domingo, 17 de enero de 2021 00:13 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente en Madrid

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
consumo

Los supermercados se resienten por la borrasca Filomena

Los establecimientos de la localidad volvían a funcionar con normalidad este lunes, pero sin poder ofrecer productos frescos por los problemas ocasionados en el transporte.

Archivado en: borrasca Filomena, consumo

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 

F. Q. Soriano
11/1/2021 - 17:34

Las consecuencias de la ya famosa borrasca Filomena se han dejado en notar en varios ámbitos de la vida cotidiana. Uno de ellos es el del consumo. A pesar de las previsiones meteorológicas, que ya avisaron con antelación de la importante nevada que se avecinaba, muchos madrileños esperaron hasta el mismo sábado para hacer acopio de víveres, lo que dio lugar a largas colas en algunos supermercados.

Sin embargo, esa no fue la única incidencia registrada. Después de que las precipitaciones en forma de nieve se sucedieran prácticamente sin descanso en la noche del viernes 8 al sábado 9, muchos empleados de estos establecimientos no pudieron acudir a sus puestos de trabajo. En algunos casos, varios supermercados optaron por no abrir sus puertas.

Los que sí que estuvieron disponibles al público también cambiaron su dinámica habitual. Lejos de abrir toda la jornada (en la mayoría de los casos lo hacen habitualmente hasta las 21 o las 21:30 horas), el horario se estableció de forma especial hasta mediodía, una decisión que vino provocada, en parte, por la falta de personal.

Tras esa dura experiencia (los que pudieron llegar a sus puestos de trabajo, tuvieron una jornada de lo más intensa), el domingo 10 muchos supermercados de la capital decidieron esperar a que el inicio de la semana devolviera la rutina habitual. El lunes, ya con varias calles de la ciudad de Madrid, abiertas al tránsito de vehículos y con el transporte público funcionando con más o menos normalidad, los centros abrían sus puertas, aunque con menor género de lo habitual, ya que las prohibiciones de movilidad a vehículos pesados impidieron que los productos frescos llegaran a su destino.

Una experiencia similar se vivió en algunos barrios el domingo 10 con un alimento que se compra prácticamente a diario. El hielo y la nieve provocaron que muchos repartidadores de pan faltaran a su cita con diferentes establecimientos.

Gente Digital en Facebook

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres