martes, 31 de marzo de 2020 18:34 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente en Madrid

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
A DOS PASOS DEL RETIRO

El pasaje de Cavanilles, un reducto insalubre en el centro de Madrid

A la altura del número 46 de la calle Cavanilles, situada en el distrito de Retiro, unas escaleras marcan el acceso a un espacio que desde un lado u otro de la calzada no permite ver qué se esconde allí dentro. Al subir los escalones, aparece un grupo de edificaciones que, a simple vista, merecerían la calificación de 'infraviviendas', más propias del extrarradio que del centro madrileño. Tras recorrer unos metros, uno vive un viaje en el tiempo.

Archivado en: pasaje de cavanilles, retiro, madrid, PSOE, David Lucas, Marcos Blanco

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar

gentedigital.es/Marcos Blanco
09/12/2010 - 19:35

Dos vecinos dialogan al fondo del pasaje. Fotos de Olmo González.

Dos pequeños caminos en forma de cruz componen el solar, rodeado por viviendas en altura cuya construcción se realizó en la segunda mitad de pasado siglo, y donde se encuentran una veintena de inmuebles de planta baja. Aquí ha vivido siempre Mari Carmen, de 45 años, y exponente de la tercera generación familiar que reside en el pasaje. "Cuando era pequeña, todo estaba mucho mejor. Alrededor, había casas como las nuestras. Estas deben tener 200 años ya", señala con timidez. "Son muy frías (deja caer la existencia de un manantial bajo la zona que provoca una gran humedad y al menos esto último se nota) y no hay agua en ninguna. Hay una fuente en la entrada del pasaje", reconoce. Una maraña de cables eléctricos salta de vivienda en vivienda.

 

Braulio, de 77 años, saluda a Mari Carmen y ambos recuerdan que "antes había más de 30 o 40 vecinos. Ahora, quedarán seis o siete". Ellos residen en un entorno con inmuebles de ocupación ilegal y otros abandonados. "Hasta el pasado año no venían a limpiar la calle y la policía no se atreve a entrar aquí", dice Mari Carmen. Miradas cómplices presuponen cosas que no se cuentan. Suele haber robos en el pasaje y durante un tiempo fue un reducto para drogadictos. Una gran pared rosa con símbolos pictóricos de 'Playboy', el famoso conejo, evidencian la pecularidad del reducto. "Construyeron el exterior, cerraron esto y aquí no se preocuparon de nada", explica Braulio. "Fíjese si estas casas tienen años que una era de mi abuelo", cuenta. Pese a la extrañeza de lugar, la cordialidad reina entre sus habitantes.

UN PROBLEMA SIN GESTIÓN

David Lucas, portavoz del PSOE en el Ayuntamiento, asegura que lleva tres años recordando la situación de estas viviendas. "Tienen unas grietas tremendas, y no hay conducciones de agua ni eléctricas en condiciones. Son casi chabolas", manifiesta. El Consistorio les ha dicho "que son los propietarios quienes deben ponerse de acuerdo para gestionar el problema". Mientras tanto, el pasaje de Cavanilles sigue siendo un túnel del tiempo.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 
Gente Digital en Facebook

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres