sábado, 20 de octubre de 2018 18:03 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente en León

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
un amigo de león

De cuando llegó la televisión

La televisión de hoy no tiene parangón, en cuanto a su alcance. Su tecnología se puede decir que casi es perfecta. Como todo tiene un antes y un después voy a reflejar algunas situaciones que, como consecuencia de su implantación, uno lleva en la mochila de los recuerdos.

Maximino Cañón
06/7/2018 - 04:40

Yo, al principio, creía que el mágico aparato formaba parte del atrezo que salía en las películas americanas (como iba a verse nada a través de un cable).Con mi amigo Albino tuve la oportunidad de apreciar en vivo, algo que las Fiestas de San Juan de entontes, y dentro de las múltiples atracciones que se presentaban en Real de la Feria, se anunciaba por los altavoces a ritmo de la canción que la cantante, de origen valenciano, Lolita Garrido hizo famosa. "La televisión pronto llegará, yo te cantaré y tu me verás etc". La cosa consistía en que, después de pagar un duro (5 pesetas de la época) nos juntaban a los espectadores donde había un monitor de televisión , algo nuevo para nosotros y con el suspense que la situación requería, el dueño o encargado de la atracción, con un Tomavistas que conectado al monitor de TV que hacía la función de cámara, salía y hacía unas cuantas tomas enfocando lo que sucedía por las cercanías, lo que nos causaba admiración, para terminar con unos enfoques a los que estábamos presenciando el invento, primero en grupo y luego uno a uno, haciéndonos pensar en las cosas que por entonces era capaz de hacer la ciencia.
Después llegó la televisión de verdad... ¡Fue la locura! Las tiendas de electrodomésticos, a pesar de los precios, no daban abasto. La lucha estaba entre las TVs que se veían bastante bien y en las que no tanto. Quien se llevaba la palma era (si no me falla la memoria) la marca ‘Sylvania', distribuida por Almacenes Fuertes. Todo ello ligado al famoso repetidor de la señal de Matadeón de los Oteros, localidad archifamosa por tener la llave de lo que (a su manera) podíamos ver, a la vez de ser el destinatario de improperios, cada vez que saltaba la señal . Los bares se constituyeron en lugares donde, en familia, se juntaban para ver la programación de series, teatro y documentales, hasta las doce de la noche que, salvo los sábados con programas estrella de atracciones conocidas y conducidos, entre otros, por Laura Valenzuela y Joaquín Prat, ampliaban su horario hasta la una como hora tope. Así era la cosa.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 

Comentarios - 0

Los comentarios están cerrados...

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres