lunes, 22 de octubre de 2018 19:57 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente en León

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
Mentiras y engaños

Aquarómanos

Es el verano tiempo para leer con calma (a veces con demasiada calma) cosas que los periódicos nos meten con calzador (a veces con demasiado calzador). Leía este agosto un artículo en el que se ponía el énfasis en el perfil psicológico del pirómano forestal. Sin embargo, no debemos olvidar que sólo el 7% los incendios los inician estos enfermos o rencorosos o vengativos, que de todo hay.

Archivado en: Nicolas Pérez Hidalgo, agua, incencidos, derroche de agua, aquarómanos

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar

Nicolás Pérez Hidalgo
07/9/2018 - 03:30

Las motivaciones para el resto (exceptuando las causas naturales) hay que buscarlas en los muchos intereses económicos que rodean al fuego y sus múltiples derivadas, pero de eso no se hablaba en el reportaje.
Al margen de ello, comentaban que el pirómano disfruta con la contemplación del fuego. Y rápidamente me vino a la mente cierto personaje que todos los días se calzaba las "katiuskas" (botas de agua, para los más jóvenes) y manguera en mano lavaba el suelo de su punto limpio (¡qué paradoja!), hasta el extremo de que era capaz de llevar de una punta a la otra, una colilla arrastrándola con la fuerza del agua hasta verla desaparecer en el sumidero. Así un día tras otro y un mes tras otro y un año tras otro. Evidentemente era un trabajador municipal, y el agua también lo era. Viéndolo parecía que estaba absorto y disfrutaba con la simple contemplación del agua saliendo por la manguera,... cual pirómano.
Este es un ejemplo de los muchos que hay (seguro que ustedes tienen alguno), de gente que despilfarra agua por el placer de verla (y oírla) salir por el aspersor o ver como se inundan las praderas, las choperas o el maizal de turno, como si se tratara de un arrozal en la Albufera valenciana.
Afortunadamente la mayoría de nuestro territorio, exceptuando los años de extrema sequía, no presenta problemas de agua y los pocos que aparecen, se deben a dejadez de nuestros gobernantes y a la contaminación de acuíferos o ríos por el abuso de agroquímicos. Pero no debemos olvidar, que en muchos de nuestros pueblos hay aquarómanos jetas, que siguen regando céspedes y huertos, y llenando piscinas con agua de la traída, amparados en que no tienen contadores de agua. O que siguen enfriando el vino dejando caer sobre la botella un chorrito de agua. Ver para creer.

 

 

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 

Comentarios - 0

Los comentarios están cerrados...

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres