viernes, 23 de abril de 2021 12:42 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente en León

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
con la venia señoría

¿Trastorno narcisista, tal vez?

Todos los seres humanos contamos con cierta personalidad que nos permite interaccionarnos a nivel social con los demás, así como la forma en que se nos consiente saber quienes somos en realidad con el resto de las personas, reconocemos como son nuestros gustos, incluso nuestras preferencias y como no, también nuestros disgustos y carencias. En pocas palabras, el saber detalladamente cómo nos relacionamos con el mundo que nos rodea nos sugiere ya una nueva expectativa, creada desde el propio criterio que evaluamos según nuestra incondicional manera de ser.

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar

Manu Salamanca
23/12/2020 - 01:10

El temperamento con el que nacemos, se encuentra predispuesto y sumergido.Es esa parte hereditaria que se nos trasmite fiel a través de nuestros impulsos que únicamente se pueden controlar o modificar por la forma de responder a los diferentes estímulos del medio por el que, construimos nuestra propia identidad. Por otra parte el carácter, es una parte que vamos adquiriendo conforme vamos creciendo y desarrollándonos, pero quizá como una respuesta más que mostramos en la medida que manejamos esos momentos de cierta presión social, equivalente al mismísimo estrés, incluyendo los pocos instantes de felicidad que magnificaríamos siempre en nuestra conducta solapada a las vicisitudes propias de su sabia naturaleza. Podemos hablar de alteraciones de personalidad, cuando ésta se ve afectada de manera drástica en sus relaciones personales, laborales, escolares, incluso en aquellas relaciones intimas de pareja, predisponiéndolas por supuesto a un gran sufrimiento acontecido y su posterior decaimiento personal. Pero una de las características del ser humano es la de adaptarse a su medio y situación y sobre todo, cuando nos referimos a enfrentarnos a una experiencia en concreto.
Desde luego uno de los conceptos mas difíciles de trasmitir sería el hecho de quien padece esos desajustes, no repara en sus características personales. Son esos ingenuos que no cuentan con una clara conciencia de acción como de su posterior respuesta, pero en cambio logran generar un gran caos a su alrededor como en sus anónimas vidas. El narcisismo se le denomina igualmente por el único concepto inflado que tienen de si mismos, muchos de nuestros políticos de alta notoriedad y de excesiva envergadura social, pero sólo a la hora de representar con sus brillantes actuaciones, todo lo hermoso y lo especialmente poderoso y grandilocuente de sus meritorias hazañas, motivo por el cual su admiración hacia todo lo que su vanagloriada ofrenda se ve dificultada por la incapacidad de poder sentir empatía hacia el resto de la sociedad, es una demostración más de su inútil y vil arrogancia. Demuestran cada vez más y, en su tímida y retraída configuración tan obsoleta, sus conductas inapropiadas y muy rígidas, buscando perfección a la que destinan gran parte de su tiempo, como en aquellas otras actividades muy poco valoradas, quizá por miedo a la critica reiterada, al rechazo consumado. Es un sentimiento de vacío interno que es constante y se ve reflejado en su propia inestabilidad afectiva, sus muchas contrariedades van de la mano de su nefasta incompetencia y de su increíble incapacidad de resolver. Cuidaros mucho.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres