jueves, 22 de abril de 2021 01:39 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente en León

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
Mentiras y engaños

Toques de queda

Al igual que los libros son el recurso del mal profesor, los toques de queda para limitar la movilidad de los ciudadanos, son el recurso del dictador, del cacique,... y en definitiva del mal gobernante. Ese que no hizo nada, no hace nada y no hará nada, para anticiparse a lo que pudiera venir (epidemias o pandemias, o burbujas inmobiliarias o lo que sea) y que después va apagando fuegos cómo y cuándo puede.

Archivado en: Nicolás Pérez Hidalgo, toques de queda, Tribunal Supremo, coronavirus, covid 19, bares cerrados,

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar

Nicolás Pérez Hidalgo
19/2/2021 - 02:20

Este esperpento de toque de queda, de castellano viejo, y analfabeto, que se ha venido perpetrando desde hace un mes y que el Tribunal Supremo ha tumbado hace unos días, deja otra vez a las claras que no hay ni buenos ni malos, sino gente rastrera y sin escrúpulos, independientemente del color que sea.
Y dicho y hecho así lo pensaron y así lo ejecutaron. Los unos pensaron que cerrando los bares arreglaban el problema (cosa más irreal e irresponsable), y sabiendo de sobra que se estaban saltando las leyes a la torera, encerraron a dos millones y medio de ciudadanos a las ocho en su casa, y punto. Quien tenía que vigilar que no se comentieran ilegalidades, dijo con la boca pequeña "es ilegal y lo vamos a recurrir" pero al tiempo les dijo a los mandamases autonómicos: nos preocupéis, que ya les decimos a estos del Tribunal Supremo que no tengan prisa y se pasen un mesecito para dilucidar si la cosa es legal o ilegal, y aquí paz y después gloria. ¡Todos quedamos como Dios! Vosotros porque aparentáis que estáis mirando por la salud de los castellanos y leoneses, y nosotros porque vemos una ilegalidad y actuamos contra ella. Entre bomberos no nos vamos a pisar la manguera, ¿verdad?
Mientras tanto la curva de contagios va bajando de forma natural, aumentamos las pruebas de antígenos y confinamos a positivos y contactos en casa, tengan o no tengan nada. Nos ponemos la medalla de que gracias al toque de queda (y al incumplimiento de las leyes), la cosa ha mejorado y quedamos como unos gestores cojonudos.
Al tiempo, unas decenas de las enfermeras de los hospitales piden el traslado a los centros de salud (no es difícil pensar porqué lo hacen), seguimos sin mejorar nuestro sistema sanitario y sobre todo sin meterle mano al asunto residencias. Esto empieza ya a aburrir soberanamente.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres