sábado, 26 de septiembre de 2020 11:32 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente en Madrid

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
ESCAPADAS

El verano abulense de Adolfo Suárez: paz, libertad y buena cocina

Descubrimos la que fuera entre los años 70 y 90 la casa del presidente del Gobierno, Adolfo Suárez, situada en el casco antiguo de Ávila, convertida en un hotel de cinco estrellas, La Casa del Presidente. 

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar

Galería

Mantiene la estructura de la casa que levantó el presidente del Gobierno

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 

Mamen Crespo Collada
08/8/2020 - 19:31

Alegría, libertad, paz o felicidad. Son las sensaciones que se sienten al pasar unos días en la que fuera la residencia de verano del presidente Adolfo Suárez en Ávila, pero también los nombres de algunas de las habitaciones del hotel boutique en el que se ha convertido la casa de uno de los políticos más reconocidos y queridos de España. 

Suárez adquirió la construcción en los años 70 y disfrutó de ella hasta los 90, cuando la compró la familia Ortega, propietaria de la cadena hotelera Fontecruz, a la que pertenece este hotel de 5 estrellas, situado en pleno casco antiguo de Ávila, a solo unos pasos de la iglesia de Santa Teresa. Aunque ha pasado de ser una casa familiar a un hotel de lujo, conserva intactos los aspectos de intimidad, cariño y cercanía que vivió la familia Suárez entre sus cuatro paredes durante tantos veranos, gracias al cariño que trasladan a los clientes todos los miembros del personal.

En La Casa del Presidente, nombre que la familia Ortega le ha puesto al espacio, se respira el pasado de nuestro país nada más entrar. Y es que el ‘check in' se hace en el que fuera el despacho del presidente Suárez, donde negoció en su día con Santiago Carrillo la legalización del Partido Comunista. Allí hay una estantería, uno de los pocos muebles que se conservan de la casa familiar, que tiene una puerta secreta que Suárez mandó construir por si tenía que entrar o salir sin ser visto. También una foto con el Rey don Juan Carlos, más de actualidad que nunca en un momento como el que estamos viviendo en la actualidad. A partir de ahí, los nuevos propietarios han mantenido intacta la estructura de la vivienda y, por ello, los huéspedes pueden disfrutar de la cocina del presidente, donde se sirven los desayunos, o del comedor en el que recibió a tantas personalidades durante sus años al frente del Gobierno de nuestro país. También de su piscina, situada en medio de unos amplios jardines, donde el mundo se para descansando en sus tumbonas o dándose un baño junto a las paredes de la muralla de Ávila, que rodea parte del complejo, el único del casco antiguo de la ciudad, por cierto, que tiene piscina.

El hotel, que abrió sus puertas en 2018, se distribuye en tres plantas. La inferior es la que más fiel se ha mantenido a la estructura original de la casa (construida en los 70 para la familia Suárez sobre una edificación anterior) y en ella destacan las vigas y contraventanas de madera propias de los palacetes castellanos, el zaguán de piedra que da la bienvenida al huésped (que se ha conservado intacto), la cocina (hoy convertida en el comedor del hotel y decorada con azulejos de cerámica de Talavera  y enseres de cobre) y la recepción. También en esta planta se encuentran los salones sociales del hotel, con tres chimeneas, sofás tipo Chester y piezas muy especiales entre las que se incluyen obras de arte originales, muebles franceses de principios del XIX o un biombo oriental del año 1.600. 

Los pisos superiores albergan las diez habitaciones (dos Delux, cinco Junior Suites y tres Suites), bautizadas con distintos conceptos que, para la propiedad, representan los valores sobre los que se sustentó la figura de este hombre, tan querido en nuestro país: Vida, Amor, Alegría, Libertad, Paz, Coraje, Diálogo y Felicidad son algunos de ellos. Todas las estancias cuentan con bañera y ducha de aromaterapia, amenities de Chopard y cama king size y entre ellas sobresalen las habitaciones con terraza (con vistas al jardín y a la muralla), las del último piso (por ser abuhardilladas) y las suites (de más de 50 m²).

EXCELENTE COCINA

Como no podía ser de otra forma en el único hotel con cinco estrellas de Ávila, la oferta gastronómica es excelente. En las cenas, que se sirven en la cocina en los meses más fríos y en el jardín en verano, respetando todas las medidas de distancia social, se puede disfrutar del producto de la tierra. Quesos de pueblos abulenses como La Adrada, Palacios de Goda, Zorita o El Barraco, jamón ibérico de bellota de Guijuelo o foie de pato de Soria son solo algunas de las propuestas para empezar, a las que hay que poner el broche de oro con el chuletón de vaca avileña, el gran protagonista de la gastronomía abulense, al que le va, como ‘anillo al dedo', cualquiera de los vinos de la bodega del restaurante, situada en la planta baja del hotel. Eso sí, si tuviéramos que decantarnos, lo haríamos sin duda por los de la bodega vallisoletana Alta Pavina, propiedad también de la familia Ortega, que ha conseguido unos caldos con una gran personalidad, o por los de la zona, procedentes algunos de Cebreros y, otros, de El Barraco.

En el apartado culinario no se pueden olvidar los desayunos, regados con zumo de naranja natural recién exprimido y con café recién hecho, para acompañar las distintas tostadas y tostas elaboradas con pan artesano de la Tahona del Sotillo, ubicada en Sotillo de La Adrada, en la provincia de Ávila, que tiene 100 años de antigüedad. Mermeladas artesanales, embutidos locales, quesos de la sierra de Gredos y el valle del Tiétar o huevos de gallinas criadas en libertad en la provincia son algunos de los productos para colocar en las rebanadas al comenzar al día en este paraíso situado a tan solo una hora del centro de Madrid. 

GRUPO FONTECRUZ

La Casa del Presidente es el proyecto más especial, singular y emotivo del grupo hotelero Fontecruz, que cuenta con establecimientos en Ávila, Sevilla, Toledo y Lisboa. Tras una reforma llevada a cabo por el arquitecto Gustavo Vázquez y el estudio de interiorismo Ángel Studio y Late Motiv, abrió sus puertas al público en 2018 con el deseo de que los huéspedes pueda disfrutar de tan buenos momentos como los vividos en la casa tanto por los Suárez como por los Ortega. 

Dirección: Calle Los Telares, 1. Ávila​  

Teléfono: 920 23 69 02 

Web: www.fontecruzhoteles.com/es/casa-del-presidente

 

Gente Digital en Facebook

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres