jueves, 20 de septiembre de 2018 19:42 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente en León

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
un amigo de león

La nueva Benemérita

"Chaval, a que se lo digo a mi padre que es guardia civil", era la frase que te espetaba otro niño cuando, en el fulgor de la batalla de barrio, le habías soltado un mosquilón al interfecto, y entonces cambiabas de proceder y le dedicabas una amplia sonrisa atenuante, por si las moscas. Pero si era en bromas, le decías. Con esta entradilla quiero dejar patente el miedo que imprimían aquellos guardias civiles con bigote. La verdad es que como en todos los colectivos los había buenos y no tanto.

Archivado en: Maximino Cañón, Guardia Civil, Benemérita,

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar

Maximino Cañón
13/7/2018 - 02:20

Siempre me hizo mucha gracia el ver como en algunos sitios denominaban a la mujer del cabo llamándola ‘la caba', cual si la autoridad del marido fuera compartida. Quién lo iba a decir, y a los que por aquel entonces ostentaban los altos mandos en el instituto armado menos que, con el tiempo, una parte cada vez más importante de las plazas convocadas las iban a ocupar mujeres con mérito propio y un con alto grado de preparación. Cómo han cambiado los tiempos.
Todo esto me viene a colación al leer que la Facultad de Económicas de la Universidad de León ofreció sus instalaciones para la celebración de las oposiciones para optar a una plaza de guardia civil a los aspirantes llegados de Parte del Norte de España. A nivel nacional se presentaron cerca de 29.000 aspirantes (en León 1.264) frente a la oferta de 2.030 plazas a cubrir. Sin entrar en las pruebas que debían de superar para lograr la ansiada plaza me llama la atención lo siguiente: de los 28.400 aspirantes a nivel nacional, 25 de ellos/as tienen un doctorado. 1.000 tienen un Máster universitario (seguro que de verdad), cerca de 5.300 han cursado estudios universitarios y la otra gran mayoría tienen formación profesional así como otros estudios. Lejos han quedado aquellos chistes que corrían en los años de la transición y de las luchas universitarias en los que se decía de las fuerzas de seguridad que eran las más preparadas de España, porque cuando tenían que ir a poner orden enfrentándose a los universitarios contrarios a la dictadura del momento, decían aquello de ‘María, prepárame el bocadillo que voy a la universidad'.
Hoy día, por mérito propio muchos y muchas, por no decir la mayoría, han ido a la universidad y han alcanzado altas graduaciones dentro del cuerpo ganándose el respeto y cariño de los españoles.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 

Comentarios - 0

Los comentarios están cerrados...

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres