miércoles, 20 de noviembre de 2019 11:31 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente en Madrid

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
elecciones 26-M

Los pactos decidirán quién será el próximo presidente regional

La popular Isabel Díaz Ayuso parte como favorita si consigue los apoyos de Ciudadanos y Vox. El PSOE fue la primera fuerza, pero Ángel Gabilondo lo tiene muy difícil.

Isabel Díaz Ayuso, junto a Pablo Casado

Isabel Díaz Ayuso, junto a Pablo Casado

Ciudadanos tiene la llave del Gobierno y prefiere pactar con el PP

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 

Jaime Domínguez
31/5/2019 - 00:39

La jornada electoral del pasado domingo 26 de mayo ha dejado un panorama novedoso y complicado en la Comunidad de Madrid. Por primera vez desde 1987, el PSOE fue el partido más votado en la región en unas autonómicas, aunque la victoria de la candidatura encabezada por Ángel Gabilondo (27% de los votos y 37 diputados) dejó un sabor amargo en el socialismo madrileño, ya que tienen muy difícil colocar a uno de los suyos en la Puerta del Sol, algo que no sucede desde la salida de Joaquín Leguina en el año 1995.

La razón no es otra que la suma de los tres partidos de derecha, que en caso de pactar llegarían a los 67 escaños necesarios para obtener la mayoría absoluta. Si se da esta circunstancia, algo que todavía está por ver, la Presidencia regional recaería con casi total seguridad en la popular Isabel Díaz Ayuso, que cosechó el 22% de los sufragios y 30 representantes. A pesar de ser el peor resultado del PP en la historia de la Asamblea, Díaz Ayuso logró los dos objetivos que se marcaba: evitar ser superada por Ciudadanos y tener la posibilidad de gobernar pactando con la formación naranja y con Vox.

MEJORA SIN 'SORPASSO'
El partido de Ignacio Aguado mejoró con respecto a 2015, sumando el 19% de los apoyos y 26 diputados, pero no logró repetir los resultados de las generales, cuando superó al PP en la Comunidad y en la capital. En cualquier caso, volverán a ser claves en la investidura del futuro máximo mandatario regional, tal como sucedió con Cristina Cifuentes en 2015. Aguado ya manifestó su preferencia por Díaz Ayuso sobre Gabilondo en la noche electoral, algo refrendado por la dirección nacional, aunque el punto de fricción y de incertidumbre podría estar en Vox. La formación encabezada por Rocío Monasterio entra en la Cámara regional con el 8% de los votos y 12 representantes que son imprescindibles para evitar que gobierne la derecha.

Aunque la preferencia de PP y Cs sería reeditar un pacto a la andaluza (esos dos partidos en el Gobierno y el apoyo de Vox para la investidura), los dirigentes de ultraderecha pretenden ser ahora "más exigentes" para prestar sus votos, sin descartar incluso exigir alguna consejería, un extremo muy difícil de digerir para un partido como Ciudadanos, que se autodenomina como liberal.

La cuestión es que, tanto Aguado como su presidente nacional, Albert Rivera, han dejado muy claro que no pactarán con los líderes socialistas, a no ser que renieguen públicamente de las políticas de su secretario general y presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

DUDAS EN LA IZQUIERDA
La razón por la que Ángel Gabilondo tiene casi imposible ser presidente, más allá de sus propios resultados, está en las cifras que obtuvieron los que deberían ser sus socios naturales: Más Madrid y Unidas Podemos (UP).

La candidatura encabezada por Íñigo Errejón se impuso con claridad a la impulsada por el partido que él mismo fundó y que tenía como número uno a Isabel Serra. Más Madrid obtuvo el 14% de los sufragios y 20 diputados, mientras que UP se quedó en algo más del 5% (a punto estuvo de quedarse fuera de la Asamblea por no superar esa barrera) y 7 representantes. Unos datos que ahondan aún más en la crisis del partido de Pablo Iglesias.

----------

Monasterio: "Seremos más exigentes"

La candidata de Vox a la Presidencia de la Comunidad de Madrid, Rocío Monasterio, subrayó esta semana que su formación será "más exigente" en Madrid para llegar a acuerdos de gobernabilidad con PP y Ciudadanos de lo que lo fue en Andalucía, donde fueron "muy generosos". Monasterio aclaró que Vox solo pone como línea roja que las tres formaciones que van a formar parte del pacto "se sienten a la mesa", algo que ve "de sentido común". "Pedimos respeto para nuestros votantes y nuestros 12 escaños que, para hacer valer, tenemos que entrar en el Gobierno", explicó la número uno regional, añadiendo que "dar rodeos solo nos va a hacer perder el tiempo".

Comentarios - 0

Los comentarios están cerrados...

Gente Digital en Facebook

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres