domingo, 26 de mayo de 2024 08:44 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente en Madrid

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
La Tabalcalera de Lavapiés

La solidaridad resuena entre las piezas de la vieja fábrica

Dos piezas de metal chocan entre ellas con una nota situada entre una gong y un tambor que, si bien no es del todo musical, si al menos simbólica.

Archivado en: La Tabacalera, Centros Sociales

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar
Diego, a cargo de la iniciativa, con la Campana Pagana / Manuel Vadillo

Diego, a cargo de la iniciativa, con la Campana Pagana / Manuel Vadillo

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 

Álvaro Peris-Mencheta / Gentedigital
08/10/2010 - 13:21

Se trata de una Campana Pagana, uno de los instrumentos fabricados por Diego, que se encuentra a cargo de la iniciativa del banco de instrumentos que ha montado la Cigarra Eléctrica, junto a la Orquesta Nacional de Lavapiés, uno de los colectivos que integra el centro de La Tabacalera .

Según nos cuenta Diego, trabajan "para crear condiciones diferentes a las de la calle, con otros modelos que ofrezcan alternativas a lo que hay". Una meta que se completa con los objetivos del proyecto del Banco, que buscan "el apoyo ciudadanos e individual que cada uno quiera aportar dando instrumentos que no usen y, más haya de lo económico, como maestros con vocación social, para conseguir que muchos chavales puedan acceder a los instrumentos y empezar a pensar de otra manera", porque para Diego "a través de la música no existen las fronteras".

Y no solo eso,  sino que para él este apoyo tiene un significado más profundo, en cuanto que consigue que las personas que ayudan "se sienten recompensadas al darse cuenta el valor que tiene lo que hacen por cambiar las cosas". Como ejemplo presenta a Zacarias, un joven inmigrante que esta aprendiendo a tocar el piano y que esta encantado de tener esta posibilidad,  "Esto esta abierto a todo el mundo, sin ninguna clase de distinción", reafirma Diego, "enseñamos a tocar cualquier tipo de música, desde la gnawa a la venezolana", y como muestra, recuerda que incluso han realizado una boda senegalesa allí.

En las semanas que lleva de funcionamiento, la medida ha tenido una gran acogida con mucha gente que acude, la mayoría de ellos sin saber tocar los instrumentos con los que cuentan, tales como la darbuca, la batería, la pandereta e incluso un piano. "En realidad cualquier cosa vale", dice Diego, "todo lo reutilizamos para fabricar instrumentos, incluyendo las piezas de los motores de la vieja fábrica". Mientras, enseña orgulloso varios de los ingenios fabricadas por él mismo, además del mencionado antes, una pieza para la meditación y el inicio de otra, que aún no sabe que será, realizada con un tambor de una  distribuidora.

Gente Digital en Facebook

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres