndole todo el amor del mundo. Al final su degradación extrema hará que se olvide hasta de respirar.

Archivado en: Ana Isabel Ferreras, Diario de una alcaldesa, Gradefes, Alzheimer, La Aldea del Puente

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar

20/1/2012 - 01:11

El Alzheimer es una de las enfermedades más frecuentes de nuestra población adulta, generalizada en aquellos de mayor edad aunque también existen casos de personas más jóvenes. Se manifiesta como un deterioro cognitivo y trastornos conductuales caracterizándose por una pérdida progresiva de la memoria y otras capacidades mentales. Suele tener una duración media de 10 años después del diagnóstico siendo cada vez más necesario y evidente el tratamiento del desarrollo cognitivo para lograr un retraso en el avance de la enfermedad.

El grado de envejecimiento de nuestra población es uno de los factores que más influyen en esta patología, siendo más acusado en las zonas rurales donde existe mayor dificultad a la hora de realizar un diagnóstico. Es en los pequeños pueblos donde todavía residen personas de avanzada edad que viven de forma aislada, y en unas condiciones bastante penosas, bien porque no tienen familiares cercanos o bien porque no hacen prácticamente uso de los servicios médicos ni asistenciales, dificultando así la detección y tratamiento posteriores.

En la localidad de La Aldea del Puente (Valdepolo), un grupo de mujeres inició un proyecto de atención a enfermos de Alzheimer, con valentía, coraje y sobretodo grandes dosis de cariño y solidaridad. Empezaron atendiendo a seis usuarios de forma totalmente altruista, porque cuando conoces esta enfermedad y compruebas la necesidad tan urgente que tienen las personas que te rodean de cerca, no puedes mirar a otro lado. Enseguida se encontraron con más y más pacientes y el problema del transporte. Ahora disponen de más personal, un Centro de Día y tienen 15 plazas concertadas, así como una Unidad de Respiro en Mansilla Mayor. Decir que el trabajo de estas mujeres es loable sería poco pero es de justicia reconocerlo. Hoy tienen más ganas y más fuerza que cuando empezaron y necesitan todo el apoyo que desde las instituciones podamos prestar de forma tangible, no solo institucional.


Pero todavía por desgracia, tenemos muchas necesidades de atención a nuestros mayores en las zonas rurales. El tan aireado estado del bienestar parece sufrir constantes zancadillas por parte de las administraciones competentes, y con estas terribles sacudidas económicas, el futuro no se presenta nada halagüeño.

Es necesario dotarse de centros y personal especializado para atender estos servicios y por ello desde Gradefes, hemos iniciado la construcción de un edificio que complemente y refuerce la atención a los discapacitados en nuestra comarca. Tenemos puestas nuestras esperanzas en poder acabarlo, con las ayudas necesarias, para atender a la gente de la zona que lo está reclamando con sus anhelos y miradas.

 

 

 

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 

Comentarios - 0

Los comentarios están cerrados...

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres