domingo, 5 de abril de 2020 22:55 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente en La Rioja

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
PRIMER PLANO

La última Nochevieja previa a la llegada de los nuevos años 20

La madrugada del martes 31 al miércoles 1 se producirá una circunstancia difícil de repetir. No solo comienza 2020, sino que también se cambia de década y, además, se entra en un año bisiesto. Las doce uvas marcarán el inicio de un nuevo año que comenzará de manera diferente para aquellos que deben trabajar en Nochevieja. GENTE ha hablado con algunos de ellos: camareros, empleadas de SOS Rioja 112, una médico de urgencias sanitarias, un policía, una limpiadora y una enfermera matrona.

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar
Las 12 uvas y un brindis con cava,  imprescindibles de la Nochevieja en España.

Las 12 uvas y un brindis con cava, imprescindibles de la Nochevieja en España.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 

Javier Alfaro · GENTE en Logroño
27/12/2019 - 07:00

Termina un año más, 2019, y “entre gritos y pitos, los españolitos haremos algo a la vez”, que decía el éxito ochentero de Mecano, comiendo las uvas en la medianoche del 31 al 1. Expresiones sonoras que, seguramente, vivirán las presentadoras de las grandes cadenas de televisión, vistan como vistan, mientras de ellos, muy probablemente, poco se opinará. Doce uvas que se comerán en casi todas las casas, en las que votan extremos y en las que se apuesta por el centro, unos y otros, en cualquier punto del territorio, desde Canarias a Cataluña o de Galicia a Melilla, en las tierras bañadas por el Ebro y en las que se secan irremediablemente por los cambios en el tiempo y en el clima. Lo de cada Nochevieja.


    También los hay con alergia a las uvas, las opciones en esos casos pasan por aceitunas sin hueso, ositos de gominola y toda clase de sustitutivos. De hecho, cada costumbre es diferente.


    En algunas localidades riojanas ha existido durante años la tradición de tomar las uvas de fin de año en sus plazas mayores. Sin embargo la comodidad de la tele, la avanzada edad de sus vecinos y el paulatino éxodo rural lo han dejado como algo anecdótico. Perdura esta tradición en Haro, donde unas horas antes eso sí, muchas familias se congregan para tomar las uvas y brindar al son del reloj de la plaza de La Paz.


    En algunos países latinoamericanos, como Colombia, visten de amarillo para buscar la suerte que en otros países, como España, se busca con la ropa interior roja. En Ecuador, por otro lado, la tradición fija quemar un monigote de papel denominado ‘año viejo’ con el que se deja atrás lo malo, empezando el año dispuestos a encontrar cosas buenas.


    En Logroño lo que cada vez se quema más son los elementos pirotécnicos, en muchas ocasiones, sin ser conscientes del peligro de que puedan impactar en ventanas o provocar incendios, algo que trae de cabeza a los bomberos. Desde Protección Civil se recomienda mojarlos después de explotar para evitar que provoquen fuego.


    Además de los pirotécnicos, a muchas familias les preocupan también otros “petardos” que, con excusas de ligar pasados de copas, no aceptan la negativa por respuesta. “Siempre he pensado que los petardos sobran en Nochevieja en todos los sentidos, cuando era joven por los borrachos de los bares, ahora también porque tengo hijas posadolescentes que ese día salen un rato y también tienen que aguantarlos y, siempre, por mis perritos que sufren un montón el ‘pum-pum chimpún’ de los cohetes, petardos y fuegos artificales que tira todo quisqui sin ningún control. Se me mueren de miedo”, señala Maribel Domínguez, vecina de Logroño. No es la única y muchos propietarios de perros aseguran que con el sonido de cohetes y fuegos artificiales sus animales lo pasan fatal.

SIN UVAS NI BRINDIS
Son muchos los que trabajan en Nochevieja y no tienen ni un segundo de respiro para tomar las uvas o brindar por el nuevo año. Algunos, directamente, no pueden probar ni una sola gota de alcohol para poder ejercer sus trabajos. Son miembros de los equipos de emergencias, conductores de autobuses nocturnos, personal sanitario... otros también trabajan pero, en cierto modo, disfrutan algo en cotillones, bares o restaurantes, donde se reservan algunos segundos para desearse un feliz año.

Quienes no descansan en días como la Nochevieja han contado su experiencia a GENTE: (Pincha en los enlaces para conocer cada historia)



* Este artículo fue publicado en la edición en papel de Gente en Logroño, número 667, del 27 de diciembre de 2019

 

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres