miércoles, 19 de septiembre de 2018 23:27 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente en León

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
Mis apuntes

Prometer y no cumplir

Reconozco que los primeros días de gobierno del equipo de Pedro Sánchez, cuanto menos, llegaron a sorprender. La elección de los ministros de marcada cualificación y las líneas ideológicas de cambio que empezaron a llover como si fuera el maná prometido para tantos y tantos ciudadanos que nos consideramos más de izquierdas, (por definir de alguna manera los que no comulgamos con el PP ni el resto de fuerzas de su misma línea política), parecía que comenzaban a ilusionarnos lo suficiente.

Ana Isabel Ferreras
20/7/2018 - 03:30

No empezaba mal el chico nuevo, éste que parece encandilar a los gallifantes de la Unión Europea con su tierna sonrisa y el claro dominio de idiomas. Nadie daba un duro por él, pero la suerte que es muy buena compañera en algunos casos, le dio la mano y con ella comenzó esta nueva andadura.
La primera promesa era convocar elecciones, y como buena primera promesa, ya omitió. No va a ser tan tonto de dejar en manos del pueblo esta decisión tan pronto, una vez que ha puesto la maquinaria a funcionar. Entre que cambia cargos, nombra nuevos asesores, etc. etc., y teje la red de favores que todos construyen, se le va lo que queda de legislatura.
Contando con todo esto, muchos seguimos creyendo que todavía hay mucho que se puede cambiar y estamos a la espera de que se haga efectivo: apoyo total a los servicios públicos de calidad, a la enseñanza pública, eliminación de los conciertos en educación, suprimir los privilegios de la iglesia en un estado aconfesional cumpliendo así y de una vez lo que dicta la Constitución, ilegalizar todo lo relacionado con la dictadura, desclasificar documentos clave de nuestra historia contemporánea necesarios para madurar como sociedad, etc.
Pero he ahí que llega otra promesa incumplida (maldita hemeroteca). La publicación de los nombres de aquellos que se acogieron a esa mamarrachada de amnistía fiscal, para no penalizar a los estafadores y que entre ellos parecería estar el rey emérito. Por lo que se ve, ya que le tapan la boca al señor Sánchez, unos cuantos de los suyos y de tantos otros que no quiere sacar. ¿Merece la pena callar señor presidente? El que calla otorga y es cómplice del corrupto y estafador en igual medida. Una pena empezar bien y no continuar, porque no será la primera ni la última promesa rota. Tiempo al tiempo

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 

Comentarios - 0

Los comentarios están cerrados...

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres