sábado, 24 de octubre de 2020 11:28 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente en Móstoles

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
REPORTAJE

Más de 80 años satisfaciendo a la clientela más exigente

La Mercería y Droguería David es testigo de los cambios experimentados por Móstoles, desde sus inicios con 1.500 habitantes, hasta los 205.614 que son ahora

Archivado en: TEJIDO LOCAL, ECONOMÍA, COMERCIOS DE MÁS DE 50 AÑOS

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar

el éxito reside en la venta de muchos y variados elementos

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 

07/7/2017 - 08:17

En la época ‘hipster' que vivimos, y donde lo vintage o lo antiguo es objeto de culto y hay un resurgir de barberías o tiendas ecológicas, Móstoles guarda en su interior una pequeña joya: la Mercería y Droguería David, en la calle Villamil, 11. Una tienda que cumple la friolera de 80 años y que se mantiene con la filosofía de la época de nuestros abuelos el "pídeme, que tengo de todo".
Cuando Móstoles no era ni la décima parte de lo que es hoy, David Gómez Golino abrió este pequeño comercio que buscaba satisfacer todas las necesidades de la población local y de los alrededores. Así lo cuenta a GENTE el actual dueño y sobrino del fundador, José Fernando Moreno González. "El Móstoles de aquel entonces contaba tan sólo con 1.500 vecinos, un solo colegio, un cine y la vida se hacía en la plaza", apunta. Él es gran conocedor de la transformación de la ciudad, así como del negocio de su tío, con el que comenzó a trabajar a los 13 años.


TRANSFORMACIÓN
Por eso, afirma con rotundidad que "como esta tienda no queda ninguna". Y es que, a pesar de mantener el espíritu primigenio, han sabido adaptarse al nuevo milenio. Antes despachaban artículos como barreños o tablas de lavar, que ahora han cambiado por otros, como material es para hacer manualidades. No obstante, en su caso el éxito de la permanencia reside no en vender cantidades de un producto, sino en tener miles de ellos para satisfacer a los clientes más exigentes. "Es una tienda en la que pides cosas raras de droguería que no puedes encontrar en otro sitio, que no te venden en los grandes establecimientos", explica, como esencia de trementina, extracto de nogal, aceites de vaselina, productos químicos para el campo o hasta tiras para las moscas. Su clientela sabe que allí tendrán lo que buscan "o si no se lo encontramos". Con la entrada de productos de bellas artes, además, se han ganado a la gente más joven:"Eso es lo que más piden ellos", finaliza.

Gente Digital en Facebook

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres