miércoles, 24 de julio de 2019 05:40 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente en Madrid

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
transporte público

Pocas risas en el cierre del túnel de Recoletos

Dudas, averías, calor y algo de confusión en el primer día laborable del cierre del tramo de Cercanías que más tráfico soporta. GENTE compara el tiempo que se tarda en cubrirlo con el servicio alternativo de bus.

Archivado en: movilidad, transporte público, Metro de Madrid

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar

Las obras se realizarán hasta el mes de noviembre

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 

Jaime Domínguez
07/6/2019 - 00:12

Existen varios indicadores que anuncian la proximidad del verano en Madrid. Hace calor, se abren las piscinas, se llenan las terrazas, aparecen los mosquitos... y el transporte público se cierra por obras. El turno en este último e incómodo aspecto le corresponde este año al tramo ferroviario que une las estaciones de Atocha y Chamartín pasando por Recoletos y por Nuevos Ministerios, más conocido coloquialmente como el Túnel de la Risa por su parecido con una atracción de feria de los años 60, época en la que fue construido.

A pesar de la campaña de información de Renfe en las últimas semanas, muchos de los sufridos y maltratados usuarios del Cercanías madrileño se encontraron este lunes 3 de junio con la sorpresa de que el tramo que soporta más tráfico de la red estará cortado hasta el mes de noviembre.

INCIDENTE INESPERADO
Este periódico quiso comprobar el funcionamiento de los servicios alternativos de autobús que Renfe ha puesto en marcha para sustituir el trayecto cerrado por las obras. Lo primero que hay que destacar es el gran número de trabajadores que la empresa ha contratado para informar a los viajeros y la claridad de las indicaciones para salir de Atocha y llegar hasta el lugar desde el que salen los buses.

El vehículo cubre el primer trayecto, el que va hasta Recoletos, en 10 minutos justos, 7 más de los que tarda el tren, y eso que el tráfico en ese momneto es bastante fluido en el centro de la capital. Sin embargo, ese no es el principal problema. Al llegar a la parada situada frente a la Biblioteca Nacional, el autobús que va delante se avería e impide el paso del nuestro, que no puede maniobrar por la estrechez del carril. Toca bajarse y esperar 11 minutos más a que llegue el siguiente.

TRAYECTO FINAL
Una vez retomada la marcha tras la espera bajo el sofocante calor, nos dirigimos hacia Nuevos Ministerios, lugar donde acaba el servicio alternativo, ya que hasta Chamartín se puede seguir por el túnel de Sol.

En este caso, el tren empleaba apenas 5 minutos, mientras que en el autobús ese trayecto se va hasta los 12 minutos. En total, hemos tardado 33 minutos en un trayecto en el que hasta la semana pasada había que invertir apenas 8.

MÁS RETRASOS
Más allá de los inconvenientes del servicio alternativo, el cierre del túnel de Recoletos ha repercutido en el resto de las líneas de Cercanías, que han experimentado numerosos retrasos en estos días, sobre todo a la hora de acceder a la estación de Atocha desde el Sur de la región.

----------

La Línea 2 recupera su servicio normal:

La Línea 2 del suburbano madrileño recobró la normalidad el pasado 31 de mayo, tras meses de cortes por obras y de servicios alternativos de autobuses urbanos.

El tramo entre Retiro y Sol llevaba cerrado desde enero cuando su túnel se vio afectado por las obras del Complejo Canalejas. Según el presidente de la Comunidad en funciones, Pedro Rollán, OHL ya ha atendido "sus obligaciones" por 13,5 millones, correspondientes a la modernización de la estación y la prestación de los servicios alternativos, y Sol le reclamará, por los prejuicios provocados, 1,2 millones.

Los trabajos de reforma integral en la parada de Sevilla han permitido sustituir el vestíbulo que, además, ahora está decorado con planos antiguos de Madrid y fotografías históricas de la propia estación. Las obras han supuesto la reordenación de los accesos para concentrarlos en uno solo en el lado de los impares de la calle de Alcalá. Además, se han instalado tres ascensores: uno desde la calle al nuevo vestíbulo y dos para llegar a cada uno de los andenes, tras el paso de tornos.

También se han renovado los torniquetes, las comunicaciones y la protección contra incendios.

Comentarios - 0

Los comentarios están cerrados...

Gente Digital en Facebook

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres